Últimas noticias
Lateral derecho Castillo de Javier
Lateral izquierda Castillo de Javier

Covite no tiene “nada que objetar” al acercamiento de los dos presos de ETA

El Colectivo de Víctimas del Terrorismo Covite no tiene “nada que objetar” al acercamiento de dos presos de ETA a las prisiones de Logroño y Zuera (Zaragoza), aunque ha defendido que, para que los reclusos puedan ser trasladados a cárceles del País Vasco, deben repudiar primero a la organización terrorista

Representantes de Covite se han reunido esta mañana en Madrid con el ministro del Interior Fernando Grande-Marlaska, un encuentro en el que la asociación de víctimas ha expuesto los criterios que defiende para ordenar el acercamiento de presos de ETA.

Covite no se opondrá a que se produzca un “acercamiento progresivo de presos de ETA a cárceles limítrofes al País Vasco”, estableciendo como prioridad a los reclusos que no tengan delitos de sangre y haya cumplido la mayor parte de su condena.

Sin embargo, el colectivo establece “una línea roja” para que los internos recalen en alguna de las cárceles que se encuentran dentro del territorio de Euskadi, al entender que “el repudio a ETA debe ser una condición fundamental e ineludible” para que sean trasladados al País Vasco.

Por este motivo, no tiene “nada que objetar” a los traslados de Kepa Arronategi Azurmendi desde Almería a Zuera (Zaragoza) y de Marta Igarriz desde Castellón I a Logroño, dos movimientos anunciados hoy por el Ministerio del Interior.

El ministro, según la versión de Covite, les ha explicado que los acercamientos de presos de ETA serán “puntuales” y se otorgará prioridad a quienes no tengan delitos de sangre y hayan cumplido la mayor parte de la pena.

Estos traslados se efectuarán de manera progresiva, “tanto en tiempo como en distancia”, y cada caso se estudiará “de manera cautelosa” y con “transparencia” respecto a las víctimas.

Los representantes de Covite han informado al ministro del encuentro que mantuvieron el pasado martes con la magistrada del Ministerio de Justicia francés Hélène Davo, en el que pudieron comprobar que el Gobierno galo ha denegado todas las solicitudes que han hecho los presos de ETA para ser trasladados a las cárceles de Bayona (País Vasco francés) y Pau, aunque sí ha efectuado movimientos individualizados de reclusos a los penales limítrofes de Mont de Marsan y Lennemezan .

El colectivo de víctimas ha destacado que ninguno de los presos trasladados por Francia “tiene participación directa en delitos de sangre, ni es de los jefes de la cúpula militar de ETA, ni tiene causas pendientes en España”, por lo que “Francia sigue cumpliendo con las líneas rojas prometidas en enero”.

Covite ha expresado al ministro su oposición “frontal” a que se transfiera al Gobierno Vasco la competencia de las prisiones, porque, a su juicio, “los nacionalistas no han querido gestionar la competencia de prisiones para no ser carceleros y, si ahora quieren serlo, es para abrir las cárceles”.

“Su preocupación es buscar la vía para ayudar a los etarras encarcelados a salir, es decir, la impunidad”, ha añadido Covite.

Esta asociación ha valorado que el ministro Grande-Marlaska se haya comprometido a comunicar a las víctimas los próximos traslados de presos de ETA, dado que “nunca antes ningún Gobierno informó a Covite de los acercamientos de etarras”.

En la reunión, los representantes de Covite han pedido también al ministro que continúe la labor de “disolver a ETA por el Estado de Derecho”, de manera que se mantenga la orden de “detener a todos los etarras”.

El ministro se ha reunido también hoy con la Asociación de Víctimas del Terrorismo (AVT) para informarle, al igual que a Covite, de sus criterios para acometer el acercamiento de presos de ETA a Euskadi.

Los de Kepa Arronategi y Marta Igarriz son los primeros acercamientos ordenados por el Gobierno de Pedro Sánchez y ambos movimientos han sido comunicados a las asociaciones de víctimas antes de que el propio ejecutivo los haya hecho público.

A principios de agosto, fueron trasladados desde Asturias hasta la prisión de Basauri (Bizkaia), los presos de ETA Olga Sanz y Javier Moreno, aunque en este caso no se trató de acercamientos decididos por el Gobierno, sino que respondieron a su paso al tercer grado penitenciario decretado por el juez de vigilancia penitenciaria en virtud de un informe favorable de Instituciones Penitenciarias elaborado antes del cambio de Gobierno. EFE




Otras noticias publicadas

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies