Últimas noticias
Lateral derecho Castillo de Javier
Lateral izquierda Castillo de Javier

Proyecto para la protección y conservación de las aves del entorno urbano pamplonés

Proyecto para la protección y conservación de las aves del entorno urbano pamplonés

NAVARRAINFORMACION.ES

El Ayuntamiento de Pamplona y la Fundación Ilundáin han puesto en marcha el proyecto  Refugios, que tiene como objetivo la protección y conservación de las aves del entorno urbano

Dentro de ese proyecto se enmarca la colocación esta mañana de una caja-nido para cernícalo vulgar en los fosos del minizoo de la Taconera. Refugios incluye la realización de un diagnóstico-estudio de hábitat de Pamplona acerca de la situación de las aves, que permitirá conocer la necesidad de hábitats que tienen.

La caja-nido tiene unas dimensiones de 300x300x350 mm. y se ha colocado sobre un poste de madera de 5 metros. Los trabajos para ubicarla en la Taconera los ha llevado a cabo el alumnado de la escuela taller de la Fundación Ilundáin, elaborada por ellos mismos, junto a tres educadores, un técnico y el coordinador del proyecto Aterpeak – Refugios. El proyecto cuenta con aplicaciones prácticas e incluye tanto el diagnóstico como la construcción de las cajas nido que se consideren necesarias para las especies que se quieran promover.

Estas futuras cajas se colocarán mediante talleres a los que se podrán apuntar las personas que lo deseen (voluntariado ambiental). Transcurrido un tiempo, se revisarán para conocer si se han ocupado, y en caso afirmativo, anillar las especies y hacer un seguimiento científico. En ningún caso se colocarán cajas-nido con aves dentro, ya que lo se busca es atraer a las aves del entorno a ocuparlos. Aterpeak – Refugios tiene también una importante labor educativa, puesto que cinco colegios podrán participar en el proyecto. Se realizarán talleres explicativos de las aves del entorno urbano, se trabajarán fichas didácticas y el alumnado ayudará a construir cajas-nido que se ubicarán en el espacio del centro escolar y de las que se hará el oportuno seguimiento.

Proyecto con labor social y ambiental

Aterpeak es una iniciativa ideada por la Fundación Ilundáin y desarrollada por un equipo de personas expertas. Se basa en el diseño, construcción, colocación y seguimiento de cajas-nido para aves y murciélagos. La Fundación Ilundáin a través de su Centro de Inserción Sociolaboral, especializado en carpintería, realiza con jóvenes en riesgo de exclusión una serie de diseños de cajas-nido para diferentes especies de fauna (cada especie requiere una caja-nido distinta). Estos diseños han sido ideados y mejorados por biólogos especialistas en fauna. Los trabajos de corte y ensamblado de las maderas son realizados por los jóvenes del CIS y supervisados por maestros carpinteros de la Fundación.

Una vez construidas las cajas nido son colocadas por expertos en biología de aves y murciélagos tras un estudio previo del área de estudio o municipio que acoge la iniciativa, en este caso, Pamplona. Se busca con esa actuación devolver el equilibrio al ecosistema y generar un impulso que permita que especies de aves desplazadas por el ser humano como lechuzas, mochuelos, cernícalos, autillos, … regresen de nuevo a su hábitat. Asimismo, se trata de favorecer la biodiversidad y el equilibrio natural de los ecosistemas y de generar importantes beneficios sociales como la sensibilización medioambiental y la inserción social de jóvenes en dificultad social, asentando sus actuaciones sobre tres pilares: agrícola, científico y educación ambiental.

Contexto de la actuación

Las áreas urbanas suponen una barrera para muchas especies silvestres. El mantenimiento o creación de zonas verdes con criterios ambientales, la integración de bosquetes residuales en el entramado urbano y la mejora ambiental de los entornos fluviales, entre otros, suponen mejoras sustanciales que favorecen la conectividad territorial, compensan en parte la pérdida de hábitats naturales por los procesos de urbanización y favorecen la diversidad biológica. En las ciudades del siglo XXI las zonas urbanas deben tener también un importante papel en la supervivencia de algunas especies amenazadas que han conseguido adaptarse a hábitats humanizados cuando estos satisfacen sus requerimientos ecológicos.

En Pamplona, la falta de bosques maduros en las laderas sin urbanizar, la escasez de setos arbolados en el paisaje cerealista de la comarca y la presencia discreta de árboles maduros en torno a los cauces de los ríos Arga, Elorz y Sadar son aspectos que hacen disminuir la presencia de rapaces en el territorio. Esta falta de depredadores puede provocar que especies plaga como los topillos puedan proliferar. La colocación de nidales para rapaces supone un control biológico de topillos en parques y jardines. La colocación de cajas-nido para herrerillos y carboneros es una medida eficaz para luchar, por ejemplo, contra la procesionaria del pino.

Sobre el cernícalo vulgar

El cernícalo vulgar (Falco tinnunculus) es halcón de mediano tamaño, que mide entre 31 y 37 centímetros, tiene una envergadura en torno a los 68 – 78 centímetros y pesa entre 150 y 300 gramos. De alas anchas y largas que terminan en punta, su vuelo es característico cuando se ‘cierne’ en busca de posibles presas, con la cola extendida en forma de abanico. Los machos tienen la cabeza y la cola gris azulada, con una ancha franja terminal en la cola sin barreado; las hembras son siempre de mayor tamaño que los machos y tienen la cabeza y la cola de color pardo, con una franja terminal en la cola y finamente barreada de pardo oscuro.

Ocupan preferentemente zonas de campo abierto, aunque cada vez es más frecuente observarlos en zonas urbanas, siendo una de las rapaces más ‘urbanitas’. Los cernícalos vulgares se alimentan, principalmente de micromamíferos como ratones de campo y topillos, aunque también pueden capturar pequeños pájaros, reptiles y grandes insectos. Presentan una gran capacidad adaptativa a la hora de seleccionar las presas, dependiendo de la geografía y de la época del año.

Esta ave nidifica en grietas de rocas o edificios y en nidos viejos de córvidos. Comienza la cría en abril con una incubación de alrededor de un mes. Las crías jóvenes abandonan el nido después de 4-5 semanas, permaneciendo alrededor de un mes más hasta que aprenden a valerse por sí mismos y buscar las presas. Sacan adelante entre 2 y 5 pollos.

 

 

Otras noticias publicadas

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies