Últimas noticias
Lateral derecho Castillo de Javier
Lateral izquierda Castillo de Javier

Marlaska subraya su confianza en los Mozos y cree que no hubo fallos el 17A

El ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, afirma en una entrevista con Efe que nunca ha perdido la confianza en los Mossos d’Esquadra ni por lo ocurrido el 1-O ni por los atentados del 17A del año pasado, en los que considera que no hubo ningún fallo.

Grande-Marlaska hace esas consideraciones y subraya que la cooperación con los Mossos siempre ha sido y sigue siendo “espléndida y ejemplar”, se muestra partidario de convocar “con rapidez” la Junta de Seguridad de Cataluña y niega que los presos del “procés” hayan recibido ningún trato privilegiado tras su traslado a cárceles catalanas.

Además, recalca que no ha habido acercamientos de presos de ETA a cárceles del País Vasco, pero insiste en que la “razón principal” de la dispersión era la lucha antiterrorista, y ahora la banda está disuelta, no por decisión propia, sino porque la sociedad española ha terminado con ella.

A doce días de que se cumpla el primer aniversario de los atentados de Barcelona y Cambrils (Tarragona), el ministro muestra su respeto absoluto hacia la investigación que dirige el juez de la Audiencia Nacional Fernando Andreu y recalca que los investigadores dependen del él, no del Ministerio.

Pero tiene claro que no hubo fallos de coordinación ni de comunicación entre cuerpos policiales. “El hecho de que haya habido un atentado no implica que haya habido una descoordinación, ni una falta de diligencia ni de profesionalidad. No existe el riesgo cero, desgraciadamente”, sostiene.

No obstante, admite que se revisan las metodologías de trabajo porque siempre pueden ser “mejorables” y, siempre que ocurre un hecho de esas características, se analiza en qué se puede mejorar.

Entre sus planes está “reactivar” el Centro de Inteligencia contra el Terrorismo y el Crimen Organizado (Citco) en materia de coordinación.

Igual que defiende la “espléndida y ejemplar” cooperación de los Mossos en materia antiterrorista y contra el crimen organizado, niega que su actitud ante el referéndum secesionista del 1 de octubre le haya hecho perder la confianza en ellos.

“No sé si alguien la habrá perdido o no la habrá perdido, a mí no me ha llegado esa circunstancia. Y el actual ministro del Interior, por lo menos, no ha perdido esa confianza”, declara.

Asegura Grande-Marlaska no haber hablado aún con el conseller catalán de Interior, Miquel Buch, ni haber recibido ninguna comunicación oficial de la Generalitat para convocar la Junta de Seguridad, algo de lo que se ha enterado por “un teletipo”, pero está dispuesto a convocarla “con rapidez”.

En cuanto a los ataques contra la libertad ideológica en esa comunidad, no cree que se haya producido un incremento a raíz del proceso soberanista, pero subraya su preocupación por todo ataque al que es diferente: por motivos ideológicos, por la orientación sexual, por el género, por la raza…

En la entrevista, el ministro elude pronunciarse sobre la calificación jurídica de lo ocurrido en el proceso independentista catalán y pide dejar a la Fiscalía que haga su trabajo.

Eso sí, recalca que los presos preventivos del “procés”, trasladados recientemente a cárceles catalanas tras el final de la instrucción judicial, no tienen “ningún tipo de privilegio” en esas prisiones ni reciben un trato “diferenciado” al recibido en las cárceles en las que han estado en la Comunidad de Madrid.

Respecto al futuro de los presos de ETA, Grande-Marlaska insiste en que el acercamiento a cárceles del País Vasco “no es un beneficio penitenciario”, por lo que no cabe imponer exigencias “sine qua non” de petición de perdón.

“La dispersión ha sido una política penitenciaria para luchar contra el terrorismo de ETA, esa era la razón fundamental de la dispersión”, recalca el ministro, antes de recordar que ETA en estos momentos está “vencida y disuelta”.

Pide además “memoria histórica” y critica que haya gente que olvide que, cuando la banda terrorista estaba muy activa, en 1996 o 1998, mientras ETA mantenía el secuestro “más largo y tortuoso” del país, el del funcionario de prisiones José Antonio Ortega Lara, hubo acercamiento de presos a cárceles próximas al País Vasco.

“ETA ya nos ha hecho demasiado daño a la sociedad como para que todavía sigamos dándole ese placer de que, una vez disuelta, todavía nos trate de dividir”, señala enfadado.

Insiste en que serán las Juntas de Tratamiento quienes analizarán de forma individualizada cada caso con indicadores objetivos y razonables como edad, salud, tiempo en prisión o si han pedido perdón, aunque no son “requisitos imprescindibles”, porque, insiste, el acercamiento no es un beneficio penitenciario.

Por el momento, garantiza, no ha habido ningún traslado y las asociaciones de víctimas serán las primeras en ser informadas.

Sobre la retirada el recurso de inconstitucionalidad contra ley vasca de víctimas policiales que presentó el anterior Ejecutivo del PP, decisión que ha sido criticada por los sindicatos policiales, las asociaciones de guardias civiles y el colectivo de víctimas Covite, explica que se ha hecho tras acordarse una modificación de la norma.

“Los departamentos jurídicos del Estado entienden que ya los motivos de inconstitucionalidad alegados en el recurso formalizado han decaído por una modificación de la ley”, asegura. EFE

Raúl Bellerín y Adaya González.

 

Otras noticias publicadas

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies