Últimas noticias
Lateral derecho Castillo de Javier
Lateral izquierda Castillo de Javier

Pamplona, premiada en la Bienal Española de Arquitectura y Urbanismo (BEAU)

NAVARRAINFORMACIÓN.ES

Un edificio de viviendas colectivas ubicado en el barrio pamplonés de Ripagaina, diseñado por el arquitecto y colegiado navarro Javier Larraz y promovido por Construcciones Andía S.A., ha sido una de las 23 obras premiadas en la XIV Bienal Española de Arquitectura y Urbanismo

La Bienal, cuyos premios están promovidos por el Ministerio de Fomento del Gobierno de España y el Consejo Superior de Colegios de Arquitectos de España (CSCAE), los entregó la pasada semana en el Centro Botín de Santander, ciudad que alberga hasta el 19 de agosto una exposición con todas las obras premiadas y seleccionadas, además de un sinfín de actividades relacionadas con la arquitectura y el urbanismo durante este mes de julio.

En el acto estuvieron  presentes, entre otras personalidades,  Javier Martín, Director General de Arquitectura, Vivienda y Suelo del Ministerio de Fomento; Luis Comerón, presidente del Consejo Superior de Colegios de Arquitectos de España, y el arquitecto navarro Francisco Mangado, Coordinador General de Bienales de Arquitectura y Urbanismo.

Asimismo, esta última edición de la BEAU ha designado finalista el colegiado navarro Koldo Fernández Gaztelu, arquitecto donostiarra afincado en Pamplona, autor junto a Enrique Jerez de los Pabellones de vigilancia para Bienes de Interés Cultural (BIC) de Castilla y León.

Bajo el título “Más habitar, más humanizar”, la XIV Bienal Española de Arquitectura y Urbanismo incluye en su lista de galardonados a arquitectos consagrados y despachos de arquitectos nóveles, y combina proyectos de paisaje y espacio público con trabajos de rehabilitación, equipamientos públicos y edificios de viviendas.

Premio para el barrio pamplonés de Ripagaina

Una de estas 23 obras premiadas tiene firma navarra. Se trata del edificio de vivienda colectiva situado en la Calle Pau, número 1 en el barrio pamplonés de Ripagaina, junto al parque de la Ripa de Beloso. El proyecto denominado “Habitar la fachada: Vivienda colectiva en Pamplona”, lleva la firma del arquitecto pamplonés Javier Larraz, realizado en colaboración con los arquitectos Juan Miguel García e Ignacio Paniagua, y la arquitecta técnica Blanca Fernández de Gaceo. El edificio ha sido promovido por Construcciones Andía y realizado por la constructora Garbayo Chivite.

En palabras de su autor, el proyecto trata de explorar la relación entre las viviendas y el parque colindante, procurando un diálogo entre ambos mediante una “fachada habitable” que matiza la conexión entre interior y exterior que matiza la conexión entre interior y exterior: desde dentro, trata de diluir los límites hacia su entorno a base a la idea de “vivir en el parque”; en correspondencia, el edificio manifiesta sin complejos su actividad y diversidad interiores hacia el paseo.

Una estructura de generosas luces y la ubicación de los servicios de cada vivienda en un volumen central permiten un espacio fluido y flexible, sin recorridos de ida y vuelta, que aporta valor y calidad a las viviendas, facilita su relación con el parque y procura una fácil adaptación a las necesidades particulares (presentes y futuras) de sus moradores.

Las técnicas constructivas empleadas, dentro de la industria regional, facilitan la seriación y la prefabricación. Hacia el parque, una fachada de aspecto “mineral”, construida con vidrio y metal, trata de reflejar la pluralidad interior. Al este, orientada hacia la nueva ciudad, la fachada se construye mediante paneles de hormigón prefabricado de textura estriada y color oscuro, y aspecto más masivo, casi pétreo.

Otro arquitecto navarro, finalista

Entre los finalistas de la última edición de la BEAU, otro colegiado navarro, Koldo Fernández Gaztelu, coautor, junto al arquitecto burgalés Enrique Jerez, de los dos Pabellones de vigilancia para Bienes de Interés Cultural (BIC) de Castilla y León: uno situado en la ermita visigoda de Quintanilla de las Viñas, en Burgos; y otro, en el Yacimiento arqueológico de Arrabalde (Zamora). La construcción de los pabellones, promovidos por la Junta de Castilla y León, se concluyó el pasado año dentro de un proyecto piloto que pretende dignificar los espacios que se utilizan como puestos de vigilancia de la obras patrimoniales que custodian.

Distinciones para arquitectos navarros

En total, el jurado de esta edición de la BEAU ha reconocido 85 proyectos, de los cuáles 23 son obras premiadas. El resto corresponden a otras dos categorías que en los últimos años se han ido sumando a estos premios: II Muestra de Investigación y VII Muestra de Proyectos Fin de Carrera.

En la II Muestra de Investigación hay también premios para profesionales navarros. En concreto, han sido premiados Rubén A. Alcolea Rodríguez y Jorge Tárrago Mingo por la publicación de los  libros del congreso “interphotoarch”, realizada desde el Servicio de Publicaciones de la Universidad de Navarra con la colaboración del Colegio Oficial de Arquitectos Vasco Navarro. La publicación recoge una selección de las comunicaciones recibidas al Congreso Internacional Inter-fotografía y Arquitectura”, que tuvo lugar en el Museo Universidad de Navarra (MUN) en noviembre de 2016.

También ha sido galardonado el colegiado navarro Iñaki Bergera por su trabajo de investigación titulado “Cartografías reverso. Las palabras ocultas de la fotografía de arquitectura moderna”.

Asimismo, esta edición de la BEAU ha premiado la publicación “Rafael Moneo. Una reflexión teórica desde la profesión. Materiales de archivo (1961-2016)”,editada por el Museo Thyssen-Bornemisza y Fundación Barrié de la Maza, en cuya producción ha colaborado  el propio arquitecto navarro.

 

Esta edición de la Bienal Española de Arquitectura y Urbanismo pone el acento en el concepto de habitar como fundamento de la arquitectura y de la humanización de la ciudad

Partiendo de un contexto de austeridad económica, la bienal muestra una arquitectura que ha renunciado a los excesos formales pero que ha sabido maximizar las relaciones entre los entornos domésticos, la ciudad y las personas.

En esta muestra toma protagonismo la ciudad como marco de relaciones personales, y su relación con el espacio doméstico, o con la residencia colectiva. Con ello se fomentan espacios amables, lugares que pertenecen tanto a la vivienda como al espacio de la ciudad .

La transversalidad de la arquitectura en el tiempo es otro de los elementos que se hace patente en la muestra. La rehabilitación y la intervención en el patrimonio juegan un papel relevante en las obras seleccionadas

 

Otras noticias publicadas

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies