Últimas noticias
Lateral derecho Castillo de Javier
Lateral izquierda Castillo de Javier

Renovación o más de lo mismo

A pesar de que muchos periodistas y analistas han valorado las primarias del PP como algo histórico, e incluso algunos de sus prebostes han presumido de ello. En España los procesos de primarias están todavía en pañales de ser algo normalizado y habitual en todas las siglas. Sin ir más lejos en Bildu la candidata a las próximas elecciones forales ha sido designada “dedocraticamente” por la “Mesa Política” y avalada por destacados dirigentes de la coalición nacionalista. Y en las que fardan de transparencia se dan casos de dimes y diretes como el reciente caso de Errejón a la Comunidad de Madrid o espectáculos de lucha cainita como en el grupo parlamentario foral de podemos, podíamos, pudieron o podrían.

Desgraciadamente los procesos internos están excesivamente personalizados, enfocados más a las personas que a las ideas que estas defienden o representan. Y nos perdemos los sutiles matices de las mismas y sobre todo su paso de la retórica teoría a la pragmática praxis, que es donde está la clave.

En las formaciones políticas, y lo hemos visto en los dos últimos casos (PSOE y PP), los afiliados han pensado más en clave interna que externa. Y es que lo que guste a un afiliado no tiene que ser lo que atraiga al simpatizante o al votante indefinido que a la postrera hora de la verdad es el que decide quien gana o pierde las elecciones.

En general el refrán dime de qué presumes y te diré de lo que careces suele ser cierto. Empezando por el número de afiliados. Da igual partido político, central sindical, colegio profesional o asociación civil o religiosa, a los españolitos nos gusta decir que pertenecemos de boquilla pero luego el pagar la cuota es harina de otro costal y sólo los encargados de la economía de las mismas saben lo difícil que es hacer un presupuesto real y ajustado. De ahí los problemas que en casi todas las organizaciones hay de financiación. Y en el PP decían que eran 800.000 pero casi la realidad es que no llegan a 60.000.

Otro tema es de los avales y lealtades, ya el Conde de Romanones acuñó la frase de ¡Joder, que tropa!, que en este fin de semana tan cierta se ha revelado. Ambos candidatos presumían de tener un 65% de apoyo uno y la otra un 60 %, lo cierto es que el ganador no llegaba al 57%. Quien ha participado en algún proceso de este tipo sabe que hay muchas puñaladas traperas y demasiadas lealtades “compradas” o mejor dicho hipotecadas a futuras sillas.

Es apasionante ver como se venden ciertos productos electorales. De entrada, el Sr. Casado se presenta como la regeneración del partido, el nuevo PP. Resulta que su experiencia laboral se circunscribe única y exclusivamente en el partido y en la política, sin contacto con la economía real de los ciudadanos y votantes, mal comienzo para alguien que quiere regenerar la imagen del partido y dignificar la profesión política. La incongruencia es otro de los temas que me fascinan, el PP viene defendiendo que la lista más votada es lo que debe intentar gobernar, sin embargo, en clave interna vale que varias candidaturas se alíen para desbancar y vencer a la mayoritaria. Otro dato, nos presentaban a Soraya como la continuidad, pero las fotografías de Casado, en un restaurante de los que les gustaba refugiarse a Mariano, con el “aparato” del partido, lo que los entendidos llaman “stablisment”, no dejan la menor duda, Cospedal secretaria de organización, Margallo que hizo bueno a desatinos, perdón a Moratinos en el ministerio de Exteriores y que representa a lo más rancio del partido, Soria ministro que tuvo que dimitir por asuntos fiscales, y mejor no sigo hablando del resto. Todo muy lejos del estilo Obama pizzero de la pequeña expresidenta con sus colaboradores, algunos desconocidos para el público.

La carrera a la Moncloa se ha iniciado. Casado tiene que demostrar que la integración, no es un retiro honorable para Soraya y colaboradores, como pasa en PSOE y Podemos, y que la renovación no es un espejismo de empoderamiento nostálgico y naftalínico de los tiempos pasados. Parece que su idea de estado es clara, pero debe explicar cómo se mantiene el malogrado y mal llamado estado del bienestar, bajando los impuestos. Justo lo contrario que Sánchez, que debe despejar las sempiternas dudas de su modelo “afederal” y porqué la única actuación económica es la de subir impuestos y meter mano en los fondos de pensiones, lo cual criticaba a su antecesor, y no aumentar la efectividad de la administración y reducir ineficiencias estructurales de la misma. Rivera debe quitarse la vitola de eterno opositor y explicar cómo su modelo jacobino encaja con la realidad autonómica. E Iglesias y asociados tienen la ardua tarea de convencernos de que no son un cocktel progre de la versión europea del nicaragüense Ortega y familia y la China post-Mao y libro Rojo. De los nazionalismos sin comentarios.

Jesús Bodegas Frías, Biólogo con experiencia en producción y seguridad alimentaria.

Artículo anterior De patas y castas

Otras noticias publicadas

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies