Últimas noticias
Lateral derecho Castillo de Javier
Lateral izquierda Castillo de Javier

El voto del compromisario del PP, una cuestión de ‘alto secreto’

Son 3.082, vienen de toda España y estos días sus teléfonos echarán humo. El resto del año son cargos y militantes del partido pero este sábado los compromisarios serán los protagonistas porque la gran incógnita es a quién elegirán para suceder a Rajoy y su voto es ‘alto secreto’ incluso dentro del PP.

Tanto que, por primera vez, el partido ha decidido establecer cabinas y sobres para meter las papeletas. Todo para garantizar la privacidad de esa votación en la que, a diferencia de anteriores congresos nacionales, no hay un solo candidato para liderar el partido sino dos: Soraya Sáenz de Santamaría y Pablo Casado.

Los equipos de ambos se afanan estos días por conocer con cuántos apoyos contarán el sábado y hay una auténtica guerra de cifras al respecto.

Pero las dos candidaturas son conscientes de que cada compromisario elegirá la papeleta que quiera y nunca llegará a saberse quién ha votado a quién, como tampoco se sabrá de qué territorio viene cada apoyo, en un sistema que ha distribuido las 25 mesas de votación por orden alfabético y no por circunscripciones.

En la primera fase, celebrada el pasado 5 de julio y en la que votaron los militantes, los dos candidatos que se juegan ahora el liderazgo pudieron comprobar los votos que contaban en cada lugar.

Así, de las seis comunidades con más porcentaje de compromisarios, la candidatura de Sáenz de Santamaría ganó en tres: Andalucía, Comunidad Valenciana y Castilla y León.

En otra de ellas, Madrid, el vencedor fue Casado, y las otras dos -Castilla-La Mancha y Galicia- dieron su apoyo mayoritario a María Dolores de Cospedal, que ha quedado fuera de la competición.

Tras el apoyo público que la secretaria general ha dado a Casado, el candidato confía en que sus partidarios le voten en bloque mientras los de Sáenz de Santamaría rechazan esa tesis y cuentan con recuperar también muchos votos de Cospedal.

En cualquier caso ambos equipos aseguran estar contactando con los compromisarios uno a uno.

Saben que equiparar la elección de los militantes a la que puedan hacer los compromisarios es un cálculo muy aventurado, aparte de que para el congreso extraordinario el peso del reparto territorial puede quedar diluido por otro tipo de intereses más personales.

Y es que el número de compromisarios que tiene algún cargo en el partido u ostenta alguna responsabilidad pública puede llegar a los 2.000, según fuentes del PP. Estos son los que más tienen que perder en el caso de quedar del lado de la candidatura perdedora y este será uno de los condicionantes de su voto.

El equipo de Sáenz de Santamaría cree que cuenta con el apoyo del 60 por ciento de los compromisarios, unos 1.850, mientras que por parte de Casado aseguran que tienen el 68 por ciento, un total de 2.100. Así que las cuentas no cuadran y eso sin contar con los que aún se encuentran indecisos.

Además, una cosa es lo que un compromisario dice que va a votar y otra distinta cual será la papeleta que introducirá en el sobre. El sentido del voto puede cambiar en el último momento, y tienen de tiempo hasta el sábado a las 11 de la mañana cuando se inicien las votaciones.

De hecho, a las nueve y media de la mañana de ese día los compromisarios tendrán la oportunidad de escuchar la presentación de las dos candidaturas, por si aún queda algún indeciso.

Después, votarán en dos urnas distintas y con papeletas de dos colores, una para la lista al Comité Ejecutivo, que va encabezada por el candidato a liderar el partido, y otra para elegir a los miembros de la Junta Directiva.

Los compromisarios son la representación de los afiliados en los congresos del partido pero hasta el momento su papel se había limitado a ratificar al candidato único y su equipo de dirección, y debatir y presentar enmiendas a los distintos informes que se analizaban en estos encuentros.

Con el nuevo sistema de elección a dos vueltas que el PP estrena ahora para elegir a su líder nacional se han convertido en protagonistas del proceso, una vez que los militantes ya han tenido su estreno como votantes en la primera vuelta.

La mayoría de los compromisarios han sido elegidos por los propios militantes en esa votación, pero también hay un número significativo, un total de 522, que son natos y no electos. Es decir, el 17 % del total, los que conforman los miembros de la Junta Directiva Nacional.

Este órgano, el máximo entre congresos, lo componen el Comité Ejecutivo Nacional -la cúpula, los responsables de área y los barones- más diputados, senadores y otros miembros natos como alcaldes.

El reparto del número de compromisarios que corresponde elegir a cada organización territorial se determina en función de los niveles de afiliación, así como del porcentaje de votos obtenidos en las últimas elecciones.

Así que el peso de los militantes y los compromisarios de una circunscripción no tiene por que ir a la par, ni tampoco su sentido de voto.

Por eso, todo sigue abierto en esta carrera por liderar el PP que según auguran muchos vivirá su noche más larga el próximo viernes, cuando haya que arañar hasta el último apoyo. EFE

Crece la tensión y la guerra de cifras entre las candidaturas del PP

Otras noticias publicadas

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies