Últimas noticias
Lateral derecho Castillo de Javier
Lateral izquierda Castillo de Javier

Roca Rey toma el relevo de Padilla en una Feria del Toro con poco toro

Jandilla, Padilla y Roca Rey acaparan los premios de la Feria de San Fermín

El joven diestro peruano Roca Rey, que paseó un total de seis orejas en sus dos actuaciones, se ha convertido esta feria año en el nuevo ídolo de la plaza de Pamplona, tomando el relevo de Juan José Padilla.

El Pirata se despidió felizmente de una afición que se supone torista, pero que este año apenas ha podido disfrutar ni de la bravura ni del trapío de los astados.

En la desde hace ya más de medio siglo calificada como Feria del Toro, ha sido precisamente el toro el que más ha fallado y no tanto en el factor siempre aleatorio de su juego, aunque también, sino en ese otro importante aspecto que siempre se llevó a gala exigir en esta plaza, el del trapío y la seriedad.

Pero esa aparente seriedad se ha basado este año únicamente en la aparatosidad de las cornamentas, siempre abundantes o exageradas, de todas las corridas, pues en el cuajo y en la hondura de las reses la mayoría los encierros han dejado mucho que desear por la desigualdad y/o fealdad de hechuras de un buen número de ejemplares, cuando no por impresentables, como algunos muy terciados de Cebada Gago o los huesudos Miuras del cierre.

Solo un par de corridas resultaron completas, de presentación y juego, para hacer honores a las tradicionales exigencias de Pamplona: la de Puerto de San Lorenzo lidiada el día del Patrón y la de Jandilla del día 13, con el añadido de que esta, sin necesidad de exageraciones, lució el mejor y más armónico trapío y lidió varios ejemplares de gran juego.

Precisamente, los toros de Jandilla favorecieron el que acabó siendo el mejor y más redondo espectáculo de todos los Sanfermines, pues la noble bravura de dos de ellos permitió que Juan José Padilla pudiera despedirse en triunfo y entre clamores de las peñas de una plaza de la que fue santo y seña durante casi dos décadas.

Ese mismo día, el Pirata de Jerez salió a hombros junto a Roca Rey, ambos con tres orejas cortadas, como un simbólico paso de testigo del antiguo al nuevo ídolo de una plaza que el peruano ha terminado de conquistar definitivamente con su sólido valor, premiado con dos salidas a hombros que le han hecho proclamarse indiscutible triunfador del abono.

Padilla y Roca fueron los únicos matadores de toros que consiguieron hacer a hombros el recorrido inverso por la puerta del encierro, en tanto que la feria, con un grueso de corridas vulgares y de escaso juego, ofreció, salvo excepciones puntuales, como algún toro de Puerto de San Lorenzo, pocas oportunidades de triunfo a los de luces.

Aun así, entre los medidos hitos que cabe destacar del resto de tardes del abono se encuentran las actuaciones de Emilio de Justo, firme y clásico con la difícil corrida de Escolar, y de Rubén Pinar con los desabridos Miuras del cierre, a los que lidió con una sosegada solvencia.

Es obligado hacer estas consideraciones estrictamente taurinas, pues durante la feria, en una plaza donde los criterios en la concesión de trofeos dependen de factores festivos, emocionales y, casi, sociológicos, se pidieron y se dieron orejas de muy escaso valor para diestros que tiraron del aquí infalible recurso del efectismo o que simplemente sufrieron percances que impresionaron al tendido.

En ese sentido, durante estos Sanfermines solo hubo que lamentar dos cornadas, y de menor consideración, a los diestros Paco Ureña, que cambió su sangre por una oreja, y a Javier Castaño, en las dos primeras corridas del abono. Casi tantas como en los encierros.

Durante el resto de tardes se vivieron algunos que otros sustos, afortunadamente sin mayores consecuencias, aunque alguno fuera tan aparatoso y escalofriante como el sufrido por el arrojado Pepín Liria en la tarde de su vuelta a Pamplona, para celebrar sus veinticinco años de alternativa y tras diez temporadas del retiro.

No hubo mucho más que destacar en las corridas, pero sí en la novillada de apertura, con la prometedora actuación de Francisco de Manuel, que también abrió la puerta del encierro , y en la ya rutinariamente triunfal corrida de rejones, cuando, a pesar de que los tres jinetes salieron a hombros, Hermoso de Mendoza marcó nuevamente las diferencias.

Respecto a la asistencia de público, la plaza siguió llenándose tarde tras tarde, tanto en el sol como en la sombra, con 20.000 espectadores en cada corrida.

Pese a la forzada polémica levantada en las redes sociales y en señaladas instancias políticas, ese dato contundente demostró que ni en la calle y en la vida festiva de la ciudad existe, ni se despierta, ese que dicen “debate social” en torno a la prohibición de las corridas en Pamplona. EFE

La ganadería de Jandilla, ganadora del Trofeo Feria del Toro de Pamplona

Otras noticias publicadas

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies