Últimas noticias
Lateral derecho Castillo de Javier
Lateral izquierda Castillo de Javier

La plaza de toros de Pamplona, un espacio de fiesta con compromiso social

Los Sanfermines tienen momentos, figuras y espacios que forman parte de sus principales elementos de identificación y fiesta y uno de ellos es la plaza de toros, un lugar que cuenta además, desde sus orígenes, con un marcado compromiso social.

Propiedad de la Casa de Misericordia, la actividad de esta plaza de toros le sirve a esta entidad sin ánimo de lucro para sufragar parte de los gastos de su residencia de ancianos, ocupada en la actualidad por 550 personas con una edad media superior a los 87 años, según los datos ofrecidos a Efe por su director, Jesús Cía.

En torno a 130 residentes padecen un deterioro cognitivo en diversos grados, casi 50 presentan falta de autonomía física y la mayoría tiene una autonomía limitada, lo que deriva en unos cuidados y servicios que ascienden este año a 13,12 millones de euros, el 70 por ciento gastos de personal de los 300 empleados.

Pero la actividad asistencial de la Casa de Misericordia no alcanza esta cifra porque los residentes pagan en función de sus posibilidades y así quien tiene recursos asume el total de su estancia y de sus cuidados, y quien no los tiene es atendido por una cantidad equivalente al 80 por ciento de su pensión, sea esta la que sea.

Esto hace que anualmente la Casa de Misericordia tenga un déficit de alrededor de 1,5 millones de euros y ahí llega el respaldo económico de la plaza de toros para cubrirlo.

Un dinero, comenta Cía, que proviene «básicamente de la Feria del Toro en las fiestas de San Fermín», cuando tendidos, gradas y andanadas, de sol y de sombra, en silencio y sin dejar de cantar, y a partir del tercero todos con la merienda, no tienen ni una localidad libre.

A estos festejos taurinos se suman a lo largo del año otras actividades que se incorporan igualmente a los ingresos que genera la plaza para la Casa de Misericordia, entre ellas una visita guiada al callejón, el ruedo, los corrales, el patio de caballos y la capilla que el año pasado tuvo 32.000 asistentes.

La plaza de toros de Pamplona acoge además ferias como las de Navidad o del marisco, competiciones deportivas, exhibiciones, espectáculos y conciertos, el último a finales de junio el de la gira de OT que llenó.

Con una capacidad para 19.721 espectadores, esta plaza, de primera categoría, es la cuarta más grande del mundo y la segunda de España después de Las Ventas, un gran coso para una ciudad de 200.000 habitantes y que para su funcionamiento durante la Feria del Toro emplea a más de 500 personas.

Y es que la Casa de Misericordia se encarga de contratar ganaderías y toreros, del desembarque de las reses, de la preparación de los corralillos del gas donde descansan los toros hasta la víspera de ser lidiados y de los encierrillos, cuando se les traslada de noche hasta los corrales de Santo Domingo, donde cada mañana se inicia el encierro.

La Casa de Misericordia asume también la organización y el coste del montaje y colocación de vallado del encierro, y la contratación de pastores, mulillas, mulilleros, banda de música, taquilleros y porteros.

Una variada plantilla en sus funciones que Jesús Cía precisa que son fijos discontinuos como empleados de la entidad alrededor de 340 personas. Por lo que la contribución de la plaza de toros tiene un componente laboral nada desdeñable que se suma al compromiso social que siempre han tenido los pamploneses con la Casa de Misericordia.

De hecho, cuando en agosto de 1920 el Ayuntamiento le cedió gratuitamente 11.443 metros cuadrados para que construyera la plaza en el II Ensanche de Pamplona y la explotara después, la Casa de Misericordia emitió para financiar la obras unas obligaciones que suscribieron tres bancos y cientos de ciudadanos.

Aquel proyecto del arquitecto Francisco Urcola fue inaugurado el 7 de julio de 1922 con 13.000 espectadores de aforo, una capacidad que en sucesivas reformas ha ida variando, sobre todo en 1967 con la acometida por Rafael Moneo, que sustituyó las antiguas gradas por andanadas para acoger a 5.000 personas más. EFE

Otras noticias publicadas

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies