Últimas noticias
Lateral derecho Castillo de Javier
Lateral izquierda Castillo de Javier

Manifiesto en contra de la manifestación en contra del euskera

Mediante este manifiesto el sindicato LAB quiere mostrar su frontal rechazo a las razones y argumentos esgrimidos por los promotores de la manifestación del 2 de junio[1], ya que entendemos que en el pequeño texto difundido no cabe más cinismo y falsedad en torno a lo que debería ser una política lingüística dirigida a salvaguardar una lengua minoritaria.

Nada más conocerse la convocatoria, muchas personas la tildaron de “mani en contra del euskera”. Sin embargo, los promotores —en lo que es una excusatio non petita accusatio manifesta de libro— se quisieron adelantar a esa crítica y ya en su primer párrafo manifestaron no sentir “ninguna fobia por el vascuence”. Por nuestra parte, vamos a aceptar que eso es así, vamos a dar por cierto que no sienten ninguna fobia por el euskera. En cambio, tenemos claro que no pueden ni ver a los miles de navarros y navarras que, fuera de las reservas indias, diariamente eligen vivir en euskera e intentan poner en práctica sus derechos lingüísticos.

En el colmo del cinismo, dicen que no aceptarían que “los vascoparlantes fueran objeto de algún tipo de discriminación legal, laboral o social” cuando es precisamente algo que ha pasado históricamente y que está pasando todavía hoy, en la Navarra de 2018. ¿O acaso no es una discriminación legal que los navarros y navarras euskaldunes puedan poner en práctica sus derechos lingüísticos dependiendo del lugar de Navarra en donde residan? ¿O acaso no es una discriminación laboral que profesores bilingües no puedan aspirar a ocupar otras plazas de su especialidad pero de diferente perfil lingüístico (aunque tengan acreditado ese perfil)? ¿O acaso no es una discriminación de los derechos civiles que niños y niñas monolingües vascoparlantes sigan siendo atendidas por pediatras monolingües castellanoparlantes?

Los promotores de la manifestación contra los euskaldunes hablan de “castellanoparlantes” y “vascoparlantes” como si fueran dos comunidades claramente diferenciadas y como si todos los adultos vascoparlantes de la Comunidad Foral no fueran también castellanoparlantes. Produce vergüenza ajena tener que seguir explicando obviedades, pero si no hay otro remedio continuaremos remarcando que el 100% de los vascoparlantes que acceden a los empleos públicos —que es al parecer el quid de la cuestión— son también castellanoparlantes. Y únicamente ellos, los bilingües euskaldunes, son capaces de atender a los ciudadanos en las dos lenguas de Navarra.

Sin al parecer ningún atisbo de vergüenza, los promotores de la marcha anti-euskaldunes se atreven a citar el artículo 1 de la Carta Europea de las Lenguas Minoritarias porque creen, o quieren hacernos creer, que la redacción de dicho artículo les da la razón a la hora de exigir la limitación de las medidas de protección y fomento de la lengua minoritaria que nos ocupa —el euskera—. En dicha Carta (firmada por el reino de España en 1992 y ratificada en 2011) hay muchas frases que echan por tierra las intenciones de los promotores de la manifestación. Por no extendernos, citemos sólo dos:

  • Tercer “considerando” del Preámbulo: “Considerando que el derecho a utilizar una lengua regional o minoritaria en la vida privada y pública constituye un derecho imprescriptible, de conformidad con los principios contenidos en el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos de las Naciones Unidas, y de acuerdo con el espíritu del Convenio del Consejo de Europa para la Protección de los Derechos Humanos y de las Libertades Fundamentales”.
  • Artículo 7.2.: “(…) La adopción de medidas especiales en favor de las lenguas regionales o minoritarias, destinadas a promover una igualdad entre los hablantes de dichas lenguas y el resto de la población y orientadas a tener en cuenta sus situaciones peculiares, no se considerará un acto de discriminación con los hablantes de las lenguas más extendidas”.

Prosiguen su aberración citando la Convención Europea de Derechos Humanos para exigir la no discriminación por razón de lengua en referencia al castellano —la lengua más extendida, la lengua hegemónica, la de los 570 millones de hablantes en el mundo—, y no en referencia al euskera —la lengua minoritaria y minorizada—. Así pues, si en algo puede ayudar a desenmascarar toda esta infamia, animamos a todos aquellos monolingües castellanoparlantes navarros a que acudan al Tribunal Europeo de los Derechos Humanos a que expliquen, sin que se les salte la risa floja, qué clase de discriminación están sufriendo en Navarra por razón de lengua.

Dicen los euskeráfobos que no están dispuestos a aceptar que el euskera se convierta en un permiso de trabajo. Y hay que reconocerles que han escrito esa frase con una precisión quirúrgica, ya que hasta la fecha pocas puertas ha abierto el euskera en la Administración foral. Tal y como reconoció el propio Gobierno de Navarra en noviembre de 2017 “existen menos de 160 plazas con perfil bilingüe dentro de un cuerpo de más de 16.000 funcionarios”. Es decir, obviando Educación, las plazas con perfil bilingüe no llegan ni al 1%. “El caso más notable es el del Complejo Hospitalario de Navarra, con una sola plaza que valora el euskera como mérito dentro de las 6.142 plazas”.

Ni el 1% de plazas. En una Navarra donde residen un 13% de bilingües euskaldunes y un 10% de euskaldunes pasivos. Y esos más de ochenta mil navarros y navarras (más de 140.000 si sumamos los pasivos) tienen derecho a que la Administración se les dirija, y dirigirse ellos a ella, en el idioma que elijan. Pero para hacer efectivo ese derecho —recordemos que “imprescriptible” según la Carta Europea de las Lenguas Minoritarias— hay que dotar a la Administración de empleados públicos bilingües; y ninguna persona monolingüe puede sentirse discriminada por no poder acceder a una plaza para la que no está capacitada, de la misma manera que quien no tiene la carrera de Enfermería no puede acceder a un puesto de trabajo público de enfermera.

Por lo tanto, manifestarse por la perpetuación o incluso disminución de ese %1, tiene poco de “concordia”, “respeto”, “igualdad de derechos” y “no discriminación”; valores que se arrogan descaradamente e inmerecidamente los convocantes de la marcha anti-euskaldunes.

Obviamente, cualquier grupo político está en su derecho de defender, rechazar o reivindicar lo que crea conveniente; pero jamás puede hacerlo recurriendo a la mentira y el enfrentamiento de unos ciudadanos con otros[2].

Por último, frente a la sinrazón y el fanatismo uniformizador de la manifestación anti-euskaldunes, queremos manifestar que nosotros y nosotras, el 2 de junio en Pamplona, apostamos por Alternatiben Herria (el Pueblo de las Alternativas) que como eje transversal de todas sus propuestas transformadoras ha hecho una reivindicación firme para garantizar los derechos lingüísticos; que ha realizado un plan de normalización del euskera ejemplar que pretende “fomentar el uso social del euskera” y “mejorar su comunicación oral”; que realizará “actividades de concienciación y sensibilización”; que difundirá “mensajes en favor de la lengua”; que creará “actividades y materiales que normalicen su uso en cualquier situación”; y que, en definitiva, ofrecerá al euskera y sus hablantes una verdadera “proyección social”, una proyección totalmente enfrentada a la museización que ciertamente propugnan los promotores de la manifestación reaccionaria.

[1]En este texto hacemos referencia a los argumentos esgrimidos en su primer manifiesto. Por esta vez, vamos a dejar a un lado los exabruptos lanzados en la posterior rueda de prensa.

[2]Este párrafo esta copiado palabra por palabra del comunicado que sacó la Asociación Ribera de Izquierdas (ARIZ) para contestar a la “burda manipulación” de los convocantes de la manifestación contra el euskera.

Imanol Karrera e Iñigo Orella, portavoz y responsable del área de Euskera de LAB respectivamente

Otras noticias publicadas

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies