Últimas noticias
Lateral derecho Castillo de Javier
Lateral izquierda Castillo de Javier

Atentado terrorista en Madrid. Ocho muertos y decenas de heridos

  • Por José V. Ciordia, historiador

Ta día como hoy, un 25 de mayo de 1979, una bomba estallaba en la madrileña calle Goya, en la Cafetería California 47, provocando 8 muertos y cuantiosos heridos.

Eran las siete menos cuarto de la tarde, cuando una bomba de gran potencia compuesta por cuatro o cinco kilos de goma-2, explosionaba en los lavabos de la planta baja. Según un joven que se encontraba en la cafetería -que resultó herido leve-, antes de registrarse la explosión, un hombre rubio, que vestía un jersey rojo, salió de los lavabos, telefoneó y corrió escaleras arriba.

Una llamada anónima en la cafetería anunciaba la colocación de un explosivo, anticipaba lo que iba a suceder. Uno de los encargados avisó al 091; cuando un equipo de desactivación se dirigía hacia la cafetería se produjo la explosión. Una nota oficial de la Jefatura Superior de Policía, facilitada a las nueve y media de la noche, confirmaba sustancialmente los datos respecto a la llamada y el horario y añadía que con el aviso que sirvió para alertar a la policía no se descarta «que los autores del atentado intentaran también sorprender a los funcionarios de policía».

El explosivo, según las primeras impresiones, estaba dentro de una bolsa de deportes. El efecto de la explosión fue devastador, hasta el punto de que un gran escaparate donde normalmente se exhiben productos de repostería. resultó totalmente destrozado. Pronto llegaron al lugar del suceso eran número de ambulancias. coches patrulla de la Policía Nacional y Policía Municipal, así como varias üotaciones del Servicio de Bomberos.

La calle quedó acordonada en unos doscientos metros y se situaron vallas que impedían el acceso a los peatones.

El local, muy concurrido

El traslado de las víctimas, dada la magnitud de los destrozos en el local del gran número de personas de todas las edades que la llenaban a esa hora, fue especialmente patético. Un camarero que se encontraba junto a la puerta y abandonó el lugar en el momento de escuchar la explosión, calculaba que, entre clientes y personas de la cafetería, podría haber dentro del local unas quinientas o seiscientas personas. Otras fuentes estiman entre doscientas y trescientas las que estaban en el lugar del siniestro.

Durante casi hora y media, la zona se conmovió con el ulular incesante de las sirenas de las ambulancias y de los coches de policía. En un primer momento, algunos coches particulares habían trasladado heridos a centros hospitalarios.

Media hora después de producirse la explosión el lugar se llenó de curiosos y comenzaron a producirse escenas de patetismo por parte de gentes que acudían al lugar, tratando de averiguar si entre las víctimas podía haber familiares o amigos.

Tal día como hoy anterior España derrotada. La gloria de los Tercios.

Otras noticias publicadas

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies