Últimas noticias
Lateral derecho Castillo de Javier
Lateral izquierda Castillo de Javier

Riezu reconoce en la segunda sesión que la operación de CaixaBank fue “buena”

El ex director general de Caja Navarra, Lorenzo Riezu, seguirá declarando el viernes que viene ante la comisión que investiga la desaparición de CAN, dando continuidad a una sesión en la que ha afirmado que la operación con CaixaBank fue “buena” aunque supusiera un “rescate” a “un precio muy bajo”.

En la jornada de hoy, que a su vez daba continuidad a la iniciada el pasado 18 de mayo, se ha concluido con el interrogatorio de UPN para dar paso a las preguntas de Geroa Bai. A preguntas del regionalista Luis Zarraluqui, Riezu ha trasladado que “la operación con CaixaBank fue buena aunque supusiera un rescate de Caja Navarra”.

El exdirectivo hacía así referencia a la fusión por absorción realizada en 2012, una decisión que “a lo mejor fue un acierto” porque la entidad se encontraba “al borde del precipicio, con unos recursos propios en Banca Cívica que tendían a cero”.

Sin embargo ha constatado que, a su juicio, esta actuación se ejecutó “a un precio muy bajo”, tanto por la cuota de mercado existente en esos momentos en la Comunidad Foral como “por la red de oficinas que había en Navarra”.

Riezu, que ha lamentado que la caja “perdió un valor patrimonial importante” entrando en Banca Cívica, ha reconocido que su sucesor en el cargo, Enrique Goñi, tuvo “sus aciertos”. “No descarto que hubiera la mejor voluntad de hacer las cosas bien”, ha matizado

Según ha matizado, Riezu trató de “poner el acento” en las acciones desarrolladas por Goñi entre 2002 y 2009 que fueron, a su juicio, “equivocadas”, como el proceso de prejubilación, la expansión, o los excesos de gasto.

Además, ha negado haber dejado a Goñi una caja “seca”, tal y como éste había afirmado en anteriores ocasiones. “Caja seca no, caja con unas buenas reservas que permitieron alimentar los años siguientes, porque si no, sí que hubiéramos tenido unos resultados notablemente peores”, ha puntualizado.

El exdirector ha asegurado que el hecho de mantener unas buenas reservas “permitió que la caja continuara por encima de los problemas de la crisis económica y de toda la incidencia que tuvo la burbuja inmobiliaria en esos años”, ya que la gestión “en el día a día” de Goñi “conducía a una situación de pérdidas mayores de las que hubo en 2000 y 2001”.

Sin embargo, ha advertido que “algo no se hizo bien” para que, con mayores reservas que los demás, la CAN no experimentase un crecimiento también superior al resto.

Por otro lado, ha trasladado que las 333 prejubilaciones llevadas a cabo entre 2002 y 2009 fueron “innecesarias” y con un “coste importante”. Concretamente, ha recordado que ya en 2001 se activó un plan de prejubilaciones, al que se acogieron 147 personas, con el fin de reajustar el sobredimensionamiento de la plantilla.

Asimismo, ha considerado chocante el hecho de que estos trabajadores fuesen sustituidos por nuevos empleados “de forma discrecional, sin someterse a ningún rigor de concurso oposición ni nada parecido”, ya que la última oposición que hubo en la caja se produjo en los años 1997-1998.

Igualmente, ha advertido que “si el Banco de España sigue diciendo que las de 2002 y 2003 tienen algo que ver con la fusión es porque alguien les ha vendido esa idea”. También en respuesta a UPN ha afirmado que el proceso de expansión “tan exagerado” llevado a cabo por la CAN “penalizó mucho” a la entidad.

“A mi juicio, ha penalizado mucho a la caja un proceso de expansión tan exagerado”, ha respondido, tras señalar que la extensión al País Vasco “más que una expansión, fue una invasión”. Cuestionado sobre si era el momento de realizar semejante movimiento, ha contestado que antes de abrir una oficina en el País Vasco, Riezu hubiera estudiado “muy a fondo” la oportunidad de hacerlo o no.

“Si hubiera sido el momento para hacerlo, probablemente después de conversaciones serenas con el conjunto de cajas de la Federación de Cajas de Ahorro Vasco-Navarras, se hubiera ido a una expansión más moderada -ha elucubrado-, estudiando lo que abríamos en cada sitio, cómo lo abríamos, y a qué precios comprábamos los locales”.

En otro orden de cosas, ha negado cualquier tipo de “amiguismo” entre 1994 y 2001, y ha asegurado que los parientes que trabajaron en la entidad durante su mandato habían entrado, o bien años antes que él, o bien por oposición. Además, ha mantenido la postura mostrada en su anterior comparecencia y ha asegurado que “jamás” se prestaría a un careo con su sucesor, Enrique Goñi, porque “ya no conduce absolutamente a nada”. EFE

Otras noticias publicadas

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies