Últimas noticias
Lateral derecho Castillo de Javier
Lateral izquierda Castillo de Javier

La fuga del Fuerte San Cristóbal, la mayor de Europa, la más desconocida

NAVARRA INFORMACIÓN

El próximo 22 de mayo se cumplen ochenta años de la multitudinaria fuga de esta fortaleza, excavada en la cima del monte Ezcaba, en las inmediaciones de Pamplona. El Fuerte, de tres plantas, fue construido a partir de 1878 para defender Pamplona, pero el proceso se demoró tanto, unas cuatro décadas, que la llegada de la aviación de guerra hizo que las instalaciones, en 1919, quedaran ya obsoletas.

Sin embargo, se utilizó como penal militar desde 1934 hasta 1945, algo para la que no fue concebida y para lo que se precisó la construcción de muros de separación entre las dependencias carcelarias y las de los guardianes, demolidos a principios del siglo XXI.

Finalizada la Revolución de octubre de 1934, centenares de prisioneros asturianos y eibarreses fueron encerrados en estas galerías. Desde el principio, la falta de higiene y salubridad provocaron denuncias con exigencias de traslado de los presos y del cierre de la edificación como penal.

Con la guerra civil de 1936, el Fuerte volvió a utilizarse como cárcel, por la que pasaron presos procedentes de todas las provincias de España, sobre todo navarros, castellanos y gallegos. Eran presos, fundamentalmente del PCE, del PSOE o nacionalistas vascos.

Ochocientos presos republicanos se fugaron, se identificaron 187 cadáveres, a los que hay que añadir 20 muertos más sin identificar. Esto da, según la contabilidad del fuerte, cuatro más, que pudieran ser huidos de la represión en la retaguardia encontrados tras las pesquisas desarrolladas para capturar a los fugados del fuerte. Aunque la mayor parte pereció en Ezcabarte, que es la cara norte del monte, en Oláibar y en Baztán, la mayoría está registrada en Ansoáin en la falda sur del monte. De los capturados, 17 fueron sometidos a juicio acusados de ser cabecillas, uno fue internado en el manicomio de Pamplona y 14 de ellos fueron condenados a muerte. Estos fueron fusilados en la Vuelta del Castillo, detrás de la ciudadela el 8 de septiembre de ese mismo año.

La fuga del Fuerte San Cristóbal del 22 de mayo de 1938 fue la mayor de la historia de Europa y, al mismo tiempo, una de las más desconocidas. El próximo 22 de mayo se cumplen ochenta años de la multitudinaria fuga de esta fortaleza, excavada en la cima del monte Ezcaba, en las inmediaciones de Pamplona.

Otras noticias publicadas

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies