Últimas noticias
Lateral derecho Castillo de Javier
Lateral izquierda Castillo de Javier

Perito ve planeada agresión de Alsasua y vincula acusados con disidencia ETA

Un agente de la Guardia Civil, instructor de la detención de los supuestos agresores de un teniente y un sargento y sus parejas en Alsasua (Navarra), ha asegurado que la acción fue planificada y ha vinculado a dos de los acusados con la disidencia radical de ETA, la que no acepta el fin de la violencia.

Este agente ha declarado como testigo y está citado como perito en el juicio que se celebra en la Audiencia Nacional por esa agresión, ocurrida en la madrugada del 15 de octubre de 2016.

Según su relato, sus compañeros “no iban borrachos” ese día, “estaban tranquilamente en el bar” Koxka, donde sucedieron los hechos, y empezaron a ver “cómo de una u otra manera se les increpaba”, primero preguntando al teniente si era “madero” y después arrojándoles un vaso de chupito.

A partir de ahí, comenzó la agresión, ha relatado este agente, que basándose en las distintas declaraciones y en los hechos ocurridos no ha dudado en asegurar que todo había sido planificado.

Durante su declaración, ha citado cuatro hechos anteriores a la agresión, en los que uno de los acusados, que está en prisión provisional, Jokin Unamuno, ya había tenido algún “contacto” con el teniente agredido por acciones vinculadas al movimiento radical Ospa Eguna y por otras del colectivo disidente de ETA.

En algunas de ellas también participó Adur Ramírez -en prisión provisional-, según el testigo y perito, quien ha aseverado: “Desde nuestro punto de vista, y viendo datos objetivos, no se trató de un hecho casual”.

Las cuatro acciones que apuntalan su afirmación son, según ha precisado, las jornadas de puertas abiertas de la Guardia Civil en Alsasua el 15 de junio de 2016, cuando se produjo una concentración espontánea del movimiento Ospa Eguna (cuyo objetivo es expulsar a las fuerzas de seguridad del Estado de Navarra y País Vasco) y donde alguno de los acusados ya tuvieron “contacto” con el teniente.

Un segundo acto fue el Ospa Eguna de 2016, convocado por Jokin Unamuno y, aunque “no fue especialmente conflictivo” -solo hubo pintadas y lanzamiento de bengalas-, también se produjo un contacto con el teniente.

El tercer incidente que ha relatado el perito tuvo lugar en la misa celebrada en los Capuchinos de la localidad con motivo de la patrona de la Guardia Civil, el 12 de octubre. Alrededor de ocho personas, entre ellas Unamuno y Ramírez se pusieron en la puerta de la iglesia y se les pidió que se fueran. El teniente también estaba en esa ocasión.

Por último, el testigo ha mencionado un cuarto incidente, en esta ocasión ocurrido en la localidad de Echarri-Aranaz, muy próxima a Alsasua, que acogió a principios de septiembre de 2016 una manifestación “no comunicada” cuyo lema era “Por lo presos enfermos, amnistía total. Los presos en lucha, nosotros también”.

Según este agente, se trata de una manifestación “atípica”, que “no es la tradicional” en favor de los presos y que la Guardia Civil encuadra en la “disidencia de ETA”, de un movimiento más radical de la izquierda abertzale que no acepta el fin de la violencia de la banda terrorista.

Unamuno y Ramírez participaron en esa manifestación, según el testigo, que ha precisado que el teniente agredido acudió en su labor de seguridad y control.

La de ese día y otra protesta similar que tuvo lugar el 11 de marzo de 2017 en Pamplona, son las únicas protagonizadas por ese movimiento disidente y en ellas participaron las mismas personas.

También han declarado otros peritos sobre los teléfonos móviles incautados a los acusados, la mayoría de ellos con datos borrados, directamente o mediante una aplicación específica para ello.

En el caso de algunos de ellos, se encontraron con que la aplicación de mensajería Whatsapp se había desinstalado y vuelto a instalar.

Mientras, la médico forense que examinó a las víctimas ha declarado que sus heridas eran compatibles con patadas y puñetazos concretamente en el caso del teniente, que sufrió las más graves, no pudieron ser fruto de un tropiezo como afirmó algún testigo de la defensa.

Al teniente, ha explicado la forense, se le rompió el tobillo por dos sitios, lo que es muy “poco probable” que responda a un tropiezo con un bordillo, que suele causar esguinces.

El juicio continuará mañana con la séptima jornada, en la que volverán a declarar guardias civiles de Inteligencia sobre los vínculos de los acusados con el terrorismo y también otros peritos psicólogos de las acusaciones, así como psiquiatras propuestos por las defensas. EFE

Otras noticias publicadas

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies