Últimas noticias
Lateral derecho Castillo de Javier
Lateral izquierda Castillo de Javier

La “masterbación” y otras confusiones

El reciente caso del máster de Cristina Cifuentes, ha vuelto a poner los focos en uno de los temas recurrentes: la formación de los responsables de legislar y gestionar los recursos públicos. El tornado informativo ya se ha cobrado la primera víctima un diputado autonómico y secretario de organización de Podemos en Galicia, Juan Merlo, que presumía de título de ingeniero.

El efecto dominó ha hecho que los asesores de imagen de los políticos metan horas extras en investigar con lupa y la ayuda del algodón del mayordomo los curricula de sus jefes y pulirlos sustituyendo el título, por estudios en, en aquellos casos, numerosos, que no habían concluido los mismos. Además, algunos medios de prensa nacional se han hecho eco de la experiencia profesional de nuestros diputados, resultando que sólo el 36% ha trabajado en el sector privado. Además, los perfiles son muy distintos en cuanto a cuestiones como el tiempo que han trabajado en el sector privado, el sector en el que lo han hecho o, incluso, la especificidad con la que detallan su vida laboral. Desde el currículum pormenorizado a otros que no especifican para qué empresa o durante cuánto tiempo desempeñaron esa función. Algunos han reconocido que su actividad en el sector privado se limitaba a trabajos temporales que desempeñaron para costearse sus estudios.

Pero mi interés no se centra en sacar los colores a nadie en particular, ya que en todas las siglas cuecen habas, sino en señalar la confusión nacional y generalizada que tenemos con ciertos términos. Para empezar, asimilamos como lo mismo Educación y Cultura. Muy probablemente y desgraciadamente porque comparten ministerio y con tanto cambio y ensayo educativo queda poco tiempo para la Cultura y su gestión. Sin embargo, en el día a día, nos encontramos con personas cultas que no tienen educación (todos recordamos la famosa anécdota de ¡A la mierda!) y con personas que saben estar, pero les falta un barniz de cultura.

Otra grave confusión se da entre educación, cultura y títulos, nos creemos que, por tener títulos, cuanto más mejor, tenemos más educación y, por ende, también más cultura. Si es cierto que el acceder a la escuela y al sistema educativo, nos abre las puertas a una mejor educación y a la cultura (ambos son intangibles) pero hay que aprovechar esa oportunidad. Desafortunadamente, hay en día priman los objetivos tangibles y esos son los títulos. De manera que el objetivo no es aprender para saber (tener o adquirir conocimiento) sino que se aprende para, o, mejor dicho, a aprobar y conseguir un título. Muchos recordamos de nuestros tiempos de estudiantes, compañeros brillantes que no sacaban las notas que merecían y otros más pragmáticos que obtenían notas mejores. No me refiero a las habilidades y técnicas de estudio que ayudan a ello, sino a las técnicas de enfrentarse a un examen. Hoy sabemos que una parte de la mejora en las pruebas Prisa se debe a que en muchos colegios se les entrena a los alumnos con exámenes parecidos, y que en determinadas carreras el tipo de examen es similar los que luego tendrán para acceder a una formación de especialización. Las autoescuelas llevan años empleando esa táctica para el preparar el teórico, lo mismo que las academias que ayudan a preparar oposiciones. Me refiero a que el problema es cuando cambiamos o sustituimos la meta. Y así por ejemplo en Filosofía de Bachiller soló se estudiaban los 10 filósofos que podían caer en la Selectividad. De manera que sustituimos el conocimiento por el título, cayendo en la “titulitis”, causa de todo este embrollo de master e inflación curricular, que podemos denominar masterbación: dícese del acto de hacerse un master a sí mismo por el puro placer de tenerlo y presumir de ello.

Y esto nos lleva a la última confusión la del titulo por la valía. Ya he comentado alguna vez que no hace mucho tuve un superior, millenial, muy preparado, carrera, dos masters, cinco idiomas, pero una nulidad en el saber hacer y en el saber hacer hacer.

Hace unos días asistimos a un hecho que demostraba todas estas confusiones. Me refiero al protagonizado por la reina Letizia y la princesa Leonor, frente a doña Sofía y los fotógrafos. Nuestra “reina” tiene título, además de formación académica, pero careció de educación, tacto y compañerismo profesional, demostrando poca valía (saber hacer) como reina y como periodista. La princesa tampoco supo demostrar provecho de lo cara que nos resulta su formación, aunque se le puede disculpar por su corta edad, por una incipiente demostración de rebeldía preadolescente y por obedecer a su madre. Por eso el pueblo se lo recriminó y vino el postureo a la salida de la clínica días después, para lavar la imagen.

Acabo al estilo del gladiador más conocido: “Cultura y Educación”. “Valía y Título”.

Jesús Bodegas Frías, Biólogo con experiencia en producción y seguridad alimentaria.

Artículo anterior El debate de las clases de religión

Otras noticias publicadas

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies