Últimas noticias
Lateral derecho Castillo de Javier
Lateral izquierda Castillo de Javier

Las Mazas consistoriales golpean con la TX

Acostumbramos a decir que la F, en lengua española, es letra poco modesta, ya que no admite ir de última en ninguna palabra. También podríamos alegar que la X está cogiendo en los últimos tiempos un comportamiento agresivo, avasallador y excluyente. No sería cierto. Las letras no tienen personalidad y sí características. Y estas en pueden ser las propias de su idioma, o las de alguien que las use mal, para imponer una colonización anticultural.

La X ha servido para tachar. Así mismo para designar lo oscuro, «míster X», lo pornográfico, «clasificado X», o bien lo grueso, «talla XXX». Aunque la X adquiere su peligro cuando la pueden juntar a una T. Entonces es susceptible de que la impongan en cualquier sitio. La T, que bien mirada parece un señor con boina, si se alía con la X convierte su tocado en «txapela» y pasa a crear una combinación más invasora que el mosquito tigre.

Veamos ejemplos. Existían unos vocablos muy bien traídos que van siendo erradicados por los talibanes de la TX. Aquí la gente tapeaba banderillas; histórico aquel cartel pamplonés, «Banderillas controladas por radar». Aún sigue. Sin embargo ¡hay amigo!, existe el verbo pinchar, por el que a los comestibles atravesados por un palillo, se les pasó a llamar pinchos. Y pincho, a un antiortográfico le permite meter un X. Y un talibán no comparte espacio con nadie. Así que banderilla y tapa deben desaparecer, y en esa línea embisten.

En las fiestas, los aberzales autóctonos llamaban siempre a su zona de exclusión, «barracas políticas». Pues han tenido que inclinar la cerviz ante Bilbao, que el que manda manda. Y si allí usaban una degradación de choza, llamándole «txosna», aquí tenía que ser igual.

Le pasó al chuletón. Ahora usted podrá leer: Tenemos chuleta de cerdo, chuletilla de cordero y «txuletón» (sic) de buey. Y esa agresividad del derivado cárnico asciende hasta a la ganadería. La Comunidad Foral tiene una denominación de quesos (Urbasa fue fagocitada por la guipuzcoana Idiazábal). Es la de Roncal, la más antigua de España y con unos productos prestigiosos. Se elabora en ese valle, donde tiene su origen el ovino llamado Raza, o Rasa, Navarra. Esta es especie dura, que ya en el siglo IX el rey, por su lucha contra los sarracenos, concedió derecho los roncaleses y salazencos a pastorear sus rebaños en las Bardenas. Por ello trashuma y cría corderos de gran calidad. Con el aumento en la demanda de queso, se hizo necesaria la Lacha, adecuada a la producción láctea. Esta, que pace en Guipúzcoa y Álava además de aquí, era más propia de la pradera atlántica que del frío Belagua. Y se instaló en la zona hace mucho, e hizo bien en aportar su leche. Pero además, para alborozo de algunos, se le podía aplicar una TX, encima no lleva el sustantivo Navarra, y su difusión incluye a la CAV, así que ya desplaza en folletos y publicaciones oficiales a nuestra oveja genuina. Busquen busquen.

Ahora le toca a un barrio con bonito nombre de etimología francesa. El alcalde bildutarra de Pamplona ataca contra la Chantrea teequixándola. Y, la verdad, si Álvaro Cunqueiro viera titular su libro como «Las krónicas del sotxantre», con el cariño que tenía al lenguaje, le daría un soponcio. Aunque al regidor, si le importan un pito las multas que sus banderías arrojan sobre sus vecinos, que le va a preocupar que allí tuviera hacienda el chantre catedralicio.

La X, simbolizando el martirio de San Andrés, figura con la cruz de San Jorge en la que fue bandera para Vizcaya primero, más tarde del PNV, luego impuesta a todas las Vascongadas por el pacto Suárez-Arzalluz, y, en su furor expansionista intentando cubrir también a nuestro viejo reino más algunos territorios que le pertenecieron.

Y sin embargo, mira por donde, en los tiempos de Cervantes la X sostenía los fonemas G y J. Así, se escribe México, sin embargo, se pronuncia Méjico. Luego nacieron aquellas, y la X se puso a dieta. Por tanto, cuando escribimos Uxue por Ujué, se pudiera opinar que estamos haciéndolo en el más genuino español de antes. Saludox.

Jesús Javier Corpas Mauleón, escritor y empresario.

Artículo anterior Aldabonazo navarro en el corazón de España

Otras noticias publicadas

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies