Últimas noticias
Lateral derecho Castillo de Javier
Lateral izquierda Castillo de Javier

La parte ‘humana’ de los cetáceos

Las ballenas, los delfines y las marsopas presentan comportamientos similares a la cultura humana, como vivir en grupos muy unidos, mantener relaciones complejas y hablar entre ellos, incluso en dialectos, revela un estudio publicado hoy en “Nature Ecology & Evolution”.

Un grupo de expertos de varias universidades británicas y de Estados Unidos han llegado a esta conclusión tras crear una gran base de datos sobre el tamaño del cerebro de 90 especies de estos cetáceos y sus comportamientos sociales.

A partir de estos datos, los científicos comprobaron las hipótesis del cerebro social (SBH, en inglés) y el cerebro cultural (CBH), dos teorías evolutivas elaboradas inicialmente para explicar por qué los mamíferos terrestres y los primates tienen cerebros grandes.

Estas teorías sostienen que el mayor tamaño del cerebro es una respuesta a entornos sociales complejos y ricos en información.

El examen de los datos recopilados indicó “de manera abrumadora” que los cetáceos “tienen rasgos conductuales sociales y cooperativos muy sofisticados, similares a muchos de los que se ven en la cultura humana”, señala el estudio.

También corroboró que “estas características sociales y culturales están relacionadas con el tamaño del cerebro y su expansión”, fenómeno conocido en la teoría evolutiva como el coeficiente de “encefalización”.

Los rasgos humanos de los cetáceos

Los científicos detectaron en los cetáceos una serie de rasgos comparables a las sociedades humanas.

Por ejemplo, explican, forman relaciones de alianza complejas (trabajan para el beneficio mutuo); transfieren técnicas de caza (se enseñan cómo cazar y el uso de diferentes mecanismos); y cazan de forma cooperativa.

Además, hacen vocalizaciones complejas (se hablan entre ellos) y existen dialectos grupales por regiones; emiten silbidos propios de cada individuo (utilizan un sistema de reconocimiento por nombre) y colaboran con otras especies, incluidos los humanos.

Imagen de archivo de dos delfines. EFE/José DominguezEFE

Otros comportamientos similares a los de los humanos identificados por los expertos son que cuidan de crías que no son las suyas propias y juegan entre ellos con un fin social.

Susanne Shultz, bióloga de la evolución en la Escuela de Ciencias Ambientales y de la Tierra de la universidad de Manchester, recordó que la capacidad de interactuar socialmente ha permitido al ser humano “colonizar casi todos los ecosistemas y entornos del planeta”.

“Sabemos que las ballenas y los delfines también tienen cerebros excepcionalmente grandes y anatómicamente sofisticados y, gracias a eso, han podido crear culturas similares en el mar”, explica.

La experta matiza no obstante que los cetáceos “nunca podrán emular” las grandes metrópolis y las tecnologías humanas, debido a que “no desarrollaron pulgares oponibles”.

El estudio publicado hoy fue realizado en colaboración por las universidades inglesas de Manchester y London School of Economics, la universidad de Stanford en EEUU y la universidad de British Columbia, en Canadá. EFE

Otras noticias publicadas

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies