Últimas noticias
Lateral derecho Castillo de Javier
Lateral izquierda Castillo de Javier

Merino: El separatismo responde a la tradición de ver la vida como un sueño

Merino: El separatismo responde a la tradición de ver la vida como un sueño

Micronaciones, soberanías de bolsillo, un país llamado Minilandia y su capital Nanópolis pueblan el último libro del académico y escritor José María Merino, que considera que lo que persiguen los separatistas catalanes pertenece a una tradición española como es la concepción «de la vida como sueño».

«Aventuras e invenciones del profesor Souto», editado por Páginas de Espuma, es el título de la última obra de Merino (La Coruña, 1941), una recopilación de los escritos de este personaje ficticio creado por el autor que, a lo largo de su carrera literaria, se ha convertido en su alter ego.

Un personaje que apareció en 1990 y que desde entonces ha sido protagonista de ensayos, minicuentos y una novela corta, de tal forma que en alguna ocasión ha suplantado al propio Merino y ha compartido sus inquietudes.

«Distingo claramente la ficción de la realidad», ha asegurado hoy Merino, Premio Nacional de Literatura y de la Crítica, que señala no obstante que mientras que la ficción debe parecer siempre verosímil, aunque se trate de una historia de vampiros, la realidad, por el contrario, es cada vez más inverosímil.

«La realidad me parece rarísima, y hay cosas que si estuvieran en una novela no nos las creeríamos», indica.

Algo que le ocurre, por ejemplo, con «los separatistas de Cataluña», cuyo planteamiento, dice, «pertenece a la vida como sueño, que es algo muy español».

Hay una tradición, relata este autor, hijo adoptivo de León y vecino de Madrid: si la primera Constitución se la cargó el rey y la segunda Franco, lo que ocurre ahora es también «un golpe a la Constitución».

La situación, ha considerado José María Merino, no tiene una solución fácil «y va a ser como una larga enfermedad quenos va a dañar durante mucho tiempo».

«Al igual que hay que aceptar que la Casa de Campo se llene de pájaros exóticos», el lenguaje va incorporando unas «chumberas» contra las que no se puede luchar, sostiene Merino.

Pero aunque el lenguaje es propiedad del pueblo, hay que defender la coherencia porque si se destruyen las formas, advierte, «vamos hacia Babel».

Por eso, aunque no estuvo de acuerdo con la decisión de la Real Academia de la Lengua de aceptar el uso de iros como forma de imperativo de la segunda persona del plural del verbo ir, cree que a veces «esa tolerancia es inevitable».

Según Merino, en España existe mucho talento para los relatos breves y los cuentos, a pesar de la tendencia que existe hacia las novelas de 900 páginas.

«Es curioso cómo perdemos la formación lectora pero hay un reducto defendiendo la literatura» pese al abandono educativo, señala el escritor.

«Las Humanidades son la cenicienta y sobre todo la literatura», indica el autor que explica que ha prometido no volver a ser jurado de un premio literario importante porque cree que en la actualidad basta con ser famoso para escribir una novela.

Se trata en su opinión de una literatura efímera pero cree que, también, habrá que aprender a convivir con ella. EFE

Otras noticias publicadas

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies