Últimas noticias
Lateral derecho Castillo de Javier
Lateral izquierda Castillo de Javier

EDITORIAL: La doble vara

Cada vez que el Secretario General del PSOE habla, muestra la doble vara de medir que tiene hacia el conflicto secesionista catalán. Por un lado, muestra su apoyo al Gobierno y a sus alcaldes en Cataluña y por otro acusa a Rajoy de ser el culpable de lo que sucede.

Frente a aquellos que pretenden socavar los principios democráticos de España, no caben medias tintas. Pedro Sánchez, pese al “buenismo” de que adolece el señor Rajoy, debería mostrar un apoyo sin reservas a la labor del Gobierno. No vale en situaciones como estas intentar aprovecharlas para desmenuzar y exponer un programa político. Hablar de federalismo y de más autogobierno, no son las soluciones ante el desafió soberanista.

Años y años de constantes dádivas hacía el nacionalismo catalán y vasco para contar con sus votos en el Congreso de los diputados han traído estos lodos. La reforma de la Ley electoral por la que se permitió la existencia de nacionalismos en Madrid, ha supuesto que, legislatura tras legislatura, estos hayan ganado un poder político que nadie imaginaba.

Las falacias que, años tras año, han contado los nacionalismos sobre su relación con Gobierno central han posibilitado un crecimiento del odio hacia lo español. Si además se les ha dejado, año tras año, educar a su población como ellos han querido, pese a tergiversar la historia y dar fuerza a unos idiomas minoritarios, como elemento identificativo, ha creado esta situación. Años de desidia traen estas situaciones.

Poco, a apenas nada, va a hacer al Gobierno del señor Rajoy para evitar lo inevitable cuando sólo actúa -para contentar a sus votantes- con palabras y frases contundentes hacía ese desafío y la acción -.su inacción- va por el lado contrario

 

Otras noticias publicadas

1 Comentario

  1. Antonio De la Torre Luque

    Los hombres de Estado en España -que son los que tienen visión a largo plazo y piensan más en el futuro de sus administrados que en el suyo propio- se acabaron con Don Manuel Fraga y algunos de los que estuvieron en su equipo del Ministerio del Interior y en la primera legislatura tras las elecciones de 1977, que fueron utilizados por Adolfo Suárez hasta que le resultaron molestos tras reconocer que el futuro era socialdemócrata, como él mismo declaró que lo había sido “de toda la vida”, en palabras de otro de esos últimos hombres de Estado, que fue uno de sus vicepresidentes, Don Alfonso Osorio, que mantiene una gran lucidez mental a sus noventa y dos años.

    Responder

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies