Últimas noticias
Lateral derecho Castillo de Javier
Lateral izquierda Castillo de Javier

Miguel Ángel Blanco: Crónica de un secuestro y asesinato

  • Por Andrés Valencia

Hace 20 años los asesinos de ETA mataban al concejal del PP de la localidad de Ermua, Vizcaya, Miguel Ángel Blanco. Dos días antes, a las 17:30 horas y utilizando a su medio de comunicación, afortunadamente hoy cerrado, EGIN, la banda terrorista, comunicaba el secuestro de dicho concejal.

Amenazan con matarle si en un plazo de 48 horas  –el sábado 12 de julio a las 16:00 h.- el gobierno no acercaba a las cárceles de la Comunidad Autónoma Vasca a los presos etarras.

Centenares de agentes de Policía, Guardia Civil y ‘Ertzaintza’ se movilizan para rastrear zonas de ‘Euskadi’ y Navarra. Se instalan controles en las carreteras y un centro de coordinación policial en Deusto (Bilbao).

Los vecinos de Ermua salen a la calle para pedir a ETA que libere a Miguel Ángel Blanco. Las cadenas de televisión insertan un lazo azul que sustituye a su logotipo durante las emisiones.

El entonces ministro del Interior, Jaime Mayor Oreja, comparece ante los medios de comunicación. Asegura que el Gobierno “cumplirá con su obligación”, o sea que no va a ceder a chantaje terrorista, y pide a la sociedad que sepa movilizarse “alrededor del dolor, de la angustia y la zozobra” de la familia Blanco.

Estamos a día ya 11, España amanece cubierta de lazos azules como símbolo de la libertad y ante el chantaje de ETA. Las fuerzas de seguridad siguen peinando ‘Euskadi’, fundamentalmente, en el radio de una veintena de kilómetros que une las localidades de Ermua -lugar del secuestro de Blanco-, Mondragón -donde estuvo cautivo José Antonio Ortega Lara- y Elorrio -donde fue liberado Cosme Delclaux-.

A primera hora de la mañana, el presidente del PNV en aquellas fechas, Xabier Arzalluz, califica el secuestro de “brutalidad” y asegura que en la medida que su partido pueda, “hará lo que sea” por su liberación, mientras Carlos Totorika, alcalde entonces de Ermua, dice que “el miedo se va perdiendo en Euskadi”.

El presidente del gobierno vasco Ardanza convoca de urgencia la mesa del pacto Ajuria Enea en Vitoria para analizar la situación. Todos sus firmantes, los partidos del denominado bloque democrático -PNV, PSE-EE, PP, IU, Eusko Alkartasuna (EA) y Unidad Alavesa (UA)- conminan a ETA y a Herri Batasuna a que “no traspasen el límite”.

A la una de la tarde, España se llena de concentraciones silenciosas junto a ayuntamientos de toda España. En el de Ermua, centenares de telegramas y comunicados de solidaridad con la familia de Miguel Ángel empapelan su fachada principal.

A las 20:00 de ese mismo día, la hermana de Miguel Ángel Blanco se dirige a los vecinos de Ermua detrás de pancarta con el lema “Te esperamos”. Cientos de miles de personas se concentran en plazas de toda España al grito de “Miguel Ángel no estás solo”.

Miles de personas en toda España, llegada ya la noche, con velas encendidas y en silencio, reivindican la liberación del concejal. Miles de ciudadanos pasan la noche en la calle.

A pocas horas de que concluya el plazo dado por ETA y con todas las fuerzas de seguridad buscando al concejal, sin que ninguna pesquisa haya dado frutos por el momento, los españoles prosiguen su movilización masiva para exigir a ETA la liberación de Blanco.

“Basta ya”, “ETA, aquí está mi nuca”, “Miguel Ángel somos todos” son los gritos unánimes de los ciudadanos.

A las cuatro de la tarde de ese fatídico día, 12 de julio, vence el plazo dado por ETA para asesinar a Miguel Ángel Blanco sin que se tengan noticias de su cautiverio. España se echa a la calle de forma espontánea para exigir su liberación.

Una hora más tarde, unos vecinos de Lasarte (Guipúzcoa) encuentran a Miguel Ángel Blanco, maniatado y con dos disparos en la cabeza, en los alrededores de la localidad. Es trasladado con un hálito de vida al hospital Nuestra Señora de Aránzazu en San Sebastián, falleciendo en la madrugada del día 13, pocos minutos antes de las 05: 00 h. de la mañana.

Miles de ciudadanos en plazas de toda España manifiestan su repulsa por el asesinato. En muchas ciudades del País Vasco las protestas se dirigen contra sedes de Herri Batasuna y herriko-tabernas, lo que obliga a agentes de la Ertzaintza a protegerlas.

Miguel Ángel Blanco es enterrado a mediodía del día 14 en el cementerio de Ermua, con la asistencia del Príncipe de Asturias, Felipe de Borbón; el presidente del Gobierno, José María Aznar, varios ministros y miles de vecinos del pueblo que acompañaron el féretro desde la Iglesia de Santiago Apóstol.

A las 20:00 de ese mismo día, más de un millón de personas en una riada humana de cuatro kilómetros toma el centro de Madrid bajo el lema “por la paz, la unidad y la libertad”, en una de las manifestaciones más multitudinarias que se recuerdan, símbolo de las que fueron sucedieron por todo el territorio nacional.

Hoy 20 años después se celebra el aniversario de este cruel y vil asesinato de un joven, al que la banda terrorista ETA segó su vida con a penas 29 años de edad.

Otras noticias publicadas

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies