Últimas noticias
Lateral derecho Castillo de Javier
Lateral izquierda Castillo de Javier

La báscula que cuida nuestra salud

Las básculas de baño se convierten en un elemento importante para la salud en pacientes renales y cardíacos, al equiparlas con sensores que miden las constantes vitales del usuario

Pesarse en el baño es uno de los rituales matutinos más comunes, pero ahora el peso no será el único dato que nos ofrezca una báscula, ya que unos investigadores de la Universidad Tecnológica de Kaunas (KTU) en Lituania, desarrollan una balanza capaz de informar al usuario sobre algunos peligros que la amenazan, como la arteriosclerosis o una arritmia cardíaca.

Denominada báscula con bata blanca, se desarrolla en el Instituto de Ingeniería Biomédica de la KTU o KTU-BEI (ktu.edu/en/biomedical-engineering-institute) y, aunque todavía es un prototipo experimental, cuando se aplique podría convertirse en una valiosa y sencilla herramienta de monitoreo de la salud en nuestra propia casa.

“Los hospitales están totalmente equipados con tecnologías avanzadas para diagnosticar enfermedades y condiciones críticas, pero resulta demasiado caro usar este equipo para el monitoreo de la salud diaria”, explica el ingeniero Vaidotas Marozas, director del KTU-BEI, en la ciudad de Kaunas (Lituania).

Monitoreo remoto

Existen distintos sistemas de monitoreo a distancia, que se implantan (marcapasos, desfibriladores) o llevan puestos (pulseras, relojes, cinturones), captando información del organismo, constantes vitales y actividades del paciente (presión arterial, niveles de glucosa, temperatura, oxigenación sanguínea).

Estos sistemas procesan los datos y los trasmiten a un centro sanitario, a través de líneas telefónicas o redes inalámbricas, y algunos de estos dispositivos funcionan conectados con el teléfono móvil y mediante aplicaciones específicas.

El director del KTU-BEI está convencido de que, aunque las personas mayores de hoy en día son relativamente cautelosas respecto de las tecnologías y prefieren ser tratados con medicamentos, las generaciones futuras dependerán más de las tecnologías de vigilancia de la salud personal.

Esto es lo que ha movido a los investigadores de la KTU a desarrollar un prototipo de balanza multifuncional, y ahora están mejorando ese modelo añadiéndole nuevas funciones y parámetros, según informa a Efe Aldona Steponaviciute, del departamento de Comunicación de la KTU.

La balanza de monitoreo corporal se ha complementado con un manillar y están incorporando tecnologías capaces de medir el pulso de una persona por sensores alojados en los electrodos del manillar y de la almohadilla, donde la persona posa sus pies, señala la KTU.

Consultado sobre cuándo podría llegar este dispositivo a los hogares, Vaidotas Marozas responde a Efe: “Nos llevará todavía algún tiempo disponer de un modelo lo bastante maduro como para interesar a la industria y para la concesión de licencias”.

((Detección

Problemas arteriales

Los investigadores lituanos han creado un método que puede ayudar a identificar los problemas arteriales que padece una persona, basándose en el tiempo que tarda un pulso generado por el corazón en llegar hasta los pies, según explica Birute Paliakaite, estudiante de máster en ingeniería biomédica de la KTU y participante en este proyecto.

“Medimos la velocidad de la onda de pulso sanguíneo. Cuanto más rápida es, más rígidas son las arterias, cuyo estado puede indicar el desarrollo de una arteriosclerosis, que puede causar el aumento de la presión arterial y otras condiciones”.

Los investigadores también están integrando en esta balanza de baño la función de reconocer de la hiperkalemia, algo muy relevante y grave para los enfermos en la etapa final de síndrome de insuficiencia renal, según Paliakaite.

“Seguimos aumentando el número de indicadores de salud acoplados a nuestras básculas y, por ejemplo, también se pueden detectar arritmias cardíacas junto con la rigidez arterial”, señala Marozas, que prevé que estas básculas multifuncionales serán capaces de medir más de 20 parámetros del organismo humano.

Además “nuestra tecnología es menos compleja que la de un teléfono inteligente, que necesita materiales y elementos costosos, estamos creando algoritmos de procesamiento de datos, y nuestro principal recurso es el intelecto”, concluye Marozas. EFE

 

Otras noticias publicadas

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies