Últimas noticias
Lateral derecho Castillo de Javier
Lateral izquierda Castillo de Javier

EDITORIAL: De Mendoza a Beaumont y dimito porque me toca

EDITORIAL: De Mendoza a Beaumont y dimito porque me toca

La dimisión del consejero de Educación del Gobierno de Navarra  deseada por toda la comunidad educativa, no ha dejado de causar sorpresa por como ha sucedido.  Cuando nadie se lo esperaba,  se presenta una dimisión y esta aceptada de forma inmediata por la presidenta del gobierno navarro, Uxue Barkos.

Hacía tiempo que dicho consejero debería haber dimitido; su acción de gobierno se ha visto salpicada por la polémica desde el primer momento.

Su tarea, por lo visto, ha sido la desmantelación del sistema educativo navarro, para sustituirlo por otro más afín a los postulados ideológicos encomendados, que no eran otros que los del nacionalismo vasco.

Así el «euskera» ha querido ser metido hasta en la sopa y, para ello, por ejemplo, se ha querido arrinconar al PAI (proyecto aprendizaje inglés), se ha querido imponerlo en las Escuelas Municipales Infantiles de Pamplona y, aunque sea también tarea de otros departamentos,  se esta queriendo ampliar la zona bilingue (mixta) navarra, se quiere imponer en los colegios dando unidades educativas en euskera, etc, etc, etcera.

Por otro lado se ha querido castigar a los modelos educativos diferentes, infringiendo con ello la libertad constitucional de los padres de elección de modelo educativo.  Sea,  por ejemplo, el ataque hacia el modelo concertado o de educación diferenciada. Se ha castigado a los alumnos, con menos recursos, de la Universidad de Navarra con el nuevo modelo de convocatoria de becas.

Un largo rosario de despropósitos, que obligaron a pedir la dimisión del señor consejero. Dimisión que, por cierto, no fue efectiva hasta hoy, cuando parece que ya nadie se acordaba del señor consejero.

De quien parecen acordarse  es de la que también han pedido su dimisión, la consejera de interior, Beaumont. El cuerpo de la Policía Foral de Navarra, los sindicatos navarros piden insistentemente su cese, ante su inoperancia y falta de diálogo.  Pero por lo visto,  ahora no toca.

El gobierno navarro hace aguas,  aunque parece que su presidenta no está por la labor de solucionarlo o bien la conformación del cuatripartito, que mantiene al gobierno, no le deja. Como tampoco le deja la ocupación en otros escenarios como el acercamiento de los presos de ETA o la falsa entrega de armas y disolución de la ETA.

 

Otras noticias publicadas

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies