Últimas noticias
Lateral derecho Castillo de Javier
Lateral izquierda Castillo de Javier

De Podemos y la televisión pública

De Podemos y la televisión pública
Hace unos días los diputados de Izquierda Unida, dentro del grupo parlamentario Unidos Podemos, presentaban en el Congreso una iniciativa parlamentaria para eliminar la emisión de la Misa de los domingos en La 2. Desde posiciones centrales del partido morado apoyan esta iniciativa, dado que la Misa “incita al odio hacia las mujeres o los homosexuales”, en palabras de Irene Montero, mano derecha del ‘Líder Supremo’ de Podemos.
El problema no es la emisión de la liturgia, sino el propio medio por el que se emite. Un partido como Podemos, que vive de la propaganda, desea una TV pública en sus manos. No es casualidad que Pablo Iglesias pidiera RTVE para formar un eventual gobierno junto al PSOE, encabezado por Pedro Sánchez: como ocurre en los regímenes políticos que Podemos envidia, así es más fácil adoctrinar, canalizar mentiras, crear mitos, moldear mentes a su antojo, controlar información y noticias y crear afines al movimiento político.
El problema no es que La 2 emita un espacio litúrgico para católicos (igual que emite un espacio para evangélicos, judíos y musulmanes), sino que exista un medio de comunicación de titularidad estatal. Desde Unidos Podemos achacan a la laicidad del Estado para decir que la televisión pública española no debe emitir dichos programas religiosos, pero no debemos dejarnos engañar: es puro laicismo anticatólico, o si quieren, antijudeo-cristiano. Son varias las ocasiones que desde Podemos y la extrema izquierda en general han felicitado, e incluso celebrado, el Ramadán. Por cierto, del islam no dicen nada del odio hacia la mujer y los homosexuales; de nuevo marxismo cultural, demostrando que solo les molesta y quieren eliminar todo lo que tiene que ver con la tradición religiosa occidental.
La televisión pública sobra. Si RTVE cerrase, otros canales como 13TV o Intereconomía, por ejemplo, emitirían la liturgia católica, sin necesidad de estar en manos de un medio público. Coincido con Podemos en que La 2 no debe emitir la Eucaristía, pero no por el acto religioso sino por el medio; y en eso no creo que coincidan desde Podemos conmigo. Ellos necesitan la TV pública para sus fines, como he dicho antes. Yo no.
No tiene sentido que en los tiempos actuales, en los que la información está más accesible que nunca y la comunicación llega a todas las capas de la población, sigan existiendo medios de comunicación públicos, ya sean nacionales o autonómicos. No solo sobra RTVE, también Telemadrid, TV3, las radios públicas, etc.
Publicado en La Razón
David Muñoz Lagarejos, politólogo.
Artículo anterior Liberalismo y riqueza

Otras noticias publicadas

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies