Últimas noticias
Lateral derecho Castillo de Javier
Lateral izquierda Castillo de Javier

EDITORIAL: Gibraltar español

EDITORIAL: Gibraltar español

La llamada guerra de Sucesión Española de comienzos del siglo XVIII, trajo a la dinastía borbónica a España. Su primer vástago fue Felipe V. Y desde entonces, salvo dos periodos republicanos, un Rey italiano y el régimen franquista, siempre ha habido un Borbón en el trono de España. Borbones que, por cierto, son descendientes de los últimos reyes de Navarra, antes de su incorporación a Castilla, Catalina y Juan.

La guerra de Sucesión terminó con la firma del Tratado de Utrech, por el que las potencias europeas de entonces reconocían a Felipe como rey de España legitimo. Pero en dicho tratado España perdía sus posesiones europeas y alguno de sus territorios pasaba, fundamentalmente, a manos inglesas. Tal es el caso de Gibraltar y Menorca. Esta última volvería a manos españolas con el paso de los años, más no Gibraltar, que al ser un punto estratégico de entrada al Mar mediterráneo, Inglaterra siempre se ha negado a ceder su soberanía sobre el llamado Peñón de Gibraltar.

Han pasado los años, los siglos y Gibraltar ha seguido siendo inglés, convirtiéndose dicha situación en algo anacrónico y difícil de entender entre dos países que formaban parte de una institución común, la Unión Europea. Pero tras el deseo del Reino Unido, del que forma parte Inglaterra, de marcharse de la UE con el ya famoso Brexit, y tras el patinazo político del gobierno británico, que en su declaración de intenciones de salirse de la UE, olvidaba a Gibraltar, el asunto ha tomado un cariz ahora favorable para el gobierno español.

Y es que la UE en su intento de poner las cosas difíciles al gobierno británico desde que sabe de su marcha, acaba de declarar, que las decisiones que tengan que tomarse sobre Gibraltar, dado el olvido británico y de acuerdo con las leyes comunitarias, deberán contar con el visto bueno del gobierno español, que si que quiere permanecer en la UE.

Y ahí se ha formado el conflicto diplomático y el enfado del gobierno británico, al ver como ahora se le niega “el pan y la sal” en Gibraltar, después de que durante años, la UE haya mirado “para otro lado” en este conflicto y haya ignorado, una detrás de otra, las demandas de amparo del gobierno español a lo largo de los años.

Demandas por las que el gobierno español pedía el fin de la colonia inglesa de Gibraltar y su vuelta a España, tal y como diferentes acuerdos y tratados internacionales así lo estipulaban. Acuerdos y tratados que siempre Inglaterra ha ignorado.

Ha llegado la hora de que Gibraltar vuelva a manos españolas; ha llegado la hora de que Gibraltar pierda ese carácter de refugio fiscal y de lugar de “blanqueo” de dinero de las mafias internacionales; ha llegado la hora ya de que desaparezca la última colonia existente en Europa; ha llegado la hora de que España vuelva a hacer ondear su bandera sobre el Peñón de Gibraltar. Y eso el Reino Unido lo sabe. Tiempo al tiempo.

 

Otras noticias publicadas

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies