Últimas noticias
Lateral derecho Castillo de Javier
Lateral izquierda Castillo de Javier

Bruno Mars puja en Madrid por brillar entre los más grandes

Bruno Mars puja en Madrid por brillar entre los más grandes

En un mercado de estrellas pop cada vez más efímero y huérfano de sus iconos, la puja del joven Bruno Mars reluce en noches como la de hoy en Madrid como un diamante de 24 kilates que él mismo se ocupa de pulir con vehemencia creciente, empeñado en brillar entre los más grandes.

Ante el aforo completo del WiZink Center de la capital (conocido popularmente como Palacio de Deportes), el estadounidense ha ofrecido hoy una demostración de poder que escenográficamente ha jugado con todos los colores del espectro, pero que en lo musical ha reivindicado el negro, con Prince en la memoria.

Soul, funk, r&b y hip hop se aliaron en una fiesta colectiva sin apenas respiro que multiplica por tres los medios económicos y elementos de su anterior tour y que resulta en una apoteosis veloz y apabullante, la cual, en su afán por epatar, pierde en algunos momentos la importancia de los matices.
Ya lo avisaban los mensajes con los que, a las 21,10 horas, arrancó la primera canción, Finesse: «It’s bout to get hot and sweaty», es decir, «se trata de calentarse y de sudar», misión conseguida con un pabellón que prácticamente no se sentó en la hora y media de espectáculo.
La primera mitad de «24K Magic World Tour» lo protagoniza casi por entero el disco que le da nombre, un álbum más decididamente funky y con menos concesiones al pop que, pese a su fuerte arranque comercial, no alcanzó los registros de sus predecesores (aún así, colocó 1 millón de copias en poco más de un mes).
No por ello se ha resentido su carrera en el escenario. De hecho, el músico hawaiano de origen puertorriqueño (su nombre real es Peter Gene Hernandez) vive una época muy dulce tras labrarse la reputación de un directo muy sólido y eso le permitió despachar un millón de tickets en todo el mundo en 24 horas.
Entradas agotadas y reventa
La fiebre por Bruno Mars también afectó a España, donde, en medio de denuncias en contra de la reventa, se colgó el cartel de «no hay entradas» en menos de dos horas para sus conciertos en el país, esto es, 33.000 localidades entre las de hoy y las del show que ofrecerá el viernes en Barcelona. EFE

Otras noticias publicadas

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies