Últimas noticias
Lateral derecho Castillo de Javier
Lateral izquierda Castillo de Javier

EDITORIAL: No paran de gastar

EDITORIAL: No paran de gastar

Como consecuencia de la crisis económica, el Gobierno de esta nación, aprobó en el año 2012, la Ley Orgánica de Estabilidad Presupuestaria y Sostenibilidad Financiera, con el objetivo de controlar el Gasto Público, fundamentalmente de Comunidades Autónomas y Ayuntamientos. El objetivo era controlar el aumento de gasto que se podía producir en estos entes públicos y destinar los posibles superávit a disminuir la deuda que tuvieran contraída.

El año pasado el déficit público llegó a estar, por momentos, muy por encima del 100% del Producto Interior Bruto. Para este año se auguran cifras mejores, y que podrían solamente aumentar un 2,2 % y colocar dicho déficit en el 98 %. He aquí, y por lo visto, dadas estas cifras, que los 10 municipios más grandes de Navarra y sus cabeceras comarcales, han solicitado al gobierno central la derogación de esta Ley, por impedirles poder realizar sus planteamientos de gobierno, “se ha obstaculizado que los gobiernos locales puedan reforzar sus plantillas con el personal necesario para combatir las crecientes desigualdades, para luchar contra la emergencia habitacional, para modernizarse, etc. Y se les ha forzado a generar superávit millonarios que se destinan a pagar a los bancos mientras la precarización y las desigualdades se disparan” .

Sorprenden estas declaraciones. Se pide permiso para aumentar el gasto, por ejemplo, para aumentar las plantillas. Curioso. Hay casos como el del Ayuntamiento de Estella, cabeza de comarca, en el que casi el 80 % de su presupuesto lo destina a gasto de personal, cuestión, por cierto, de la que su Alcalde se quejaba amargamente, hace no pocas fechas. Y ahora va y pide aumentar el personal “para combatir las crecientes desigualdades”. Desigualdades que igual se refieran a aumentar el número de técnicos en ‘euskera’, por ejemplo.

El ciudadano asiste perplejo a este tipo de actuaciones. El ciudadano es consciente de que los gastos no deben superar a los ingresos. Así se lo ha ido recordando constantemente el gobierno a lo largo de estos últimos años, así se ha tenido que hacer. Y eso es lo suyo, como en cualquier familia.

Mal ejemplo proporcionan, por tanto, las administraciones públicas; quizás, porque el dinero que gastan no viene de sus bolsillos, sino de los ciudadanos.

 

Otras noticias publicadas

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies