Últimas noticias
Lateral derecho Castillo de Javier
Lateral izquierda Castillo de Javier

EDITORIAL: De gatos y ratones

EDITORIAL: De gatos y ratones

Desde hace ya algún tiempo este país viene asistiendo a un juego que se pudiera denominar el del gato y el ratón, por el que dos interlocutores se lanzan ataques, amagan, avanzan, retroceden, con un único objetivo, ver quién se sale con la suya.

En el caso que nos ocupa, se encuentra unos gatos -por su tamaño- llamados Rajoy y su gobierno, y unos ratones, Puigdemont y demás independentistas catalanes. Ambos, intentan dominarse mutuamente a base de leyes, contra leyes, declaraciones y contra declaraciones.

La última jugada ha sido la de uno de los gatos, en este caso gata. La vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaria ha afirmado con rotundidad que Puigdemont sabe que no va a celebrar el referéndum en Cataluña -recuérdese que el nacionalismo catalán quiere hacer un referéndum para obtener la independencia de España-. Le recuerda también que tanto la instituciones catalanas como las europeas dan por sentado que los intentos separatistas no van a ningún lado.

El ratón Puigdemont y sus compañeros de viaje, los otros ratones, seguramente responderán ante tanta condescendencia y seguirán, por tanto, el juego y en esas se estará, hasta que ambos, o uno de los dos, decida abandonar el juego.

Sin embargo, este juego tiene espectadores, unos cuantos millones de españoles, que asisten cual convidados de piedra, al resultado final, resultado que se empieza ya a desear saber y que empieza a cansar y a provocar la protesta de más de uno, porque esfuerzos y recursos empiezan a ser demasiados, los últimos, 4.200 millones de euros. Así mientras que uno encima de jugar recibe ayuda suplementaria, el resto se aburre y encima no recibe recursos.

El gobierno de España debe ser consciente de que por contentar a uno, no pueden hacer enfadar a los demás. El principio de solidaridad que regula al Estado autonómico español, no debe romperse. El gobierno estaría entonces jugando sucio. El resto de las regiones que conforman a este país no se lo merecen. El juego debería terminar ya y el gobierno tiene en sus manos la solución. Basta con aplicar la Constitución.

Otras noticias publicadas

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies