Últimas noticias
Lateral derecho Castillo de Javier
Lateral izquierda Castillo de Javier

Equilibrio emocional y balance energético, base de la nueva pirámide alimentaria

Actividad física diaria, equilibrio emocional, balance energético o técnicas culinarias sanas como ejes de un estilo de vida saludable relacionados con la alimentación, son algunas de las recomendaciones de las nuevas Guías de Alimentación y pirámide nutricional de la Sociedad Española de Nutrición Comunitaria (SENC)

El equilibrio emocional, el balance energético o las técnicas culinarias son las bases de la nueva pirámide de la alimentación saludable avalada por la Sociedad Española de Nutrición Comunitaria (SENC).

Estas novedades junto con la hidratación saludable se incluyen en las renovadas «Guías alimentarias para la población española», realizadas por más de cien expertos en nutrición y salud pública, que se publican en un número especial de la revista «Nutrición Hospitalaria».

 En un acto ante los medios, el presidente de la Fundación Española de la Nutrición (FEN) y coautor del documento, Gregorio Varela, destacó la importancia de tener «herramientas sencillas basadas en evidencias científicas» con las que aconsejar a la población.

«Ante tanta disponibilidad alimentaria, parece que estamos muy incapacitados para elegir adecuadamente los alimentos que constituyen nuestra dieta», aseguró Varela, al tiempo que lamentó el alejamiento de la dieta mediterránea tradicional.

El presidente del comité científico de la SENC, Javier Aranceta, explicó que estas guías sirven para llevar las ideas «de la ciencia al plato», en las que no solo hay que pensar en los tipos de alimentos, sino también en «cómo comprar, cocinar, preparar y degustar» los mismos.

Así, la pirámide alimentaria plantea en su base mantener estilos de vida saludables, por lo que es necesaria la actividad física regular (una hora al día, equivalente a 10.000 pasos), un balance energético que implique más movimiento conforme más consumamos, técnicas culinarias saludables y una hidratación adecuada.

También incluye el tener buen equilibrio emocional, un elemento «muy significativo» para mejorar la alimentación, ya que según nuestras «sensaciones vitales» nos va a apetecer un tipo de comida u otra.

«Cuando estoy deprimido o enfadado no me apetece cocinar, por lo que tomo una cosita rápida o algo al microondas», explicó Aranceta.

El resto de la pirámide mantiene su estructura: consumo principal de arroz, cereales y patatas, además de las cinco raciones de fruta y verdura y aceite de oliva virgen extra, que se engloban en lo que conocemos como dieta mediterránea y debería constituir un 70% de nuestra alimentación.

La SENC ha querido hacer especial hincapié en el consumo de aceite de oliva virgen extra de extracción en frío, siendo un aceite del año siguiente a su recolección. De igual forma son también alimentos de consumo diario las carnes magras, aves, pescados, huevos, legumbres, frutos secos, destacando de forma especial las nueces. También semillas así como, leche y productos lácteos.

A estos le siguen el consumo variado de lácteos, pescados y carne blanca, mientras que la carne roja y los embutidos deberían ingerirse moderadamente.

Y de manera ocasional la bollería industrial, chucherías y untables como los patés, que suelen llevar muchas grasas saturadas.

La cumbre de la pirámide incluye una bandera con suplementos nutricionales, como hierro o ácido fólico para mujeres que quieran tener hijos. Dentro de los suplementos nutricionales, la SENC pone especial atención en la vitamina D, cuyos suplementos pueden ser muy necesarios para recién nacidos, niños o ancianos si no están tomando alimentos fortificados, o no toman el sol habitualmente.
El principal problema en el déficit de vitamina D es que se encuentra en muy pocos alimentos y en los que lo hace son potencialmente grasos. Por ello, para tener un buen aporte es necesario un mínimo de 20 minutos de solar en jóvenes y de 30 a 40 en adultos. Este es un punto importante debido a que la vitamina D incide en la salud ósea y en las enfermedades cognitivas o degenerativas.

En cuanto a la pirámide de la hidratación, siguen las recomendaciones de entre dos litros y dos y medio de agua, según cada persona, por lo que el doctor Aranceta aconseja un «ranking personal» relacionado con el color de la orina: si ésta es oscura, es necesario beber más.

Dentro de la pirámide de hidratación saludable, clave en el estado nutricional, se refieren a la inclusión de los zumos o bebidas con azúcares añadidos en la parte superior del gráfico, para las que se recomienda un consumo ocasional.

El profesor Aranceta ha explicado que como base de esta hidratación se encuentra el agua, en segundo lugar el consumo de té, café sin azúcar, agua con gas, gaseosas y refrescos sin azúcar. En tercer lugar se sitúan bebidas como el gazpacho, caldos, la leche o los zumos. Y en cuarto y último y como consumo ocasional las bebidas con azúcares o los zumos comerciales.
Aranceta también ha recordado que las bebidas alcohólicas no hidratan sino todo lo contrario y ha explicado como este consumo debe ser opcional, moderado y responsable en adultos. De hecho, las bebidas fermentadas como la cerveza y el alcohol están situadas fuera de la pirámide aconsejando que su consumo no supere las dos copas diarias en hombres y una en mujeres. EFE

Otras noticias publicadas

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies