Últimas noticias
Lateral derecho Castillo de Javier
Lateral izquierda Castillo de Javier

Se hunde un súperpetrolero en las costas gallegas

Se hunde un súperpetrolero en las costas gallegas
  • Por José V. Ciordia, historiador

Tal día como hoy, un 19 de noviembre del año 2002 se hundía definitivamente el buque petrolero Prestige en las costas de Galicia, ocasionando un vertido de crudo que provocó uno de los mayores desastres ecológicos de la historia de España.

El 13 de noviembre, el petrolero mono casco Prestige se accidentó en una tormenta mientras transitaba cargado con 77000 toneladas de fuelóleo frente a la Costa de la Muerte gallega. Tras varios días, el 19 de ese mes y a 250 km de la costa se hundía dicho buque – hoy en día la popa se encuentra a una profundidad de 3545 metros y la proa a 3824; se hallan separadas entre si, por una distancia de 3,5 km-.  El casco se partía en dos, hundiéndose la popa a media mañana y la proa a media tarde. En ese momento, cerca de 12000 toneladas se vertían al océano. Los días siguientes más de 54000 de las cerca de 77000 que contenía.

El vertido de la carga causó una de las catástrofes medioambientales más grandes de la historia de la navegación, tanto por la cantidad de contaminantes liberados como por la extensión del área afectada, una zona comprendida desde el norte de Portugal hasta las Landas francesas.

El derrame del Prestige ha sido considerado el tercer accidente más costoso de la historia. La limpieza del vertido y el sellado del buque tuvieron un coste de 12000 millones de dólares, el doble que, por ejemplo, la explosión del transbordador espacial Challenger.

La magnitud de la catástrofe y la discutida gestión de la misma por parte de las autoridades competentes hicieron que en toda Galicia se multiplicasen las reacciones de indignación ciudadana en los actos de protesta, fundamentalmente, contra el gobierno gallego y en España; toda las manifestaciones convocadas tenían como lemas comunes la crítica a la gestión y pedían las dimisiones y asunción de responsabilidades de las autoridades gallegas y nacionales. El 1 de diciembre en Santiago de Compostela, el que luego fuera presidente del gobierno, señor Zapatero, sería recibido con lanzamiento de huevos. Pero, quizás, la crítica más grave fue que la gestión que las autoridades hicieron del naufragio, desde el mismo momento del accidente, fue la que agravó sustancialmente la dimensión de la catástrofe, tanto por la carencia de medios ante una marea negra de este calibre, como por la desorganización, improvisación y descoordinación que hubo en todo el proceso.

Desde el desastre, los petroleros similares al Prestige han sido apartados de la costa francesa y española. La  entonces comisaria europea de transporte, la fallecida Loyola de Palacio, conseguiría, también, la prohibición para toda la Unión Europea del tránsito de los petroleros mono casco.

petrolero

Otras noticias publicadas

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies