Últimas noticias
Lateral derecho Castillo de Javier
Lateral izquierda Castillo de Javier

General Chinchilla y Calle Bosquecillo serán peatonales

General Chinchilla y Calle Bosquecillo serán peatonales

NAVARRAINFORMACION.ES

Habrá aparcamientos exclusivos para residentes en el I Ensanche y nuevos recorridos y paradas en las villavesas

En un mes se colocarán de forma experimental cámaras en los accesos al Casco Antiguo y en 2018 se actuará en Padre Moret o Navas de Tolosa.

Junio de 2017 es la fecha prevista por el Ayuntamiento de Pamplona para comenzar a implantar las primeras medidas en el Casco Antiguo y los ensanches de cara a conseguir un concepto de ciudad donde se priorice al peatón y la movilidad sostenible. Algunas de esas medidas, tras conocer las aportaciones del proceso participativo Lo Viejo se Mueve, serán el nuevo régimen de aparcamientos exclusivos para residentes en el I Ensanche (en la zona delimitada por Conde Oliveto, paseo de Sarasate, San Ignacio y Yanguas y Miranda); la peatonalización de las calles Bosquecillo y General Chinchilla, además de la implantación de nuevos recorridos y paradas en el transporte urbano comarcal. No obstante, el paso previo para la puesta en marcha de este proyecto está preparado ya para el próximo mes de diciembre con la colocación, de forma experimental, del sistema de cámaras que controlarán los accesos de vehículos al Casco Viejo grabando las matrículas.

act_amabilizacion_ensancheLos concejales delegados de Seguridad Ciudadana y Convivencia, Aritz Romeo, de Ciudad Habitable y Vivienda, Joxe Abaurrea, y de Ecología Urbana y Movilidad, Armando Cuenca, han detallado el plan de trabajo y las fases de implantación de este proyecto, así como algunas de las actuaciones concretas que se van a llevar a cabo. Según el calendario propuesto, que ha sido presentado e informado esta mañana en la Junta de Tráfico, el proceso culminaría en 2018 con la puesta en marcha de las obras necesarias para acometer algunas de las principales medidas icluidas en este proyecto: la conversión de la calle Navas de Tolosa, entre el Parlamento y la rotonda cercana al Hotel Tres Reyes, en un espacio de coexistencia libre de la circulación de vehículos privados, la peatonalización de la calle General Chinchilla o nuevos ramales de carril bici para conectar el parque de Trinitarios con San Lorenzo y Yanguas y Miranda o San Lorenzo con Hospitales y Barañáin, a través de la peatonalizada calle Bosquecillo.

Algunas de estas medidas se recogían ya en la propuesta presentada hace un año y otras son fruto de las aportaciones recibidas a través del proceso participativo de Lo Viejo se Mueve y de las reuniones con comerciantes y vecinos de los ensanches, aunque aún faltan por valorar algunas de esas aportaciones por parte de los servicios técnicos de las tres áreas implicadas en el proyecto, así como por los de la Mancomunidad de la Comarca de Pamplona.

Nuevo modelo de ciudad

Todas estas actuaciones pretenden ir transformando la ciudad hacia un modelo donde el protagonismo de la movilidad lo adquieran lo peatonal, lo ciclista y el transporte público, reduciendo el tránsito en vehículo privado a lo “razonablemente necesario”. Supone, por tanto y según señalaron los responsables de las tres concejalías implicadas, evolucionar hacia una ciudad “más amable, más sostenible, más accesible y, además, más participativa y democrática”. Aunque el diseño global e integral de esa movilidad se establecerá en el PMUS que coordina la Mancomunidad de la Comarca de Pamplona con los ayuntamientos, desde el Ayuntamiento de Pamplona se recordaba que “hay actuaciones que se pueden ir adelantando ya que cuentan con un alto grado de consenso técnico y político”.

Hace un año, en noviembre de 2015, se presentó en la Junta de Tráfico una propuesta para reorganizar el tráfico en el Casco Antiguo, el I Ensanche y en zonas del II Ensanche de Pamplona, con la intención de impulsar un nuevo modelo de ciudad. El proyecto que recogía la propuesta estaba avalado por informes técnicos elaborados por expertos de la Policía Municipal.

A partir de ahí la propuesta ha sido trabajada de forma transversal y durante más de 11 meses por tres áreas del Consistorio, consultada con la Mancomunidad y objeto de un proceso participativo cuyas conclusiones definitivas se harán públicas el próximo miércoles 23 de noviembre en Civivox Condestable. Además, para dar a conocer las actuaciones que se habían ideado, se organizaron reuniones participativas dirigidas a comerciantes y hosteleros de los barrios afectados, así como debates y análisis en organismos como el Observatorio de la Bicicleta o la Mesa del Casco Antiguo.

Los grandes objetivos de las iniciativas que se van a llevar a cabo son recuperar espacios libres de circulación, con la peatonalización de calles como Bosquecillo; transformar espacios complicados de circulación en espacios de coexistencia, como la calle Navas de Tolosa; acercar al I Ensanche y al Casco Antiguo más líneas de transporte público; y mejorar las condiciones de acceso del vehículo privado para evitar los tránsitos innecesarios. De ahí actuaciones que consisten en la reordenación del tráfico, el acercamiento de paradas de villavesa al Casco Antiguo, peatonalizaciones, ejes de carril bici o restricciones de aparcamiento con reserva de plazas para residentes.

Tres fases para un plan con horizonte final en 2018

La implantación de estas medidas se ha establecido en diferentes fases, con una duración que se estima en un año y medio. Una primera fase, todavía técnica, se pondrá en marcha este mismo mes con la presentación y evaluación de las propuestas de Lo viejo se Mueve y el remate del plan definitivo. Además, en diciembre se licitará y colocará de forma experimental el sistema de cámaras en el Casco Antiguo para controlar los accesos de vehículos autorizados. Habrá doce puntos de control en calle Mayor, Nueva, San Antón, paseo de Sarasate a Navas de Tolosa y desde San Ignacio, Espoz y Mina, Estafeta, frontón Labrit, San Agustín, Portal de Francia, Santo Domingo y lateral del departamento de Educación. El presupuesto es de 176.331,33 € y se cargará a la partida de “nuevas instalaciones” dentro del contrato de instalaciones semafóricas.

En una segunda fase, prevista para junio de 2017, se iniciarán las obras menores que son precisas para las modificaciones en los flujos de tráfico en Casco Antiguo y Ensanches, ámbitos de la actuación, para que se implanten de manera definitiva antes de San Fermín. Se pondrían en marcha entonces aspectos como el régimen de aparcamiento exclusivo para vecinos residentes en la zona del I Ensanche y el cuadrante de Conde Oliveto y Sarasate, la peatonalización de la calle Bosquecillo eliminando las plazas de aparcamiento o los nuevos recorridos y paradas de las líneas de transporte urbano comarcal.

Esas obras menores consisten en cambios en la señalización horizontal y vertical, nuevo pintado de las plazas de aparcamiento para modificar su color de azul a verde, tapar parquímetros, eliminar aparcamientos de motos y coches en las zonas afectadas, la colocación de mobiliario como cierre de calles que se van a peatonalizar para evitar la circulación o la eliminación de isletas. El presupuesto estimado de estas obras asciende a unos 500.000 euros. A finales de 2017 se realizará una evaluación de las medidas tomadas para acometer la tercera fase, en 2018, con las obras de urbanización necesarias para acometer el grueso de las actuaciones del plan previsto. Se incluyen asuntos como las zonas peatonalizadas de Bosquecillo y General Chinchilla, la zona de coexistencia en Navas de Tolosa, los carriles bici o las zonas de nuevas paradas de las villavesas. En esa evaluación también tomarán parte los vecinos a través de las herramientas y grupos ya instaurados en el proceso participativo Lo Viejo se Mueve. El presupuesto para realizar estas actuaciones dependerá de la valoración final de las mismas y se fijará de cara a los presupuestos del Ayuntamiento de Pamplona para el año 2018.

Reordenación del tráfico en Padre Moret y Navas de Tolosa

Uno de los espacios más significativos que se va a modificar es el tramo de la calle Navas de Tolosa entre el Parlamento de Navarra y la rotonda que distribuye el tráfico hacia Rochapea o Iturrama. La zona frente al Parlamento se convertirá en un espacio de coexistencia de gran permeabilidad, con protagonismo peatonal y de la bicicleta, que posibilite la continuidad desde el Casco Antiguo y paseo de Sarasate hasta la zona de Baluarte y la Ciudadela. En esa zona no habrá paradas de transporte urbano, aunque las villavesas podrán circular a una velocidad máxima de 30 kilómetros por hora o de forma eléctrica, cuando la técnica lo permita.

En ese entorno se reordenará también la calle Padre Moret, que se restringirá completamente al vehículo privado a partir de la calle José Alonso. Únicamente se permitirá la circulación de transporte público por toda la calle Padre Moret, en sentido desde Pío XII hacia Yanguas y Miranda, para seguir hacia la plaza de la Paz.

Peatonalizaciones y aparcamientos para residentes

Otras medidas que se van a implantar afectarán al aparcamiento en la zona del I y II Ensanche. El área delimitada por el paseo de Sarasate, San Ignacio y las avenidas de Yanguas y Miranda y Conde Oliveto, así como todo el I Ensanche, estarán reservadas para el aparcamiento de personas con tarjeta de residente de los sectores 1 y 2. Pasarán, por tanto, de zona azul a zona verde, exclusiva para residentes durante todo el día, todos los días del año.

Además, se peatonalizarán otras dos calles de zona, la calle Bosquecillo y la calle General Chinchilla, que se ganarán como espacios para peatones y bicicletas. Su tráfico actual se derivará por Navas de Tolosa en el caso de calle Bosquecillo y, en el caso de General Chinchilla, se restringirá al tráfico al igual que las calles adyacentes de Padre Moret o el tramo de Navas de Tolosa frente al Parlamento. Nuevos ejes de carril bici y paradas de transporte urbano

En cuanto al carril bici, las medidas que se van a llevar a cabo crearán mejores ejes de comunicación. El carril bici previsto desde el parque de Trinitarios y el paseo de Kosterapea hasta San Lorenzo se unirá con el paseo de Sarasate a través del borde este del Casco Antiguo para continuar por el tramo permeable frente al Parlamento hasta la plaza de la Paz. Precisamente de ese tramo permeable del inicio de Navas de Tolosa, junto a la rotonda que distribuye el tráfico hacia Rochapea o hacia el Primer Ensanche, San Juan e Iturrama, partirá un nuevo vial de carril bici que conectará con el final de la calle Bosquecillo peatonalizada y con el eje ciclable que desde San Lorenzo se dirige a Hospitales o Barañáin.

La peatonalización de la calle General Chinchilla en el tramo donde está ubicada la sede de la Cámara de Comercio generará una nueva ruta ciclable que, siguiendo por la trasera de Baluarte, conectará con la Ciudadela.

Respecto al transporte urbano comarcal, se acercarán hasta Navas de Tolosa desde la avenida del Ejército las líneas 4 y 9. El resto de líneas se acercarán hasta la calle Padre Moret. La idea es analizar permanentemente la posibilidad de seguir acercando líneas hacia Navas de Tolosa, siempre y cuando esa medida no distorsione la calidad del espacio peatonal y ciclista creado en la zona frente al Parlamento de Navarra.

Otras noticias publicadas

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies