Últimas noticias
Lateral derecho Castillo de Javier
Lateral izquierda Castillo de Javier

Gibraltar no quiere ser español

Gibraltar no quiere ser español

Tal día como hoy, un 10 de septiembre de 1967, los gibraltareños votaban, en referéndum,  por permanecer en el Reino Unido y no pertenecer a España. El resultado fue de un 99, 64 % a favor.

Gibraltar es un territorio, hoy británico,  situado en una pequeña península situada en el extremo sur de la península ibérica. Alberga una población de 29.752 habitantes en una superficie de menos de 7 km², con una economía basada en el sector servicios, principalmente, como centro financiero, turístico y puerto franco. Aprovechando su privilegiada posición estratégica, cuenta con una base aeronaval de las Fuerzas Armadas Británicas.

Antigua posesión española, forma parte del Reino Unido desde 1713 como consecuencia de la aplicación del Tratado de Utrech, por el que se ponía fin a la Guerra de Sucesión Española. Según el articulo X de dicho tratado, «la ciudad y castillos de Gibraltar, juntamente con su puerto, defensas y fortalezas» serían una propiedad a perpetuidad de la Corona Británica en territorio de jurisdicción española, debiendo retornar a España si el Reino Unido renunciase o enajenase de alguna manera dicha propiedad.

El topónimo deriva del árabe Yabal Tariq, antropónimo del general que dirigió el desembarco en este lugar de las fuerzas omeyas de Walid I en el  711. Actualmente, los pobladores, de habla española e inglesa, denominan a la península Gibraltar, aunque los últimos la conocen, coloquialmente, como Gib o the Rock (‘la roca’).

A principios del siglo XX, las autoridades británicas levantaron una barrera fronteriza, luego popularizada en España como “la verja”.  Durante la Segunda Guerra Mundial también se construyó un aeropuerto. La llegada de la guerra mundial significó un aumento aún mayor de la importancia estratégica de Gibraltar como escala y punto de aprovisionamiento, mientras que la totalidad de la población civil era evacuada.

Tras el fin de la guerra, la actitud de las autoridades franquistas se fue endureciendo. A principios de la década de 1960, el gobierno español planteó la situación de Gibraltar ante las Naciones Unidas,  siendo adoptadas por la su Asamblea, las resoluciones 2231, de 1966, y 2353, de 1967, por las que se instaba al inicio de conversaciones entre España y el Reino Unido para poner fin a la situación «colonial» de Gibraltar, salvaguardando los intereses del pueblo gibraltareño.  En respuesta a estas resoluciones, las autoridades de Gibraltar apelaron al derecho de autodeterminación y organizaron el ya citado referéndum.  En 1969, la constitución otorgada por el gobierno británico estableció el cambio en el estatus de la colonia, transformada en un territorio británico de Ultramar. El nuevo marco estableció también la transferencia de los asuntos internos al ejecutivo local, elegido por los propios gibraltareños, mientras que se reservaban exclusivamente al representante del gobierno de la Corona los asuntos exteriores y de defensa.

Otras noticias publicadas

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies