Últimas noticias
Lateral derecho Castillo de Javier
Lateral izquierda Castillo de Javier

APUNTES.- Una realidad que afecta a todos: el cuidado de los mayores (I)

La Obra Social ‘la Caixa’ ha impulsado un proyecto de investigación muy ambicioso sobre un tema, no ya importante, sino que me atrevo a calificar de vital, dado el peso que el cuidado de las personas mayores tiene en la sociedad actual.

El título que se ha dado a la Carta con que se presentan los resultados del estudio, Primero, las personas: Cuidar como nos gustaría ser cuidados indica ya el tono con que se aborda el problema y cabe felicitar a la Caixa, tanto por la iniciativa como por las prioridades que se establecen en el proyecto.

El proyecto abre caminos para mejorar la situación de las personas con dependencia y la de sus cuidadores, y aporta iniciativas que se pueden tener también en cuenta por las instituciones geriátricas.

Totalmente de acuerdo con el título, primero las personas, tanto la que necesita ser cuidada porque tiene dificultad para realizar por sí misma alguna de las actividades vitales, como la propia persona del cuidador, a veces poco tenida en cuenta en los estudios que conozco. Primero las personas, por tanto, que son una riqueza aun cuando estén necesitadas de atenciones y de servicios.

Y muy de acuerdo también con la filosofía que subyace en el Informe, cuidar, como nos gustaría que nos cuidasen. Vaya, ante todo, el agradecimiento por lo que significa todo ello. Voy a sintetizar algunos puntos de la Carta a que aludo.

¿Qué significa ‘cuidar y ser cuidado’? De acuerdo con el Proyecto supone «ponerse en el lugar de la otra persona cuidada o cuidadora», ambas con algún grado de fragilidad.

Y añade, ‘tanto la dependencia como el cuidado se producen en el marco de una experiencia compartida de interdependencia, en la que tanto las personas que necesitan ayuda como las que cuidan ven afectada su vida cotidiana, el ejercicio de su autonomía y su independencia’.

Relaciones de interdependencia, por tanto, en las que deben estar presente varios principios básicos que recoge la Carta:

El primero es la dignidad, la dignidad de la persona humana, que es la base del trato, amable y cariñoso, entre todas las personas implicadas en los cuidados. Olvidar este principio y tratar a las personas con descuido añade dolor a una situación ya de por sí dura.

Un principio más es la autonomía, cuya aplicación resulta imprescindible para respetar la responsabilidad de la persona cuidada sobre aquellas tareas que puede realizar por sí misma, junto al derecho a recibir los apoyos personalizados que necesite en cada momento de su vida.

Un tercer principio es la corresponsabilidad en los cuidados, no sólo que sean compartidos entre hombres y mujeres, sino también ‘la responsabilidad colectiva e individual, desde una colaboración solidaria que integre los esfuerzos realizados por las administraciones públicas, la iniciativa social con y sin ánimo de lucro, los movimientos de participación comunitaria y el mundo asociativo’.

Por último, transversalidad, imprescindible para dar respuesta a las necesidades que genera la dependencia. Dadas las múltiples dimensiones del problema es preciso que se impliquen e intervengan distintos sectores sociales y áreas de conocimiento: salud, servicios sociales, empleo, diseño urbano, vivienda y educación. Este trabajo transversal suele producir iniciativas interdisciplinarias enriquecedoras.

Se ve, asimismo, la necesidad de orientar a la población para que tome conciencia de la magnitud del proceso de envejecimiento, pero también de la posibilidad y de la conveniencia de adoptar pautas de comportamiento que permitan enfrentarse a una eventual dependencia mediante la planificación de un futuro responsable. Es decir, ir tomando decisiones sobre el propio proyecto de vida mientras se está a tiempo.

El Informe es mucho más amplio y ofrece una visión optimista, aunque no fácil, del futuro. Me propongo seguir desgranando algunas de sus aportaciones más interesantes en sucesivos Apuntes.

Elvira Martínez Chacón, Profesora Emérita de la Universidad de Navarra, área de Economía

Artículo anterior APUNTES: Seamos responsables, por favor

Otras noticias publicadas

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies