Últimas noticias
Lateral derecho Castillo de Javier
Lateral izquierda Castillo de Javier

APUNTES: Seamos responsables, por favor

Hace años me contaron un suceso que, si no es cierto, bien merecía serlo. Al parecer, una señora había demandado a la empresa fabricante de su microondas porque había metido su gato dentro del aparato y el pobre animal se había muerto. En las instrucciones no figuraba que no se podía secar gatos por ese sistema y ella reclamaba la compensación correspondiente.

Valga la anécdota para introducir el tema, porque tengo la impresión de que en los países occidentales y, de forma destacada en España, no aceptamos lo imprevisto, lo que no se ajusta a lo que creemos tener derecho, rechazamos que algo nos salga mal; y tendemos a culpar a alguien de nuestra frustración porque no estamos dispuestos a admitir que nos hemos equivocado, o que nos hemos saltado un límite de velocidad y eso ha provocado el accidente o que la tormenta que ha destrozado nuestro jardín no ha sido un invento del ministro de turno para fastidiarnos sino la actuación de las fuerzas de la naturaleza; todos podríamos poner ejemplos.

Tendemos, en general, a reivindicar derechos que no siempre lo son, tendemos a la exigencia, a la queja y mucho menos, en cambio, a asumir que hay cosas que salen mal sin que sea culpa de ninguna autoridad pública o aceptar que lo que ha salido mal se debe a nuestro comportamiento poco razonado previamente. Se rechaza al no nacido que tiene alguna limitación, porque se cree que va a dar mucho trabajo y no se piensa algo que es patente en las familias que han asumido que el niño debe nacer y nace: que sí, que da trabajo, pero también da muchas alegrías y esas compensan siempre.

Cuesta asumirlo y se pide a alguien, al Estado o al ministro o a cualquier autoridad, que asuman la responsabilidad y que eso comporte una compensación, a ser posible financiera. Porque las cosas han salido mal y hay que descargar la frustración en alguien.

Hablo en general, sé que hay muchas personas responsables, que saben que ser libre tiene la contrapartida de asumir las consecuencias de los propios actos, que no se esconden buscando culpables cada vez que hay una desgracia, aunque haya sido de carácter natural. No queremos convencernos de que no todo puede estar previsto siempre. Y parece que el verano agudice las quejas, las exigencias, los victimismos.

No quiero decir con esto que no haya que pedir responsabilidades a los políticos cuando las cosas se hayan hecho mal y reclamar la indemnización que corresponda, no podría ser de otro modo; lo que señalo es un problema que se ha venido gestando en las sociedades avanzadas, que se acostumbran a tener todos los riesgos cubiertos y no admiten que hay riesgos que no tienen cobertura; cuando se encuentran en ese caso se frustran, lo que crea un clima de tensión que no favorece la convivencia.

Quizá sea un buen momento, éste en el que vemos a los políticos reprocharse mutuamente que las urnas no les hayan dado los resultados que hubieran querido, para darnos cuenta de que nos hemos vuelto, todos, exigentes para todos los demás y reivindicativos para lo personal. Y que descubrir la verdad nos haga actuar en consecuencia.

Esto vale para todos, desde luego, y también para los políticos, que no están aceptando en la práctica los resultados de las urnas; y sería bueno que se convencieran de la necesidad de ceder, de que las cesiones no pueden venir de una sola parte sino que todos han de renunciar a algo; y ponerse a trabajar, aunque sea en agosto. Porque hay que aprobar los presupuestos, hay que atender a nuestras obligaciones como miembros de la Unión Europea, hay que resolver los problemas que tiene planteados el estado de bienestar, hay que gestionar los asuntos públicos. Y todo eso corre bastante prisa. No es cuestión de pensar en lo bonito que sería que las cosas hubieran sido diferentes; los españoles han votado y los resultados están ahí: o se asumen o la situación se nos va a ir de las manos.

Elvira Martínez Chacón, Profesora Emérita de la Universidad de Navarra, área de Economía

Artículo anterior APUNTES: Oportunidades para Europa

Otras noticias publicadas

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies