Últimas noticias
Lateral derecho Castillo de Javier
Lateral izquierda Castillo de Javier

Clara Janés: «Hoy se prescinde de la belleza y eso es peligroso»

La poeta, traductora y ensayista Clara Janés jamás pensó que entraría en la Academia de la Lengua, pero «la vida es un enigma» y el próximo domingo leerá su discurso de ingreso en la RAE con el título «Una estrella de puntas infinitas. En torno a Salomón y el Cantar de los cantares».

Un discurso sobre el enigma de la creación, la alquimia o presencia de Salomón en la mística en Oriente y Occidente, con el que Clara Janés (Barcelona, 1940) quiere que se perciba «una pequeña belleza», porque una de las cosas que más le importa es «la belleza» y «hoy se está prescindiendo de ella», dice.

«Sí se prescinde de la belleza en todo -explica a Efe Janés-, como en la moda, las modelos salen fotografiadas con unas caras que parecen estar en un campo de concentración y están trasmitiendo ese mensaje: todos estamos en un campo de concentración, todos estamos en la fealdad. No tenemos salida y la gente inocente lo coge, algo que me parece muy peligroso», sostiene.

La autora, hija de José Janés, fundador de la editorial Janés, que luego se asociaría con Plaza, y que creció rodeada de «25.000 libros», considera que «vivimos en un mundo dominado por las cuestiones económicas y de una manera en la que el hombre no puede defenderse. «En la Edad Media todo el mundo aprendía a manejar la espada y aunque fueras un don nadie podías defenderte, hoy día no».

«Quién se va a defender ante unos elementos de poder tan grandes -recalca Janés-, no se puede y el mensaje que se trasmite es para someter y decir lo miserable que somos, pero intentas refugiarte y pensar que existe otra posibilidad», añade.

Clara Janés, que ocupará el sillón «U», la vacante dejada por Eduardo García de Enterría, se ha convertido en la séptima mujer que forma parte actualmente de la Real Academia Española, y en la décima a lo largo de los tres siglos de historia de esta institución.

Y será la primera vez que a una mujer le de la replica de su discurso de ingreso otra mujer. En este caso será la escritora y académica Soledad Puértolas, quien le dé la réplica a Janés el próximo domingo.

«Creo que el tema de las mujeres en la Academia se está intentado mover y así lo vemos porque hay ya mujeres interesantísimas y otras que vendrán», explica esta escritora que se levanta al alba, y a la que Jorge Guillén le dijo que cantaba «como los pájaros al amanecer».

«Pero ahora mi ingreso en la Academia me da otra responsabilidad distinta a la creación», añade, y una tarea que todavía no sabe cuál será hasta que entre, «pero aportaré lo que me pidan», reconoce.

«Supongo que discutiré y propondré algunas palabras -dice- sobre las que ya estoy pensando como «giraspes», que sale mucho en la poesía antigua y de la que se sabe poco o también de alguna palabra que se emplea en ciencia de diferente manera, como ‘discreto’, que no tiene nada que ver con la manera de como se utiliza en ciencia, y ese tipo de diferencias hay que ponerlas», subraya.

En su discurso, dedicado al que fuera su profesor José Manuel Blecua, figura fundamental en su formación, y a la memoria de Martín de Riquer, Janés también hablará de la importancia de la traducción, un tema fundamental en su obra.

Premio Nacional de Traducción, Janés ha traducido al autor checo Vladimir Holan y dirige la colección de poesía «Oriente y el Mediterráneo», donde ha publicado y traducido a poetas turcos y persas.

«Hay que ir a la mente del que escribe para poder traducirlo bien y eso es una batalla enorme», precisa la autora de «La voz de Ofelia».

Madrugadora, andarina, apasionada de la música, la física y la pintura (dibujaba desde la infancia), esta mujer grande, de pelo blanco y ojos azules conoció la mística desde niña, porque vivía al lado del monasterio de Pedralves, donde se refugiaba y a cuyas monjas veía desde su azotea el único día que estas podían mirar al mundo.

Entonces ella no lo sabía, pero hoy sí sabe que esa «comunión cósmica» fue fundamental para su creación poética, dice la poetisa como prefiere que se le llame, no poeta.

«Dámaso Alonso quería que se dijera poetisa y yo lo prefiero», dice la autora, para quien la poesía «ayuda a profundizar en muchas cosas; es un consuelo»», concluye. EFE

Otras noticias publicadas

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies