Últimas noticias
Lateral derecho Castillo de Javier
Lateral izquierda Castillo de Javier

La Feria del Libro, ese espejismo

La Feria del Libro de Madrid va bien, muy bien, en lo que a público y ventas se refiere pero esta realidad es un espejismo de otra, la que vive el sector casi todo el resto del año porque los últimos meses han sido malos, muy malos, salvo contadas excepciones.

Eso es lo que le transmiten los expositores que viven estos 17 días que dura la Feria del Libro de Madrid a su director, Teodoro Sacristán, que se despide este año del cargo porque se jubila.

El primer semestre ha sido malo para los que venden libros, pero especialmente, el último trimestre “ha sido horroroso”, explica Sacristán a Efe, aunque asegura que los libreros y editores están contentos con la marcha de la feria, una “isla” en el panorama general.

Y es que hay mucho “lector de feria”, indica el director de esta cita literaria en el ecuador de su 75 edición, público que compra en El Retiro porque se siente más cómodo pero que luego raramente entra en una librería el resto del año.

Una de las consecuencias que trajo la crisis fue que los libros se venden durante los “picos”: de Nochebuena a Reyes, y luego hasta San Jordi y la Feria de Madrid, en la que el público ya se abastece de lecturas para el verano.

Mayo es tradicionalmente malo porque la gente espera a la feria, pero este año ha sido “francamente malo”, sostiene. Por eso, la feria es la única forma que tiene el sector de “llegar” a septiembre.

Doce años ha estado Teodoro Sacristán al frente de la Feria del Libro de Madrid, donde ha visto la transformación del sector y cómo el mundo digital se abre paso en la literatura.

Pero, dice, el libro de papel pervivirá como lo demuestran las colas de jóvenes, nacidos ya en un mundo con internet, que esperan durante horas en la feria a que sus autores favoritos les firmen un ejemplar.

Efectivamente, en los fines de semana las fila interminables están compuestas por jóvenes lectores y las estrellas son escritores de literatura juvenil.

Aunque hoy estos autores compartían protagonismo con Esperanza Aguirre, expresidenta de la Comunidad de Madrid, que ha firmado ejemplares de su libro “Yo no me callo” y ha posado para fotos con sus seguidores.

Junto a los escritores más conocidos se encuentran en la feria iniciativas como el libro de poesía “(Tras)lúcidas. Poesía escrita por mujeres (1980-2016)” de Bartleby Editores, una antología que reúne la palabra poética de 29 mujeres nacidas a partir de los años 70 en España.

Se trata de poemas inéditos, en una edición de Marta López Vilar, que define este proyecto como un primer paso para acercarse a la poesía contemporánea femenina.

Una antología de poesía, que no de género, publicada ante la necesidad de que la buena poesía sea rescatada de “su presencia traslúcida” para realizar un ejercicio de memoria literaria sobre el porqué del silencio sobre la literatura femenina.

Pero hay también en la feria otra poesía, la de la calle, que ofrece a la sombra de una sombrilla un joven poeta.

“Tú me das el tema, yo te escribo el poema”, reza el cartel en el que Alejandro Pamés ofrece sus servicios, para lo que utiliza una tradicional máquina de escribir.

Es el cuarto año que Pamés acude a la feria a escribir estos poemas rápidos por encargo, que en esta ocasión cobra “a partir de diez euros”, explica a Efe este joven, que dice que la gente le pide tantos temas diferentes que le da “rabia” nombrar uno o dos.

Sacar la poesía de los escritorios y llevarla a la calle es su intención, dice este poeta.

La feria conmemora hoy también el centenario del nacimiento del Premio Nobel Camilo José Cela con la presentación del I Curso Internacional “Journey to the Alcarria”, organizado por la Universidad de Alcalá de Henares y la Diputación de Guadalajara y en el que participarán diez estudiantes de siete nacionalidades.

Un curso en el que los estudiantes realizarán el mismo itinerario que siguió Cela hace setenta años.

También ha contado con la participación de estudiantes el libro “2000 románticos”, resultado del I Certamen Juvenil de Relatos de Terror 2016, un proyecto de Hijos de Mary Shelley, Fundación Telefónica y la editorial Loqueleo, coordinado por Fernando Marías y Santiago García-Clairac y en el que se reúnen los relatos de 20 alumnos finalistas de 3º y 4º de ESO de la Comunidad de Madrid.

Otras noticias publicadas

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies