Últimas noticias
Lateral derecho Castillo de Javier
Lateral izquierda Castillo de Javier

Crítica literaria: «Los Pazos de Ulloa»

Crítica literaria: «Los Pazos de Ulloa»
  • Por José Andrés, profesor y doctor en geografía

Título: Los Pazos de Ulloa

Autor: Emilia Pardo Bazán

ISBN: 9788437615370

Editorial: Cátedra

 

Tengo que reconocer que me apetecía leer un libro en el que se marcaban claramente los usos y normas del naturalismo o realismo literario de la España de finales del siglo XIX.

Una de sus obras cumbre es la titulada “Los Pazos de Ulloa” de la escritora Emilia Pardo Bazán.

En ella, se narra, en tercera persona, en forma de narrador omnisciente, el impacto que produce la llegada de Julián, un joven sacerdote, a los Pazos de Ulloa, donde Pedro Moscoso, marqués de Ulloa,  vive una vida semisalvaje en compañía de sus supuestos servidores. El principal, Primitivo, especie de mayordomo a quien, en la sombra, todos obedecen; su hija, la bella Sabel, vive amancebada con el marqués, y de tal relación ha nacido un niño, Perucho.

Julián pretende cambiar este estado de cosas y, para ello, consigue que el marqués lo acompañe a Santiago en busca de esposa legítima. La hallará entre sus primas, la menor de ellas, Nucha, mujer dulce, de buenos sentimientos, poco agraciada físicamente y de carácter enfermizo. Cuando Nucha da a luz a una niña, caera en desgracia ante el marqués, quien, deseaba una varón. Nucha, enferma tras el difícil parto, acabará por descubrir la relación de su esposo con Sabel, y que el marqués es el padre de Perucho.

La situación se va haciendo poco a poco insostenible, sobre todo después de que el marqués pierda, por causa de una traición de Primitivo, las elecciones en las que era candidato por el sector conservador de la comarca. Nucha, temiendo por su hija, que estorba los planes de Primitivo, decide huir ayudada por Julián, pero el marqués, alertado por el malhadado mayordomo, lo impide: acusa a su mujer de adulterio y echa de su casa al capellán. Este desenlace coincide con la muerte de Primitivo, asesinado por su traición en las elecciones. El epílogo cuenta la vuelta a Los Pazos de Julián, diez años después. Al visitar la tumba de Nucha, muerta seis meses después de marcharse él, se encuentra con los dos niños: es Perucho quien ahora viste elegantemente y la hija de Nucha, con el atuendo de una campesina pobre.

Me ha asombrado y gustado que la novela recoge la realidad en todos sus aspectos, incluso los más nimios o los más sórdidos: lo desagradable –la forma como se emborracha a Perucho-, lo tierno –la descripción de la niña de Nucha- lo humorístico-algunos rasgos caracterizadores del ama de cría-. Todo está recogido en las páginas de la novela, a la vez que exhaustivas descripciones de objetos y costumbres. Se pone al descubierto una sociedad cerrada, que vive según pautas ‘naturales’, a través de un testigo, Julián, ajeno a la misma, ingenuo y sin ideas preconcebidas.

En la novela son frecuentes las anticipaciones, es decir los pasajes en los que se adelanta lo que va a suceder. No obstante, cabe destacar la intromisión del autor en ocasiones para enjuiciar los hechos que se narran –en lo referente a la actividad política, por ejemplo-, o presentarlos a través de algún personaje, como ocurre con Julián, cuyas valoraciones adoptan la forma del monologo interior.

Para mi gusto, la novela es soberbia en sus descripciones, en el uso de vocabulario, que hace que el lector tenga que recurrir, en numerosas ocasiones a utilizar el diccionario, para descubrir un mundo lleno de palabras cuyo significado en los tiempos en los que uno vive se haya perdido. Es enriquecedor este aspecto, no obstante.

Recomiendo su lectura gratamente. Pasajes como la llegada de D. Julián al Pazo al comenzar la novela o la descripción del cementerio y su tumbas, al final de la novela, son memorables, recomendando su lectura sosegada y tranquila.

Web literaria

Otras noticias publicadas

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies