Últimas noticias
Lateral derecho Castillo de Javier
Lateral izquierda Castillo de Javier

Obama admite “barreras” en las negociaciones entre EEUU y UE para lograr el TTIP

Obama admite “barreras” en las negociaciones entre EEUU y UE para lograr el TTIP

“Si conseguimos hacerlo, (el TTIP) creará millones de empleos y de dólares y generará beneficios a ambos lados del Atlántico, pero lograr acuerdos comerciales es difícil”, ha explicado el mandatario norteamericano

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, admitió este sábado en Londres que en las negociaciones que mantienen su país y la Unión Europea (UE) para lograr un acuerdo comercial continúan existiendo “barreras” debido a los “intereses” de cada país.

Obama se refirió al tratado transatlántico de libre comercio e inversiones, conocido como TTIP, que la UE ambiciona cerrar con su Gobierno, durante un evento de preguntas y respuestas celebrado con una audiencia formada por jóvenes en la capital británica.

“Si conseguimos hacerlo, (el TTIP) creará millones de empleos y de dólares y generará beneficios a ambos lados del Atlántico, pero lograr acuerdos comerciales es difícil, porque cada país tiene sus propios intereses y facciones”, explicó el mandatario norteamericano.

Obama no aludió expresamente al debate británico sobre las consecuencias que tendría el “brexit” -la hipotética salida del Reino Unido de la UE- de cara al próximo referendo del 23 de junio sobre el futuro de este país en el bloque comunitario.

En este sentido, el político, que ha respaldado abiertamente la continuidad británica dentro de los Veintiocho, afirmó que para alcanzar acuerdos comerciales “cada país tiene que ceder algo y el proceso lleva mucho tiempo”.

“Lo cierto es que EEUU y Europa ya llevan a cabo enormes cantidades de negocios, pero continúa aún habiendo barreras (para firmar el TTIP)”, dijo.

Obama, en la recta final de su mandato, observó que “la gente se siente ahora particularmente recelosa cuando se trata de acuerdos comerciales” y admitió, en este sentido, que “parte de las críticas a esos acuerdos comerciales en el pasado son legítimas”.

“A veces (los tratados comerciales) han servido a los intereses de grandes corporaciones y no necesariamente a los trabajadores de los países que participan”, reconoció.

El presidente estadounidense, que llegó a Londres el pasado jueves con su esposa, Michelle, también abordó este asunto en la rueda de prensa conjunta que dio ayer con el primer ministro británico, David Cameron. Entonces, Obama señaló que actualmente tanto EEUU como la UE “trabajan duro para que salga adelante” el citado tratado transatlántico de libre comercio e inversiones, ya que “agregaría billones” a las dos economías.

“La idea es que en estos acuerdos haya estándares y valores que ayuden a elevar los derechos de los trabajadores y los estándares medioambientales y que ayuden a luchar contra causas como el tráfico de personas, o la explotación laboral infantil”, opinó hoy Obama, que resaltó que “debe haber valores en cómo comercian los países”.

En cuanto a la Unión Europea, el presidente de EEUU admitió que uno de los “principales puntos” en las negociaciones entre su Gobierno y el bloque comunitario es “intentar romper algunas de las diferencias de regulación que hace que hacer negocios sea difícil”.

En la mencionada rueda de prensa de ayer con Cameron, Obama también advirtió a Londres de que el Reino Unido se quedaría “el último de la cola” a la hora de fraguar acuerdos comerciales con su país si abandona la Unión Europea (UE). Obama alertó de que este país se arriesga a quedarse rezagado para alcanzar pactos comerciales con EEUU si se desvincula del club comunitario, al dar Washington prioridad a negociar con la UE.

¿Qué es el TTIP?

El Acuerdo Transatlántico para el Comercio y la Inversión (conocido por el acrónimo en inglés TTIP), es un tratado que se está negociando en la actualidad entre los Estados Unidos y la Unión Europea para “aumentar el comercio y la inversión entre la UE y los EE.UU, haciendo realidad el potencial sin explotar de un auténtico mercado transatlántico que genere nuevas oportunidades económicas de creación de empleo y crecimiento mediante un mejor acceso al mercado y una mayor compatibilidad reglamentaria y marcando una pauta en materia de normas mundiales”.

Su origen remoto se encuentra en la Declaración Transatlántica, firmada en noviembre de 1990 por el presidente George Bush, por un lado, y el primer ministro italiano, Giulio Andreotti, que encabezaba ese semestre el Consejo Europeo, y el presidente de la Comisión Europea, Jacques Delors. El siguiente hito relevante se encuentra en la Declaración común de la Unión Europea y EEUU (1998) sobre el acuerdo económico transatlántico.

En 2007 Barroso y Merkel -por el lado europeo- y Bush por el estadounidense crean el Consejo Económico Transatlántico para la armonización legislativa. En 2011 se crea un Grupo de Trabajo de Alto Nivel encargado de estudiar la reducción de los obstáculos para el comercio entre ambas partes. El 13 de febrero de 2013, los Presidentes de los EEUU, el Consejo europeo y la Comisión europea, Obama, van Rompuy y Barroso anuncian que se inician las negociaciones para alcanzar el acuerdo.

Los cinco riesgos mayores para la ciudadanía europea serían los siguientes: Pérdida de derechos laborales, ya que EEUU sólo ha suscrito 2 de los 8 Convenios fundamentales de la OIT; Limitación de los derechos de representación colectiva de los trabajadores; Olvido del principio de precaución en materia de estándares técnicos y de normalización industrial; Privatización de servicios públicos, por el establecimiento de una lista reducida de aquellos que no se pueden privatizar y el riesgo de rebaja salarial, teniendo en cuenta el efecto que pudiera tener el NAFTA -y los sueldos más bajos de México- y el eventual acuerdo transasiático.

Las cinco amenazas mayores serían las siguientes: Mayor dependencia del petróleo si se consuma la restricción a la utilización de los carburantes menos contaminantes; No etiquetaje de productos modificados transgénicamente; Eliminación de reglas sobre los mercados financieros, más estrictas en la actualidad en EE.UU; Eliminación de las evaluaciones independientes de los medicamentos no producidos en los EEUU y eliminación de las reglas de preferencia nacional en los contratos públicos. EFE/Navarra Información

Otras noticias publicadas

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies