Últimas noticias
Lateral derecho Castillo de Javier
Lateral izquierda Castillo de Javier

Amarga victoria de la socialdemocracia eslovaca en unas elecciones marcadas por la crisis de los refugiados

Amarga victoria de la socialdemocracia eslovaca en unas elecciones marcadas por la crisis de los refugiados

El Partido Socialdemócrata (SMER) del actual primer ministro, Robert Fico, ganó las elecciones legislativas del sábado en Eslovaquia, si bien los partidos de centro derecha salen fortalecidos de unos comicios cuyos fragmentados resultados auguran difíciles negociaciones para formar Gobierno.

Con casi el 100% del voto escrutado, Fico encabeza el recuento con el 28,6% a su favor, muy por debajo del 44,4 que obtuvo en 2012 y que le permitió gobernar con mayoría absoluta. Ahora, para mantenerse en el Gobierno, SMER tendrá que formar una coalición de más de dos partidos.

Uno de ellos podría ser el nacionalista SNS, con el que Fico gobernó entre 2006 y 2010 y que ahora regresaría al Parlamento tras quedar fuera en los anteriores comicios.

La crisis de los refugiados, el gran tema electoral

La gran sorpresa de estas elecciones ha sido la entrada en el Consejo Nacional del ultranacionalista Partido Popular Nuestra Eslovaquia (LSNS), liderado por Marian Kotleba, gobernador de la región de Banska Bystrica. Este partido, que tiene su origen en una formación neonazi que fue ilegalizada, ha logrado con sus consignas racistas y ultranacionalistas el apoyo del 8,2 por ciento de los votantes.

El propio Fico ha centrado su campaña en crisis de los refugiados y en lo que asegura es la necesidad de proteger al país de una eventual llegada masiva de emigrantes musulmanes, dentro de la tendencia que se impone en el cordón balcánico.

“Nos llegan (a Europa) miles de terroristas y luchadores del Estado Islámico. No quiero resolver el problema de los musulmanes en Rusovce (población eslovaca fronteriza con Hungría y Austria), sino que hay que pararlos en la frontera exterior de Europa”, afirmó Fico el último día de campaña.

La corrupción, el tema pendiente

Esos brotes de islamofobia electoral se han producido a pesar de que Eslovaquia no se ha visto afectada hasta ahora por la llegada masiva de refugiados y de que la comunidad musulmana de Eslovaquia no llega a 5.000 personas.

El Gobierno de Fico ha rechazado las cuotas obligatorias de distribución de solicitantes de asilo y ha acusado a la Unión Europea de fracasar en la política de contención de la ola migratoria.

La socialdemocracia de Fico creyó llegar a la cita electoral con la tranquilidad de tener hechos sus deberes en el área económica, en un país que creció el 4,2 % el último trimestre de 2015, redujo su índice de paro del 14,6 al 10,6 % y registró un déficit fiscal del 2,6 % del PIB.

Pero Fico no contaba en que le fueran a pasar una factura tan alta las críticas sobre corrupción y clientelismo que afectan al país, sobre todo en la esfera de Sanidad y Energía.

Otras noticias publicadas

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies