Últimas noticias
Lateral derecho Castillo de Javier
Lateral izquierda Castillo de Javier

Malzieu escribe un diario catártico de la enfermedad que le hizo vampiro

El escritor, cineasta y rockero francés Mathias Malzieu ofrece en “Diario de un vampiro en pijama” una experiencia catártica sobre la enfermedad rara de la sangre que le tuvo al borde de la muerte y le convirtió en un vampiro.

El libro, publicado por Literatura Random House, recoge en formato de diario la experiencia que ha vivido Malzieu después de que le diagnosticaran una enfermedad sanguínea que lo colocó a las puertas de la muerte, y que logró superar con ayuda de la medicina y de una baza secreta, la capacidad de sublimar su experiencia a través de la escritura, gracias a una tremenda visión poética de la vida.

Los paralelismos con su novela anterior, “Metamorfosis en el cielo”, parecen evidentes, pues en aquella, que escribió a la muerte de su madre, aparecía un especialista de cine postrado en un hospital con un cáncer incurable.

“Es como una ironía del destino, porque escribí ‘Metamorfosis’ en 2010 después de la muerte de mi madre y como resultado de la proyección de mis propios miedos, mientras que en el ‘Diario’ todo lo que sucede es real, no me invento nada salvo el hecho de personificar a Damocles”, explica el autor en una entrevista a Efe.

La experiencia de la enfermedad no sólo cambia tu propia percepción de la vida, sino la de tus amigos, la de los que te rodean, reconoce: “Hubo gente que empezó a verme sólo como un enfermo, cuando lo que me ayudaba más es que me vieran como un ser humano”.

Al margen de esa ayuda exterior, Malzieu desplegó instrumentos para verse como un ser humano, herramientas como “escribir el diario, buscar lo extraordinario en cosas pequeñas, luchar para no caer en la fatalidad y dominar ese miedo a la salud, y todo ello con dosis de humor, de poesía, de amor y también de monopatín”.

Admite el autor que el libro ha sido “catártico, pero no exclusivamente”, porque si hubiera sido solo por catarsis no lo habría publicado. De hecho, era como “una cita diaria conmigo mismo”, de la que primero salieron las letras de unas canciones y, cuando se encontró algo mejor, ya no necesitaba tantas transfusiones y se sentía menos vampiro, “empecé a releerme y pensé que era una aventura que quería compartir”.

En el texto, Malzieu se considera “un tonto poético”, algo que tiene que ver, enumera, con “tirarse sobre el público en los conciertos, hacer un derroche físico descomunal en las actuaciones o lanzarse sobre la mesa de un presentador cuando me hacen una entrevista en la tele, haciendo una película, escribiendo libros que nadan en el surrealismo”.

Es, en definitiva, “un compromiso vital que he adquirido a lo largo de mi vida y para el que hace años que me entreno, que tiene que ver mucho con el estilo punk, con un punto infantil”.

El diario es el resultado de la ebullición de su mente, lo único que estaba en activo en los peores momentos de la enfermedad, cuando permaneció once semanas en una cámara estéril”.

Atraviesa el libro un tono poético y lírico sin caer en el melodrama sentimentalista, un reto para Malzieu, que tenía que “encontrar el ajuste adecuado entre la honestidad y la importancia de superar el peligro que vivía”, y para ello mantiene en la escritura “el movimiento, el humor, ese punto de reirse de sí mismo, la poesía y el amor”.

Por encima de todo, Malzieu mantiene en el texto “un sentimiento optimista”, pues “aunque hablo de Damocles, nunca me rendí a la fatalidad”.

El propio Malzieu se convierte en un personaje más de su particular universo literario, tan timburtoniano, y, como reconoce, siempre le ha gustado jugar con los límites de lo real, de lo soñado, de lo imaginado, de la edad infantil y adulta.

“Si un personaje te ayuda, quiere decir que la literatura te ayuda; y en este caso hay menos filtro que en otras novelas mías, pues directamente el vampiro del que habla el libro soy yo mismo”.

Tras publicar “Diario de un vampiro en pijama” -parte de las ventas en España se destinarán a la Fundación Josep Carreras-, Malzieu ha comenzado a pensar una adaptación al cine, aunque todavía necesita cierta distancia.

“Sería un docuficción en el que todo lo que tiene que ver con el tema médico, las células y el interior del cuerpo imagino en formato de animación y el resto, con personajes reales”, aclara.

Al margen de este filme, el autor francés ya planifica una gira de más de 40 conciertos para promocionar un disco y un libro; así como una nueva película, la continuación de “La mecánica del corazón”, que presentará en Cannes, “Cajero automático de auroras boreales”, con actores reales, al estilo Cocteau, en blanco y negro, pero con música más moderna.

Malzieu escribe un diario catártico de la enfermedad que le hizo vampiro

Otras noticias publicadas

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies