Últimas noticias
Lateral derecho Castillo de Javier
Lateral izquierda Castillo de Javier

La infanta se desvincula de la gestión de Aizoon y confía “plenamente” en su marido y su inocencia

La infanta se desvincula de la gestión de Aizoon y confía “plenamente” en su marido y su inocencia

Está acusada como cooperadora de dos delitos fiscales en el caso Nóos

La infanta Cristina ha afirmado al tribunal que la juzga que firmó la constitución a medias con su marido, Iñaki Urdangarin, de la empresa Aizoon “por confianza” en él, ya que era una de las pocas personas en las que confiaba.

“Firmé en confianza del asesor fiscal y de mi marido”, ha dicho sobre la sociedad, de la cual ha querido dejar claro que Urdangarin era el administrador y tomaba todas las decisiones.

“Así me lo pidió y acepté”, ha explicado la infanta a preguntas de su abogado, y ha añadido que entonces confiaba en su marido y en su “entorno más cercano”, incluido el asesor fiscal de Urdangarin, Miguel Tejeiro, en quien “ahora” no confía.

La infanta, que ha sido la última de los 17 acusados del caso Nóos en declarar ante el tribunal, está acusada como presunta cooperadora de dos delitos fiscales que Urdangarin habría cometido supuestamente al defraudar cerca de 340.000 euros de IRPF en sus declaraciones de 2007 y 2008 a través de Aizoon.

La acusación popular, ejercida por Manos Limpias, pide ocho años de cárcel para la infanta Cristina, mientras que la Fiscalía la considera solo partícipe a título lucrativo por haberse beneficiado de los fondos que Urdangarin habría defraudado a través de Aizoon y ha fijado una fianza civil de más de 580.000 euros a pagar de forma solidaria con su esposo.

La infanta sobre su entrada en Aizoon: “Me lo pidió mi marido y yo acepté”

La infanta Cristina he explicado que su marido creó Aizoon para “canalizar sus ingresos profesionales” y que ella entró en la empresa porque él se lo propuso. “Me lo pidió mi marido y yo lo acepté”, ha explicado la infanta, que ha añadido que “por supuesto” se asesoró con el entonces secretario de las infantas, Carlos García Revenga, que a su vez preguntó a Federico Rubio, asesor fiscal de la Casa de Su Majestad el Rey.

Preguntada por si el objetivo de que ella estuviera en Aizoon era servir de “escudo fiscal” la infanta ha sido tajante: “De ninguna de las maneras. Si me lo hubieran propuesto no lo hubiera aceptado nunca”. La hermana del rey cree, además, que “en su situación”, como miembro de la familia real, hubiera sido “sometida a mayor transparencia y mayor control por parte de la Administración”.

Se desvincula de la gestión de Aizoon

Doña Cristina de Borbón ha explicado que era Urdangarin el que se “encargaba de las gestiones económicas” y que ella, además de compartir el cuidado de sus hijos con su esposo, tenía su propio trabajo, que compaginaba con los actos de representación de la Casa Real como infanta.

“No participé ni en la administración ni en la gestión de Aizoon ni realicé ningún trabajo” para esta empresa, ha subrayado la infanta que también ha asegurado que “nunca” supo cuáles eran los ingresos y gastos de la sociedad. “Solo sé que [Urdangarin] canalizaba sus ingresos de consultoría y asesoramiento a través de ella. No sé más”, ha añadido. Asegura que “nunca” hablaban de estas cuestiones porque no eran temas que le interesaba hablar con él y porque estaban “muy ocupados” con el cuidado de sus hijos, entonces muy pequeños.

La acusada ha explicado que no tenía firma ni poderes en Aizoon, que no tenía acceso a las cuentas, que la tarjeta VISA a su nombre la “custodiaba” su marido y que ella no recuerda haberla usado, que no recibía extractos bancarios de la empresa y que “nunca” dio instrucciones a nadie sobre esta entidad.

Sobre el hecho de que su firma apareciera en el contrato de “autoalquiler” del palacete de Pedralbes, su vivienda, como sede social de Aizoon, la infanta ha señalado que “debió de ser una equivocación” porque ella no podía firmar en nombre de la empresa.

También ha negado que conociera que el servicio doméstico de su casa estaba contratado a través de Aizoon y ha negado que se pagara a estas personas en negro: “Rotundamente no”. Al respecto ha explicado que después de que una empresa les hiciera una primera selección ella participaba para dar su visto bueno pero que en ese momento se desvinculaba. Por eso, argumenta, desconocía “el tipo de contrato que se les hizo y cómo se les dio de alta en la Seguridad Social”. De ello se encargaba su marido y sus asesores.

“Era mi marido el que se encargaba de los gastos familiares”

La infanta Cristina ha negado también conocer que había gastos familiares que se estaban cargando a Aizoon y ha negado haber intervenido en este sentido. Preguntada expresamente por los viajes cargados a la sociedad que tenía en común con Urdangarin la infanta ha insistido: “Yo no pagué esos viajes, los pagó mi marido. Desconozco cómo se hizo, era mi marido el que se encargaba de los gastos familiares”. También ha negado haber entregado tickets a la secretaria de su marido o a sus escoltas.

La hermana del rey Felipe VI ha explicado que hacían por separado sus declaraciones de la renta, que a ella le asesoraba Federico Rubio y que su marido tenía sus propios asesores. La infanta ha negado también que ella o su marido hayan tenido alguna vez cuentas en paraísos fiscales y ha señalado que ahora tiene una cuenta en Suiza porque vive allí y es una cuenta declarada.

El interrogatorio de la infanta ha arrancado este jueves pasadas las seis de la tarde. La exduquesa de Palma ha rechazado contestar a las preguntas de Manos Limpias y del resto de acusaciones y ha respondido solo a su abogado “para poder ofrecer un relato alternativo al tribunal”, según ha comunicado al tribunal su letrado Pablo Molins. Ella misma lo ha confirmado cuando la presidenta del tribunal le ha pedido que se pronunciara al respecto: “Gracias, señoría, contestaré solo a mi letrado”.

La infanta sólo responderá a su abogado

Urdangarin concluye su declaración en el juicio de Nóos tras casi 16 horas

Otras noticias publicadas

1 Comentario

  1. Hernando

    Es que soy bipolar, sabe? … Cuando había que gastar el dinero, ponía el chip de licenciada superior en Políticas y Máster en Relaciones Internacionales. … Cuando había que enterarse de si era legal lo que hacíamos, o era una estafa, ponía el chip de tonta del bote. … Y ahora casi tripolar, porque pongo el chip de que no me acuerdo de nada, sabe?

    Responder

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies