Últimas noticias
Lateral derecho Castillo de Javier
Lateral izquierda Castillo de Javier

Tal día como hoy… Portugal deja de ser parte de España

Tal día como hoy… Portugal deja de ser parte de España

Por José V. Ciordia, historiador

Tal día como hoy, un 13 de febrero de 1668, se firmaba el Tratado de Lisboa por el que se ponía fin a la guerra de separación de Portugal, iniciada en 1640, por el que se reconocía oficialmente por parte de España su independencia.

Desde 1580, Portugal formaba parte de la corona española. Felipe II, lo había invadido, amparándose en sus pretendidos derechos a la sucesión a la corona portuguesa – era hijo de Isabel de Portugal, hija mayor de Manuel I- al haber fallecido sin descendencia Sebastián I, nieto de Manuel.

Durante todo este tiempo, Portugal fue gobernado por virreyes, que solo hicieron crear descontentos entre la población, que culminaron en las revueltas de 1634 y 1637 y en la instauración el 1 de diciembre de 1640 de la dinastía de Braganza, en la persona de Juan IV, iniciándose con ello la ya citada guerra.

La guerra fue una sucesión continua de escaramuzas fronterizas entre Portugal y España. Solo 5 grandes batallas (Montijo, Elvas, Estremoz, Sagaldela y Villaviciosa) se produjeron durante los 28 años que duró el conflicto. Fue también un conflicto diplomático de carácter internacional, al participar en ella Inglaterra, Francia, Holanda y Roma con un claro objetivo, disminuir el poder del imperio español.

Rey Alfonso VI de Portugal, reinado de 1643 a 1683
Rey Alfonso VI de Portugal, reinado de 1643 a 1683

En la firma del tratado, llevada a cabo en el convento de San Eloy de Lisboa intervinieron, por la parte española, Gaspar de Haro y Guzmán (marqués del Carpio), en nombre de Mariana de Austria, viuda de Felipe IV y reina regente de España durante la minoría de edad de Carlos II. De la parte portuguesa, en nombre del rey de Portugal, Alfonso VI, participaron una nutrida representación de la nobleza portuguesa. Ambos países aceptaron la presencia e intermediación del I conde de Sándwich, en nombre del rey de Inglaterra, Carlos II.

Los principales puntos del acuerdo incluían:

  • Cese en las hostilidades y compromiso de paz perpetua.
  • Restitución mutua de las plazas tomadas durante la guerra, devueltas al estado en que se encontraran antes de ésta; Ceuta, plaza norteafricana de fundación portuguesa, quedaba en manos españolas. Otra plaza, la de Olivenza, villa fronteriza entre ambos países, pasaba a manos portuguesas.
  • Libertad de circulación y de comercio para los súbditos de ambos países en el país vecino.
  • Amnistía para los prisioneros tomados por ambos bandos durante la guerra.
  • Restitución a sus dueños originales de las propiedades tomadas durante la guerra.
  • Portugal sería libre de formar alianzas con quien quisiera.

 

Tratado de Lisboa

 

 

Otras noticias publicadas

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies