Últimas noticias
Lateral derecho Castillo de Javier
Lateral izquierda Castillo de Javier

Consuelo Ordóñez critica la presencia de “pistoleros verbales” en el Congreso

Consuelo Ordóñez, hermana del concejal del PP asesinado por ETA Gregorio Ordóñez, ha criticado hoy que se censure a una diputada de Podemos por llevar a su bebé al Congreso y no se alce la voz por la presencia de los “pistoleros verbales” de EH Bildu, que deja “al descubierto las vergüenzas como país”.

Ordóñez ha pronunciado estas palabras ante la tumba de su hermano, muerto a tiros por la banda terrorista ETA en un bar de la capital donostiarra el 23 de enero de 1995, en el homenaje que cada año se le tributa en el cementerio de Polloe donde está enterrado.

El acto, que ha consistido en una ofrenda floral y un responso, ha contado con la participación de una amplia representación del PP, encabezada por los ministros de Sanidad, Alfonso Alonso, y de Cultura, Íñigo Méndez de Vigo, además del delegado del Gobierno en el País Vasco, Carlos Urquijo; la secretaria general del PP vasco, Nerea Llanos, y el presidente del partido en Gipuzkoa, Borja Semper, entre otros.

En esta ocasión se ha acercado también al camposanto el alcalde de San Sebastián, Eneko Goia; el portavoz de la Diputación de Gipuzkoa, Imanol Lasa; la consejera de Interior, Estefanía Beltrán de Heredia; la presidenta del Parlamento Vasco, Bakartxo Tejería, todos ellos del PNV, y la directora del Instituto de la Memoria del Gobierno Vasco, Aintzane Ezenarro.

Asimismo han estado la expresidenta del PP vasco María San Gil, el filósofo Fernando Savater y Rubén Múgica, hijo de Fernando Múgica, también asesinado por ETA, entre otros allegados y familiares.

Palabras de Consuelo Ordóñez

Consuelo Ordóñez ha afirmado que la clase política, “salvo honrosas excepciones”, está “más preocupada por las formas que por el fondo” y por los “problemas de los partidos más que por los de la sociedad”.

“Cuando quienes justifican el tiro que le dieron a Goyo entran” en el Parlamento, “los ojos no pueden estar centrados en un bebé”, un niño,  que “sin quererlo ha dejado al descubierto las vergüenzas de nuestro país” ha advertido Ordóñez.

Ha remarcado que en uno de los escaños estaba sentada la representante de EH Bildu Marian Beitialarrangoitia, quien “pidió un chaparrón de aplausos para asesinos de seres humanos” y a la que todos los españoles le pagan un sueldo para que “alabe a diario el compromiso de miembros de ETA en una causa que califica de justa”.

Ordóñez ha asegurado que la bala que mató a su hermano “se diluye en un mar de violencias”, muchas “por supuesto ilegítimas”, pero que “nada tienen que ver con el terrorismo, con la característica diferencial del País Vasco” y “con la intención de imponer un proyecto político mediante el tiro en la nuca”.

Un país “digno debe luchar contra la barbarie” y contra su legitimación moral y hoy, ha agregado Ordóñez, “apedrean la razón con millonarios planes de paz y convivencia previstos para una comunidad en la que no ha habido una guerra sino terrorismo” y donde el que “necesita lecciones de convivencia reivindica la radicalización desde las instituciones públicas”.

Ha indicado que el legado de Ordóñez es la defensa de la “dignidad, la decencia y la libertad” que sigue vigente y la reivindicación de que en política “hay que ser valiente, decir la verdad y exponerse, aunque sea arriesgando”.

Este sábado se celebra el Aniversario de Gregorio Ordóñez, asesinado por ETA en 1995

EDITORIAL: Gregorio Ordóñez, ‘In memoriam’

Otras noticias publicadas

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies