Últimas noticias
Lateral derecho Castillo de Javier
Lateral izquierda Castillo de Javier

Desarrollan un LED biológico hecho de proteínas

Desarrollan un LED biológico hecho de proteínas

El método consiste en empaquetar proteínas luminiscentes en forma de goma

Su coste económico y medioambiental es significativamente menor

Un grupo de científicos de la Universidad alemana de Erlangen-Núremberg, liderado por el español Rubén D. Costa, ha desarrollado un sistema a base de proteínas que permite mantener la eficacia de los LED inorgánicos tradicionales, pero a un coste menor tanto a nivel económico como medioambiental.

El equipo, que ha publicado su trabajo en la revista Advanced Materials, ha ideado una manera de empaquetar proteínas luminiscentes en forma de goma para crear lo que se conoce como BioLED, que puede emitir luz blanca, a la que contribuyen por igual el azul, el verde y el rojo, con la misma eficacia que los LED tradicionales.

Gomas con proteínas luminiscentes roja, verde y azul usadas para fabricar los BioLED - M. D. Weber/University of Erlangen-Nuremberg
Gomas con proteínas luminiscentes roja, verde y azul usadas para fabricar los BioLED – M. D. Weber/University of Erlangen-Nuremberg


Los científicos siguen la misma filosofía que en los LED inorgánicos, es decir, parten de un LED azul y colocan encima una «cascada de moléculas», en este caso proteínas «muy fáciles de producir», explica Costa. El español forma parte del polo de excelencia «Ingeniería de materiales avanzados» de la Universidad Friedrich Alexander (FAU) de Erlangen y Núremberg.

Según señala, para su trabajo parten de una bacteria, capaz de producir «toneladas de esas proteínas». El equipo combina así la tecnología inorgánica del LED con materiales orgánicos que pueden ser «tuneados» para producir «toda la paleta de colores que se quiera». La solución gelatinosa de proteínas que han ideado los científicos es, además de fácil de producir, «biodegradable».

Un precio base muy barato

De esta manera, partiendo de un LED de azules o ultravioletas -con un precio base muy barato- subraya, «lo que vas haciendo es preparar una luz acorde a tus necesidades», que además es «pura», y se pude lograr también una luz blanca con las mismas prestaciones de un LED blanco tradicional.

 

El dispositivo ideado por este equipo de científicos tiene una estabilidad de unas 150 horas, por lo que el objetivo ahora es alcanzar una duración mayor, de miles de horas. «Proteínas hay muchas. Hay proteínas que pueden mutar, y se conocen las mutaciones. Es cuestión de coger la proteína correcta, con la mutación correcta para nuestras necesidades», indica Costa, que señala que todos los resultados apuntan a que es factible prolongar la vida de su dispositivo.

Sin problemas de luminiscencia

En cuanto a luminiscencia y calidad de color, el BioLED no presenta ningún problema, asegura, por lo que lo único que queda es «producir una proteína que en vez de vivir 150 horas, viva miles de horas».

El equipo busca ahora financiación por otros dos o tres años, plazo en el que Costa se muestra convencido de que serían capaces de explicar al mercado -«al menos a nivel científico y con suerte también a nivel industrial»-, cuál es el límite al que pueden llegar y «cuál seria realmente el futuro que tendría el BioLED».

Otras noticias publicadas

1 Comentario

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies