Últimas noticias
Lateral derecho Castillo de Javier
Lateral izquierda Castillo de Javier

APUNTES: Que sea un buen año

APUNTES: Que sea un buen año

‘Una sensación tan negativa y de derrota como es haber cometido un error, se convierte, mágicamente, en una nueva victoria para el hombre, sin más que haberlo reconocido”.

‘El reconocimiento de un error es, por sí mismo, una nueva verdad y como una luz que se enciende dentro del hombre’.

 

En la historia económica de las regiones de España se han sucedido situaciones de muy distinto signo, relacionadas, con frecuencia, con actuaciones humanas. Así, algunos territorios, que habían sido prósperos durante décadas, y habían ocupado un puesto entre las más avanzadas de Europa, con el tiempo perdieron dinamismo y, poco a poco, se fueron estancando y se han quedado retrasadas, quizá de forma irreversible. Otras, que partían de economías agrarias y poco avanzadas, al adoptar decisiones políticas correctas, que incluso pudieron parecer arriesgadas en su momento, y promover la inversión en ramas industriales de futuro, han marcado un claro liderazgo social y productivo.

Me ha venido a la cabeza la cita anterior[1], al pensar en algunas de las decisiones o propuestas recientes del Gobierno foral, que he comentado otras veces. Me refiero, no sólo a las meramente económicas, sino, además, a otras medidas, más sutiles, menos materiales, que van en la misma línea que siguen los llamados ‘gobiernos de progreso’, con las que se busca, más o menos directamente, herir los sentimientos religiosos de la mayor parte de la población, a la que se priva de la fuerza moral imprescindible para una correcta convivencia.

Navarra es, a pesar de los años de crisis, una Comunidad relativamente próspera; según datos que son bien conocidos y ampliamente citados, señalemos que disfruta de un PIB por habitante que se sitúa entre los tres primeros de España, por encima también de la media de la Europa de los 28.

A ello, hay que añadir dos realidades que reflejan la calidad de vida de la Comunidad Foral. Señalemos que existe aquí una menor dispersión de las rentas, tanto en términos sectoriales, como territoriales y personales. Y, además, que en Navarra se registra la tasa más baja de pobreza, medida desde distintos ángulos. Los indicadores se sitúan siempre por debajo de la mitad del valor medio de España y, en alguno de ellos, por debajo de su cuarta parte. Todo ello es positivo y se ha conseguido en décadas de esfuerzo común de la sociedad, con la actuación de empresarios innovadores en sentido schumpeteriano y con la puesta en práctica de medidas políticas adecuadas a cada situación. Sería doloroso perder en poco tiempo lo que ha costado décadas conseguir, porque falte la voluntad de rectificar.

No descubro ningún secreto si digo que algunas de las decisiones a las que me refiero más arriba provocan, están provocando, incomodidad en buena parte de los navarros que se sienten dolidos en sus sentimientos más profundos.   Debo añadir que, además, en un futuro nada lejano pueden terminar empobreciendo y haciendo más difícil la vida de algunos grupos de personas, que no son precisamente quienes disfrutan de rentas más elevadas.

Se puede cometer errores, especialmente, cuando hay que adoptar decisiones, no siempre fáciles; se puede cometer errores, incluso por falta de experiencia, por falta de conocimiento de lo que supone en la práctica la acción de gobierno. El problema radica en empecinarse en no reconocerlos. Siguiendo a Ortega, quizá una buena forma de empezar 2016 sea que se acepte la realidad del error, para poder después tomar las decisiones que redunden en la buena marcha de la sociedad y de la economía navarra y, por tanto, en el mayor bienestar de la población. Esto sería la luz que se enciende, en este caso, en la Comunidad Foral. Desde aquí deseo que 2016 sea, en el mejor sentido del término, un año muy bueno.

[1] Ortega en La rebelión de las masas. Hay que hacer una aclaración, donde Ortega dice ‘el hombre’ cabe entender lo que la corrección política hoy al uso diría ‘el hombre y la mujer’.

Elvira Martínez Chacón, Profesora Emérita de la Universidad de Navarra, área de Economía

Artículo anterior APUNTES: Navarra, 2016

Otras noticias publicadas

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies