Últimas noticias
Lateral derecho Castillo de Javier
Lateral izquierda Castillo de Javier

APUNTES: Navarra, 2016

APUNTES:  Navarra, 2016

Faltan muy pocos días para que termine un año que nos ha dejado, y no sólo en Navarra, una buena dosis de sorpresas políticas, no siempre al gusto de todos. Quizá podía haber escrito que pocas de esas sorpresas han resultado ser agradables para todos.

Seguramente una de las que van a empezar a ser muy incómodas para la mayor parte de los contribuyentes navarros será la puesta en vigor, a pesar de la casi unánime opinión en contra de los expertos, de la nueva fiscalidad; pero, en fin, esa sorpresa ha deparado la aritmética electoral y no queda otra que seguir con el esfuerzo habitual, procurar centrarnos en la tarea que tenemos entre manos y esperar que lleguen mejores coyunturas, gracias precisamente, al empeño que pongamos en hacer lo mejor posible nuestro trabajo.

Pero no quería hoy hablar de política, ni siquiera de economía, un campo en el que me siento más cómoda. Me había propuesto –y casi no lo logro- hablar del Año Jubilar que acaba de inaugurarse, a propuesta del Santo Padre Francisco. En la Catedral de Pamplona se abrió la Puerta Santa el día 13 y el pasado día 20 en la de Tudela.

Toca hablar, por tanto, de misericordia. Que es algo más, mucho más, que dar unas monedas a quien vemos pedir a la puerta del supermercado. Tiene mayor relación con la capacidad de comprender a quien tenemos enfrente, que quizá tiene ideas muy distintas a las nuestras y que nos parecen equivocadas, y quizá lo están. Ejercitamos la misericordia cuando buscamos acompañar a las personas que se sienten marginadas o, sencillamente, solas. Se trata también de atender, y hacerlo con una atención amable –valga la redundancia- a quienes no nos resulta cómodo ni grato escuchar, pero necesitan de nosotros esa atención. La misericordia está muy relacionada también con nuestra disposición a pedir disculpas, cuando hemos metido la pata, cuando, por inadvertencia o porque no hemos sabido hacerlo mejor, hemos dejado a alguien herido con nuestra actitud. Y, paralelamente, perdonar a todos cuantos nos lo piden e, incluso, hacerlo antes de que nos lo pidan. Etcétera.

Creo que el enunciado anterior da una pista para descubrir que empezamos un año apasionante, que habremos tenido un par de semanas para ejercitarnos en la tarea tan estimulante para los cristianos de, en palabras del Papa Francisco, llevar la bondad y la ternura de Dios a todos.

Termino ya. El Apunte de hoy desea a todos un Feliz Año de la Misericordia, que lo recorramos de tal modo que, al final, la sociedad camine por senderos más misericordiosos.

Elvira Martínez Chacón, Profesora Emérita de la Universidad de Navarra, área de Economía

APUNTES: En todos los charcos

Otras noticias publicadas

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies