Últimas noticias
Lateral derecho Castillo de Javier
Lateral izquierda Castillo de Javier

El Gobierno cree que «nada ha de temer» Mas a no ser que esté «por encima de la ley»

La vicepresidenta desvincula la reforma de las elecciones catalanas

La Generalidad ve «inconstitucional y electoralista» la propuesta de reforma del Constitucional del PP

La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, ha defendido este martes la proposición de ley de reforma del Tribunal Constitucional presentada por el PP porque servirá para «fortalecer el marco constitucional», al tiempo que ha señalado que la Generalitat de Cataluña no tiene «nada que temer» a no ser que considere que «está por encima de la ley o de las sentencias de los tribunales».

«En un Estado de Derecho, los tribunales son los que tienen la última palabra», ha recordado en declaraciones a los medios en los pasillos del Senado antes de participar en la sesión de control al Gobierno, para añadir que lo único que busca la iniciativa del PP es «dar a un tribunal la capacidad para que se cumpla lo que él mismo ha determinado». «Nadie tiene nada que temer», ha apostillado.

«Lo que uno tendría que temer es que alguien considere que está por encima de la ley o de las sentencias de los tribunales, y los tribunales en nuestro país son muy garantistas, aplican el Estado de Derecho y las decisiones de los tribunales. Son lo menos arbitrario y lo más garantistas», ha añadido.

Así, ha afirmado que ella no le tiene «ningún miedo» a los Tribunales, como tampoco lo tendría que tener, a su juicio, la Generalitat, si tiene en cuenta que con esta proposición lo que se va a hacer es «aplicar la ley, la Constitución», y decidir «con arreglo a derecho».

Además, ha negado que se trate de una medida electoralista. «El Grupo Parlamentario Popular lo ha planteado en un momento en que se analizan esos mecanismos», ha señalado, para defender que «la legislatura sigue funcionando hasta que se disuelvan las Cortes» y que «cualquier momento es bueno».

«Ley de naturaleza general»

En este sentido, ha defendido que se trata de «una ley de naturaleza general», que se aplicará «a cualquier procedimiento en que quien esté obligado a cumplir una resolución del tribunal no lo haga».

«Esa proposición es de refuerzo de los mecanismos del Estado de Derecho. El Tribunal Constitucional, según su ley, puede dictar todo tipo de resoluciones, pero la parte relativa a la ejecución o garantizar la ejecución de sus propias resoluciones no estaba desarrollada más que en una serie de principios generales», ha argumentado.

Así, ha matizado que «lo que esta proposición incluye es ese desarrollo de la capacidad de ejecución», para que el TC pueda, «como ya lo hacen los tribunales de lo contencioso administrativo», notificar esas decisiones a la autoridad o al funcionario que tenga que cumplirlas.

«A quien puede suspender, no es al Gobierno ni a al Administración, sino al encargado de cumplirlas, a ese empleado público o a esa autoridad que tienen que cumplir esa resolución, y que decide arbitrariamente no cumplirlas», ha aclarado.

«Garantizar el principio a la tutela judicial efectiva»

En esta línea, ha proseguido que el Constitucional «es un tribunal jurisdiccional, no judicial» y «lo normal es que cuando dicta una resolución», las administraciones la cumplan. «Lo que no es normal es que no se cumpla, y lo que se arbitra es un procedimiento jurisdiccional ante un tribunal que garantice que cualquier Administración, que puede ser el Gobierno o una Administración autonómica o local o un particular, cumplan las decisiones del TC», ha ahondado.

«Es garantizar el principio a la tutela judicial efectiva también en el ámbito constitucional, y por otro lado, si todos estamos dispuestos a cumplir la ley y las sentencias de los tribunales, pues nada hay que temer a ese tipo de disposiciones que lo que hacen es fortalecer el marco constitucional», ha insistido.

La Generalidad ve «inconstitucional y electoralista» la propuesta de reforma del Constitucional del PP

La portavoz del gobierno catalán, Neus Munté, ha considerado este martes «inconstitucional» y «electoralista» la propuesta de reforma del Tribunal Constitucional (TC) presentada por el PP para sancionar o incluso suspender de sus funciones al presidente catalán, Artur Mas, si incumple las sentencias.

El PP ha registrado una proposición de ley urgente en el Congreso para modificar la ley del TC con el fin de otorgar al alto tribunal capacidad sancionadora si se incumplen sus sentencias, una iniciativa que, según ha señalado el candidato de los populares catalanes a la presidencia de la Generalitat, Xavier García Albiol, es la «evidencia» de que «nadie va a proclamar la independencia».

Tras la reunión de este martes del Govern, Munté ha denunciado el «claro carácter inconstitucional» de la propuesta del PP, que ha descrito como «un acto electoral» de García Albiol en el que se han «utilizado las instituciones del Estado».

Por su parte, el portavoz de Convergència Democràtica de Catalunya (CDC) en el Senado, Josep Lluís Cleries, ha denunciado que la proposición de ley del PP es «el mayor ataque a la democracia que se ha producido desde 1978».

La oposición critica la reforma exprés del Constitucional

El PP presenta una reforma del TC para la posible suspensión del Gobierno de Mas

 

Otras noticias publicadas

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies