Últimas noticias
Lateral derecho Castillo de Javier
Lateral izquierda Castillo de Javier

“El teatro puede sentar las bases de una nueva civilización”, sentencia El Brujo al recibir el VIII Premio La Barraca

“El teatro puede sentar las bases de una nueva civilización”, sentencia El Brujo al recibir el VIII Premio La Barraca

La Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP) ha entregado su VIII Premio La Barraca a las Artes Escénicas al actor y dramaturgo Rafael Álvarez «El Brujo» en una ceremonia presidida por el rector de la UIMP, César Nombela, y celebrada en el Hall Real del Palacio de La Magdalena.

La laudatio ha corrido a cargo del dramaturgo y presidente de la Academia de Artes Escénicas de España José Luis Alonso de Santos, quien ha destacado que lo primero que hace Rafael Álvarez en sus actuaciones es «encontrar el claro del bosque para dar comienzo a la fiesta contra la tristeza, y su ansia por crear la fiesta convierte lo inhóspito en cercanía».

«La metáfora escénica y poética hacen que lo oculto aparezca, que la palabra surja del silencio», ha dicho, y ha recordado también que «la fantasía es la principal arma y nuestra primera medicina para enfrentarnos al mundo».

Alonso de Santos también ha querido destacar la elocuencia «esa palabra en desuso», como «el camino para pasar al otro lado del río», es decir, para llegar al público y descubrir en la afición el canon quijotesco del asombro, la admiración, el alborozo y el entretenimiento.

Igualmente, ha recordado que «la peor enfermedad del ser humano es el aburrimiento, que conduce a la melancolía, la depresión y la muerte». Y, por ello, El Brujo consigue, a través de su arte. «hacernos un poco más felices».

Por su parte, Rafael Álvarez ha arrancado sus palabras de agradecimiento con una cita de Gandhi: «He comprobado que la vida persiste en medio de la destrucción. Por lo tanto, debe haber una ley superior a la destrucción, y esa ley es el amor». Después, ha apelado al público con uno de sus clásicos quiebros: «Ustedes se preguntarán por qué cito a Gandhi. Pues no sé». Al entrar en materia ha afirmado que «el teatro está considerado como entretenimiento, pero el día que nos demos cuenta de su utilidad y propósito para poder cambiar ideas, podrá sentar las bases de una nueva civilización». Así, ha defendido «la catarsis del contacto con la belleza como arma para transformar el alma, más que la moral o la ideología o el conocimiento. Y es el equilibrio entre el pensamiento, la acción y la palabra lo que nos acerca a la belleza». Por último, El Brujo ha querido dar las gracias «al teatro y a esa ley superior de la vida que hace que merezca la pena vivirla».

Como cierre del acto, el rector Nombela ha dicho que con este premio «honramos al teatro y a la creación, al arte materializado hoy en Rafael Álvarez». También ha insistido en que la creación cultural forma parte indisoluble de la identidad de la UIMP, «un espacio en el que hay lugar también para la fantasía. Esta universidad es todo menos aburrimiento».
Unos versos de Pedro Salinas interpretados a capella por la cantante Inés Fonseca, amiga del galardonado, han puesto el broche a la ceremonia.

Con el Premio La Barraca la UIMP reconoce a las figuras de las artes escénicas de carácter nacional e internacional que mejor hayan contribuido a su difusión y conocimiento. En sus anteriores ediciones, fue concedido a Juan Carlos Pérez de la Fuente, Juan Mayorga, Jordi Savall, Aída Gómez, Mario Gas, Roberto Scandiuzzi y Diego «El Cigala».

Otras noticias publicadas

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies