Últimas noticias
Lateral derecho Castillo de Javier
Lateral izquierda Castillo de Javier

Un estudio demuestra que los ojos de un camaleón no son independientes

Un estudio demuestra que los ojos de un camaleón no son independientes

Se creía que estos reptiles podían mirar a dos sitios distintos al mismo tiempo

Pero los científicos han descubierto que miran a su objetivo con un ojo mientras el otro «se queda vago»

Una vez localizado su objetivo, los dos ojos enfocan en la misma dirección

El camaleón es un animal fascinante, todos le conocemos por su capacidad para camuflarse y su lengua rápida pero hay algo realmente interesante: sus ojos. Cada uno está recubierto por un párpado que se abre un poco para mostrar el iris y la pupila del animal. Puede moverlos en casi cualquier dirección y solo tiene un punto ciego detrás de la cabeza. Hasta ahora, se había creído que cada uno de sus ojos se movía con independiencia pero un estudio reciente demuestra que no es así.

En contraste con los seres humanos, que tienen que girar la cabeza para tener un campo más amplio pero todavía relativamente estrecho de visión, los camaleones disfrutar de un campo de visión más amplio con la capacidad de girar sus ojos en dirección diferente.

Llamado ‘estrabismo voluntario», esta capacidad permite el camaleón minimizar sus movimientos corporales para reducir la probabilidad de revelar su presencia a sus depredadores, así como a sus presas.

Se pensaba que sus ojos giraban de forma independiente, viendo a la vez dos escenas independientes. Los profesores Ehud Rivlin, del Instituto Technion-Israel de Tecnología, y Gadi Katzir de la Universidad de Haifa, han ahondado en esta cuestión con un juego de ordenador especialmente diseñado para resolver el enigma de si los camaleones realmente disfrutan de la ‘independencia de ojo’.

Uno de los ojos se queda «vago»

Cuando los investigadores mostraron a los camaleones una doble imagen de un pequeño insecto en movimiento en direcciones opuestas a través de una pantalla de ordenador, los reptiles se centraron primero en una imagen con un ojo mientras que el otro ojo se quedó vago. De repente, los dos ojos se fijaron en una sola imagen un nanosegundo antes de que el reptil lanzara su lengua dardo contra la presa.

«Hubo unos segundos de indecisión cuando los camaleones estaban decidiendo a qué objetivo disparar», dijo el profesor Rivlin. «Si los ojos fueran realmente independientes, no esperaría a que un ojo fijara el objetivo y luego el otro convergiera. Encontramos que una vez que el camaleón tomó su decisión sobre el objetivo, giraba el segundo ojo para centrarse en la misma mosca simulada que el primer ojo había fijado».

Este patrón de comportamiento, dijeron los investigadores, sugiere que el segundo ojo tiene conocimiento de dónde se dirige el primer ojo. Que los camaleones son capaces de rastrear objetos en movimiento en direcciones opuestas antes de decidir su objetivo sugiere que sus ojos no son realmente independientes, como muchos han creído. «Sus ojos, posiblemente, se involucran en algún tipo de ‘interferencias'», sugirió el profesor Rivlin.

 

Otras noticias publicadas

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies