Últimas noticias
Lateral derecho Castillo de Javier
Lateral izquierda Castillo de Javier

OPINIÓN: Un tablero de ajedrez llamado España

OPINIÓN: Un tablero de ajedrez llamado España

Como ustedes ya saben, los nacionalistas suelen presentar la toma de Barcelona por Felipe V en 1714 como el acto final de una especie de guerra de conquista de Cataluña por parte de España. A ese despropósito histórico se suele replicar casi siempre, desde las filas del no nacionalismo, señalando cómo aquella toma no fue sino una parte, y una parte más bien menor, de una guerra civil en la que se ventilaba la sucesión al trono de España, disputada por Felipe V y Carlos de Austria.

Pero, en realidad, ni siquiera fue una guerra civil española. Aquella Guerra de Sucesión tras la muerte de Carlos II el Hechizado fue una contienda internacional en la que se enfrentaron Francia, por un lado, y Austria por el otro, apoyada por Inglaterra. Muerto el rey español sin sucesión, tanto Francia como Austria querían colocar un peón suyo al frente de la Corona española. Lo que se hallaba en juego era el dominio de las posesiones españolas en Europa y, sobre todo, el control del comercio con América. Es decir, de lo que hablamos, sobre todo, es de dinero.

España no fue sino el tablero de juego en el que se desarrolló una partida de ajedrez entre las principales potencias del momento. España, por desgracia, había dejado de ser una gran potencia, así que las que continuaban siéndolo se disputaron sus despojos sin ningún tipo de problema.

Quizá sea la Batalla de Almansa lo que mejor simbolice el espíritu de aquella guerra, tan lejano de las tonterías que repiten los nacionalistas. La Batalla de Almansa no fue decisiva, pero sí desde luego una de las más cruciales de aquella contienda, puesto que abrió las puertas del Reino de Valencia a las tropas borbónicas. A raíz de aquella batalla, se acuñó en Valencia el dicho ” Cuando el mal viene de Almansa, a todos alcanza”.

Pues bien, en aquella Batalla de Almansa lo que se enfrentaron no fueron valenciano contra castellanos. Ni siquiera unos españoles contra otros, sino un ejército mayoritariamente francés, dirigido por un inglés (James Fitz-James, Duque de Berwick), contra un ejército mayoritariamente inglés, dirigido por un francés (Henri de Massue, Marqués de Ruvigny).

No es que Cataluña no pintara nada en la Guerra de Sucesión: es que ni siquiera pintaba nada España. Éramos un simple tablero en manos de jugadores avezados, acostumbrados al ajedrez de la política internacional.

Porque la política internacional es eso: o los países son lo suficientemente fuertes como para decidir su propio destino, o son otros países más fuertes los que juegan al ajedrez con él.

Resulta triste comprobar cómo fracasaron, antes de la muerte de Carlos II, los intentos porque fuera el Parlamento español el que designara un sucesor. Y resulta triste, también, comprobar cómo los españoles de la época se dividieron en borbónicos y austracistas, es decir, cómo los españoles fueron capaces de enfrentarse entre sí… nada más que por elegir al amo que nos debía someter.

Igual que resulta triste, hoy en día, comprobar que la mayoría de nuestros políticos sigue concibiendo a España como un simple títere de tal o cual aliado europeo. Fíjense en los políticos españoles más conocidos y podrán identificar fácilmente a los germanófilos, los francófilo y los anglófilos. En el otro extremo, políticos nacionalistas paletos que se creen que son el ombligo del mundo y se piensan que las potencias europeas hicieron la guerra en el siglo XVIII para tomar Barcelona.

¿Cuándo, me pregunto yo, tendremos la suerte de volver a contar con políticos hispanófilos, que sepan jugar al ajedrez de la política internacional y estén dispuestos a defender día y noche, con uñas y dientes, los intereses de España, es decir, de los ciudadanos españoles?

Luis del Pino: Director de Sin Complejos en esRadio, autor de Los enigmas del 11-M y 11-M Golpe de régimen, entre otros. Analista de Libertad Digital

Tudela 96.0, por TDT, “aplicación android esRadio”  y www.navarrainformacion.es

OPINIÓN: Sociedad de hipócritas

Otras noticias publicadas

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies