Últimas noticias
Lateral derecho Castillo de Javier
Lateral izquierda Castillo de Javier

OPINIÓN: Cambios y logos

OPINIÓN: Cambios y logos

 

logotipo partido poularComo si de un nuevo círculo de Podemos se tratara, el Partido Popular ha cambiado el logo, introduciendo las siglas PP en un círculo azul. El nuevo logo, en mi opinión, es horroroso.

Pero la cuestión de un posible cambio en el PP debe ir más allá del logo. Debe ir en el camino de las ideas, y lo que es más importante, de las acciones. Que se cambie el logo mientras sigues engañando a tus votantes no hará que recuperes votos, por más que el logo sea más o menos bonito. Y eso lo deberían saber en Génova.

Está claro que el PP debe cambiar. Tanto su política en líneas generales -en los últimos años el PP ha protagonizado un “izquierdismo” en toda regla, que diría el gran politólogo italiano Norberto Bobbio-, como su comunicación -empezar a utilizar las redes sociales de otra forma, llegar más lejos en Facebook y Twitter sería un gran paso-. Y es que estamos en el siglo XXI, y las redes sociales son básicas, también para la política, aunque algunos siguen sin enterarse.

Ideas, ¿qué ideas?

El PP en los últimos años ha ido abandonando las ideas que se suelen asociar a la derecha. Desde que en 2008 el propio Mariano Rajoy invitara a los liberales y conservadores a marcharse del partido, el PP ha ido ganando terreno hacia el centro –como así muestran en sus estatutos- y lo que es peor, hacia la izquierdasolidificando aun más el Consenso que existe en España, en el que las reglas políticas están dictadas por la socialdemocracia, como cabeza visible del colectivismo, que ordena y maneja todo a sus anchas-.

Desde estas líneas recomiendo al PP que abandone dicho Consenso, algo complicado mientras Rajoy y Soraya manejen las cuerdas del partido. Al fin y al cabo son ellos los que han entregado el partido al pensamiento único.

¿Cómo intentar acabar con el Consenso? Un primer paso importante sería con representación, pero de verdad. Votar una lista electoral impuesta por la cúpula del partido no es representación. Votar en primarias el candidato, por mucho que algunos estén entusiasmados con esta opción, tampoco lo es del todo, si ese candidato después obedece a la cúpula del partido y no a las bases de su partido o a la ciudadanía en su conjunto. El PP debería abanderar la lucha por un cambio en el sistema electoral y apostar por listas desbloqueadas en un primer paso, para seguir hacia las listas abiertas.

Una segunda forma de acabar con el Consenso sería liberalizar la economía y los sectores con amplia discrecionalidad política, como el sector eléctrico o el de la gasolina, bajar impuestos, reformar las Administraciones Públicas -algo fundamental- y evitar que el BOE sea un instrumento al servicio de los lobbies de este país.

Pero hay más, o debería. Además de reformar las listas electorales y la economía -devolviéndola en su gran parte al sector privado- se deberían abanderar más reformas para acabar con el Consenso.

También hay que cambiar el sistema de pensiones existente en nuestro país. El sistema de reparto, el “contrato entre generaciones”, ha resultado ser demasiado ineficaz. Se debería apostar por un sistema de capitalización individual, que conllevarían ahorro y responsabilidad, dos puntos totalmente aniquilados por el Consenso.

Algo que este Consenso tampoco quiere en España, y por ello el PP, si quiere cambiar de ideas, debería apostar, es implantar el sistema de cheque escolar en la enseñanza, para poder dar más libertad de elección a los padres, los únicos que deben decidir sobre sus hijos; y el cheque sanitario.

No ceder a chantajes separatistas, no dar comodidades a ETA y sus brazos políticos y perseguir a asesinos y terroristas para que cumplan condena hasta el último asesinato que hayan cometido, despolitizar la Justicia, auténtica separación de poderes, defender la Vida, etc. Hay muchas ramificaciones donde el consenso ha hincado sus garras, y no será fácil acabar con todo ello. Por eso hay que llevar a cabo la lucha por las ideas anti Consenso Socialdemócrata.

Pero solo se podrá si el PP cambia de ideas, no de logo o personas -aunque cambiar de ideas precisa cambiar de personas-. Si mediante ese logo o con personas diferentes lleva a cabo la misma política basada en seguir llevando a la izquierda a dicho partido, no servirá de nada.

Y por supuesto, cambiar de ideas no es lo único que importa. Tanto o más importante que las ideas son las acciones. De nada valer decir una cosa si haces otra -en eso tienen bastante experiencia en el PP de Rajoy-. Por ello, el PP debe cambiar de ideas, sí, abandonar el pensamiento único nefasto y venenoso que inunda España. Pero también debe cambiar sus acciones, cumplir lo prometido y no acercarse aún más a la izquierda. A corto-medio plazo me parece muy improbable -por no decir imposible- que todo esto ocurra. Veremos…

David Muñoz Lagarejos, estudiante de Ciencias Políticas

Últimos artículos:

OPINIÓN: Grecia, más de lo mismo ( I parte)

OPINIÓN: Grecia, más de lo mismo ( II parte)

Otras noticias publicadas

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies