Últimas noticias
Lateral derecho Castillo de Javier
Lateral izquierda Castillo de Javier

Tres de cada cuatro personas temen hablar en público

Tres de cada cuatro personas temen hablar en público

Miedo a hablar en público

Es una habilidad fundamental para afrontar con éxito una entrevista de trabajo o la presentación de un proyecto

¿Quién no se ha puesto nervioso cuando le ha tocado hablar ante una clase, un tribunal, en una entrevista de trabajo o al ir a dar un discurso?. Para algunos esa situación se convierte en algo más que un momento estresante.

El miedo acompaña la actividad de hablar en público. Incluso los mejores oradores suelen sentir mariposas en el estómago al hablar en público. El miedo no es inusual, es típico. y no hay que alarmarse  por su presencia.

El miedo a hablar en público es una fobia muy común denominada glosofobia. Este miedo puede ir desde un ligero nerviosismo a una experiencia paralizante y de pánico.

Según el sitio , Speech Topics Help, tres de cada cuatro personas tienen miedo de hacer un discurso, con las mujeres y hombres por igual compartiendo el nerviosismo de hablar en público. Si experimentas un nerviosismo antes de hacer un discurso, intenta utilizar herramientas para hablar en público para aliviar los nervios.

Factores intervinientes

Hay varios factores que intervienen en el desarrollo de este tipo de situaciones y que debemos conocer si queremos tener cierto control sobre los pensamientos y las sensaciones de cuando tenemos que hablar en público:

 Factores Cognitivos (pensamientos)

Es el factor más importante. Es indispensable entender que la mayoría de las veces las emociones que sentimos están directamente relacionadas con la interpretación que hacemos de la situación. Si afrontamos la charla en público con pensamientos estresantes del estilo: “lo tengo que hacer perfecto, no me puedo equivocar, odio esta situación, no deben notar lo nervioso que estoy, etc.” nuestra ansiedad se disparará por completo haciendo que aparezcan todos esos síntomas físicos que todavía nos pondrán más nerviosos.

En cambio, si intentamos reconducir los pensamientos a unos libres de estrés, como por ejemplo: “es normal estar nervioso, me he preparado bien el tema y sé más que ellos, si no sé la respuesta a algo, les diré que les responderé más tarde…” la ansiedad vinculada al hablar en público se irá reduciendo poco a poco.

Factores Fisiológicos:

Cómo hemos dicho, al hablar en público es normal que se produzcan ciertos efectos físicos como hormigueo, tensión muscular, respiración dificultosa, etc. Estas sensaciones se pueden paliar mediante remedios comunes como ejercicios previos de relajación (tensar y destensar los músculos del cuerpo alternativamente) o de respiración diafragmática. Reduciendo la sensación de no controlar nuestro cuerpo y los síntomas que se producen en él, nos permitirá afrontar con más relajación el hablar en público.

Factores Conductuales

El hablar en público puede producirnos tartamudeos, tono de voz bajo, risa nerviosa, tics, vacilaciones, etc. Aunque sin duda, la actitud más dañina en esta situación es la evitación. Es normal que si sufrimos de estos síntomas cuando tenemos que hablar en público, tendamos a intentar evitar este tipo de situaciones. Sin embargo este tipo de actitudes lo único que consiguen es agravar y cronificar este problema, ya que así aprenderemos que ésta es una buena estrategia para aliviar nuestro estrés.

Cómo contrarrestar el miedo durante un discurso

A pesar de que el miedo a hablar en público pueda provocarte sudoración excesiva, que se te ponga roja la cara, temblores, palpitaciones, tartamudez y otras cosas más, debes tener por seguro que, si te lo propones, puedes superarlo.

Las ventajas de superar el miedo a hablar en público son evidentes: mejorar en nuestras relaciones personales, familiares y laborales; poder expresar nuestra opinión ante los demás, poder dar una charla si necesitamos hacerlo, hablar con cualquier persona y ante cualquier grupo sin miedo a lo que puedan pensar, sin miedo a equivocarnos, etc.

Por ello, aprender unas técnicas que te permitan reducir la excesiva ansiedad que te provoca enfrentarte a hablar en público, te ayudará a evitar las consecuencias negativas que pueden aparecer, tanto a nivel cognitivo, fisiológico o conductual.

Consejos para superar el miedo a hablar en público

Sobre todo trata de ser tu mismo, no intentes ser otra persona o imitar a alguien al hablar en público, solo da lo mejor de ti.

Ningún discurso, exposición o presentación es perfecto. El perfeccionismo solo incrementa la fobia a hablar en público.

Veamos algunos pasos básicos que puedes seguir para superar este miedo de hablar en público.

• La preparación es la clave. Prepara y organiza bien tu tema. No tiene que ser muy elaborado y con muchos argumentos.

Elabora tu presentación entorno a 3 o 4 ideas principales y concéntrate en ellas.

• Adopta un enfoque positivo. Muchos, consciente o inconscientemente, amplifican su miedo a hablar en público al dejar que su mente sea invadida por pensamientos negativos. Dejan que sus pensamientos vuelen libremente imaginando cuanta situación negativa les pueda ocurrir.

En lugar de esto, concéntrate en las cosas que quieres que ocurran; piensa en los puntos que tienes a favor e imagina un cuadro positivo.

• Haz uso del buen humor. Esta es una herramienta muy eficaz para hablar en público. Mantén un tono amistoso y, de vez en cuando, sé jocoso, esto te ayudará a sentirte relajado y también atraerá la atención del público.

• Respira. Hacer pausas breves para respirar profundamente es una de las maneras más eficaces para calmar la ansiedad y el miedo a hablar en público.

• Ensaya y practica previamente. Esta es la clave para dominar tu tema. Ensayar previamente y varias veces tu exposición, te ayudará a ganar confianza en ti mismo.

La mejor manera para prepararte para hablar en público es practicar tu exposición en voz alta y como si estuvieras ante el público.

También puedes practicar ante de amigos y familiares. Grabarte en video o en audio mientras practicas puede ser de gran ayuda.

• Utiliza ayudas audiovisuales. Las diapositivas de PowerPoint, por ejemplo, serán un buen apoyo para realizar tu exposición y te servirán de guía para evitar que te quedes en blanco o pierdas el hilo.

Además, las ayudas audiovisuales, bien elaboradas y correctamente utilizadas, mantienen el interés y la atención del público y ayudan a la comprensión del mensaje.

• No te preocupes por el comportamiento de la audiencia. Si alguien sale, o se pone a hablar o bosteza, no es ni tu culpa ni tampoco es una catástrofe. No podemos controlar que una persona haya pasado una mala noche o que esté preocupada con unos cuantos problemas.

• Por encima de todo, ten confianza en ti mismo. Creé en lo que estás diciendo y confía en tu preparación. No te preocupes si cometes algún error, todos cometemos errores. Corrige lo que tengas que corregir, se enfático y determinante.

Además, el público muchas veces ni se entera de los supuestos errores que hemos cometido; así que no seas demasiado autocrítico contigo mismo.

Finalmente, debes, por sobre todas las cosas, tener determinación. No será fácil, te podrá tomar un tiempo, pero cuando logres dominar el miedo a hablar en público podrás tener la satisfacción de que te diriges al éxito profesional.

 

 

Otras noticias publicadas

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies